Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2019

La avaricia del globalismo neoliberal por el rea metropolitana asturiana amenaza su desarrollo

Alonso Gallardo
Rebelin


IU de Asturias, a falta de vocero principal por exclusin, eligi un nuevo portavoz que reclama desde la autoridad que le da el apoyo meditico empresarial, que la izquierda obrera y popular ovetense asuma la estrategia del capitalismo globalista, centrada en Asturias y en el conjunto de los grandes municipios espaoles y del planeta, en el desarrollo de macrociudades que dejen a la ciudadana completamente dependientes de las empresas, vendiendo como desarrollo progresista, los intereses econmicos e ideolgicos de las multinacionales, en pleno acuerdo con el vocero del Gobierno neoliberal asturiano, en la presin poltica y acoso a las fuerzas populares.

Con la falsedad de las declaraciones del nuevo vocero de IU Aurelio Martn, sobre el carcter progresista del desarrollo del proyecto de rea Metropolitana para Asturias, pidiendo que SOMOS de Oviedo (Podemos) se abstenga, para que pase por mayora su aprobacin en el plenario del Ayuntamiento de Oviedo, junto con las demaggicas declaraciones del Consejero neoliberal del Gobierno asturiano Fernando Lastra, de que Oviedo no puede seguir pensando que no tiene puertos, tiene dos, quieren ocultar dos cuestiones que son fundamentales. Una, que detrs de este proyecto estn exclusivamente la clase empresarial y las multinacionales de la comunicacin, alimentacin y transporte, que solo miran por sus beneficios, sobre la base de crear una dependencia de la ciudadana de las empresas transnacionales en todos los mbitos del consumo, comunicacin y transporte, para dejarnos sin capacidad de respuesta social alternativa, porque todo lo darn hecho, siempre que puedas pagarlo y sin posibilidad de otra alternativa autnoma y local, porque nos saldr ms cara al monopolizar las multinacionales el mercado, expulsando la competencia de forma similar a la que usan los grandes centros comerciales, con respecto al pequeo comercio en las ciudades, bajando los precios.

Segunda, el rea Central Metropolitana existe desde hace aos bajo la competencia del gobierno asturiano, en convenios con los ayuntamientos y empresas privadas en transportes, planes de urbanismo o comunicacin, pero la visibilidad de su utilidad, es ocultada por los medios de comunicacin junto a la degradacin urbanstica, desarrollista y especulativa para beneficio de las constructoras e inmobiliarias, en agresin permanente con la naturaleza y la vida rural, espritu que se mantiene como lo demuestra el reciente Plan Urbano aprobado en Gijn. Existe, detrs de un fuerte transporte pblico por ferrocarril degradado y coordinado con el de carretera y urbano, privado en su mayora y monopolizado por la familia de la empresa ALSA, que al no dar beneficios por falta de usuarios y quizs por las bajas subvenciones del gobierno autonmico, ofrece un nulo servicio a la ciudadana que vive fuera del rea central. Existe, en el mbito de la comunicacin telemtica, que desde hace aos las empresas privadas bajo jugosas ofertas pblicas teidas de corrupcin, tejieron una red que abarca toda el rea central asturiana. Pero todo est degradado por el abandono ejecutado desde los aos ochenta, planificado por los poderes econmicos y los gobiernos del PSOE y que nos da la explicacin, del porqu ahora se habla de otro rea metropolitana, porque realmente lo que se pretende obtener de este nuevo rea por las multinacionales y sus lacayos polticos, nos sita en un plano con una naturaleza completamente diferente.

Las pretensiones de esta nueva rea no es acercarnos las nuevas tecnologas de la comunicacin, que por su propio carcter no lo necesita, tampoco a las empresas para la venta de su produccin, pues ya la tienen por carretera, ferrocarril o puerto de mar. Es para monopolizar la gestin desde un mbito no elegido ni controlado fiscal ni democrticamente, trasladando las competencias de los ayuntamientos de todo el rea central en todos los mbitos de la subsistencia de las necesidades humanas, a un organismo de gestin opaca y para construir esta nueva rea, primero necesitaban crear las necesidades sociales de ellas y de ah viene el abandono del transporte por ferrocarril (sumado al colapso por la autova pblica y nunca conscientemente resuelto) como eje central econmico y ecolgico, que sigue manteniendo su carcter pblico, sirviendo todo esto de justificacin por lo abultado de la inversin para la reconstruccin y reformas necesarias, a la entrada del capital y la empresa privada en la autova y el transporte pblico por ferrocarril, como partes golosas de la privatizacin.

Plan malfico de las multinacionales y partidos que conforman el entramado poltico monrquico asturiano, que conlleva la dependencia absoluta de la ciudadana ante las empresas y las multinacionales, donde el abandono de la zona rural asturiana llevar a que su nica forma de sobrevivir sea la de ingresar en este nuevo rea y donde sus gestores, ante los cambios que se estn dando de sujetos polticos en el partido socialista e Izquierda Unida, les puede ms las prisa crematsticas que el decoro, ante el fin de sus legislaturas, ni ms ni menos.

La clase trabajadora y pueblo asturiano, s tienen alternativas de progreso desarrollando las infraestructuras existentes de ferrocarril, modernizndolo y reforzando su carcter pblico, econmicamente ms competitivo que el privado por carretera, que es socialmente ms costoso y contaminante; adecuando el transporte a las necesidades ciudadanas de las alas y periferias, con subvenciones o con alternativa pblica de transporte y llevar las nuevas tecnologas al conjunto de Asturias, para que no se abandone el campo ni la ciudad y puedan regresar las decenas de miles de jvenes que nos han abandonado por falta de futuro. Desarrollando los potenciales endgenos de la alimentacin en ganadera, agricultura o pesca, para una produccin sostenible, sana y ecolgica para el consumo del entorno geogrfico ms cercano, potenciando el cooperativismo, la mecanizacin y la industrializacin posible de la produccin del campo y la mar, para acercar con el desarrollo de las redes de comercializacin, el producto de las zonas rurales y perifricas de las comarcas a los pueblos y ciudades, llevando todos los servicios pblicos existentes de enseanza, sanidad o dependencia, all donde vive y trabaja la gente y esto implica apostar por sociedades sostenibles solidarias y no por beneficios privados empresariales.

Alonso Gallardo de los crculos comunistas de Unidos Podemos

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter