Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2019

La inmigracin y el dinero

Susana Merino
Rebelin


Qu curioso es que las personas no puedan trasladarse y radicarse libremente en otro pas o por lo menos sin afrontar ciertas dificultades y determinados trmites burocrticos mientras que el dinero puede cambiar rpidamente de nacionalidad mediante un simple pase contable en una casa de cambios!

Como lo prueba el caso, en estos das de la lamentablemente afamada Vale do Rio Doce, la segunda empresa minera ms grande del mundo, responsable del reciente drama ocasionada por la ruptura de la represa Mina do Feijoao la segunda gran tragedia provocada por dicha empresa en Brasil. Su creacin en 1942 fue financiada con fondos pblicos, privatizada ms tarde, en 1997, por el presidente Fernando Henrique Cardozo y considerada desde hace algunos aos por el premio Public Eye de Greenpeace como la peor empresa del mundo a causa de sus mltiples y permanentes violaciones a los derechos humanos y ambientales.

Sin embargo y pese a sus indefendibles antecedentes la empresa brasilea ha podido instalar su sede oficial en la localidad suiza de Saint-Prex, en el Cantn de Vaud, debido a que su alcalde procediera a otorgarle la eximicin del 80% de los impuestos federales y el 100% de los municipales y cantonales por un perodo de diez aos a cambio de su radicacin en aquella ciudad (1), algo que, desde luego, nadie estara dispuesto a aceptar con relacin siquiera al ms simple y modesto de los inmigrantes.

Es decir que lo que no le est permitido a un ser humano comn, fijar espontneamente su residencia donde le sea ms conveniente o deseable, ya que al fin de cuentas es el habitante natural del planeta, le est permitido al dinero que es su propio invento y la causa de la mayor parte de los males que le acontecen. El dinero en consecuencia se ha convertido en esa especie del tan temido robot que desde hace aos viene amenazando con manejar nuestras vidas (algo que de hecho lo est haciendo) y hasta en reemplazarnos en nuestras actividades tradicionales algo que tambin se teme probable de los progresos de la inteligencia artificial.

Mientras que la mayora de la gente mira al extranjero con cierta desconfianza, sobre todo si es pobre, son muy pocas las personas que advierten que, con la transferencia de pequeas o grandes sumas de dinero a otras jurisdicciones administrativas, parasos fiscales o simples entidades bancarias, le ocasionan un dao, o lo aceptan como un mal inevitable, al erario del pas en que residen. Pero si por el contrario alguien aboga porque los inmigrantes gocen de los mismos derechos que los ciudadanos nativos, pareciera que se derrumba el cielo y que un gran peligro amenaza destruir lo poco que de humanos deberamos conservar si aspiramos a seguir compartiendo este planeta.

Y es probable que as sea, en la medida en que el dinero siga siendo el glibo de todas las cosas, en que nuestro horizonte siga limitndose a lo inmediato pero sobre todo en que sigamos aceptando sin cuestionarnos la inaceptable lgica a que nos tienen acostumbrados los medios comprometidos con su predominio, la propaganda, la subestimacin de los verdaderos valores humanos y no seamos capaces de reaccionar y de cambiar las viejas normas que encorsetan a la sociedad y que le impiden ver ms all de lo que nos imponen los mezquinos intereses de un sector absolutamente minoritario de privilegiados..

Solo cuando seamos capaces de valorar en cada uno de nosotros a seres nicos e irrepetibles y en consecuencia beneficiarios de los mismos derechos lograremos una sociedad ms solidaria y ms fraterna (y hasta con menos peligros e inseguridades) que la que hasta ahora hemos sido incapaces de construir.


Nota:

(1) El drama de la represa de Brumadinho salpica a Suiza. Sergio Ferrari, Rebelin

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter