Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2019

Imperialismo occidental - Venezuela - Rusia/China
La historia del capitalismo fuera de su tiempo

Hctor Menndez
Rebelin


Hace tiempo que caracterizamos la situacin internacional como dominada por el ocaso del capitalismo. No podemos deducir de los elementos de esta crisis otra cosa que la barbarie de una guerra sin porvenir alguno, la continuidad de esta situacin, tambin sin porvenir para el sistema capitalista. Sin racionalidad alguna. El retraso histrico de la organizacin y direccin revolucionaria socialista, desde la derrota del proletariado de los aos veinte y treinta del siglo pasado, ha sobrevivido un capitalismo en descomposicin. La actual amenaza de golpe imperialista en Venezuela y sus repercusiones han permitido medir los elementos de esta descomposicin.

La explicacin de que EE.UU. quiere invadir Venezuela para apoderarse de sus reservas petroleras es verdadera pero insuficiente. Deja afuera la ofensiva imperialista con su derecha aliada en Brasil, en Argentina y el programa del Grupo Per para aislar al gobierno chavista de Venezuela y su alianza con Cuba. No permite visualizar la derrota de los movimientos populares que florecieron junto al chavismo.

El peso objetivo de las reservas petroleras de Venezuela desvaloriza el papel de la solidaridad ambivalente del PT brasileo, del kirchnerismo argentino, de la pequea Nicaragua, de Bolivia, de los pases del ALBA y de las simpatas sociales obreras y campesinas de toda Amrica. El imperialismo quiere agredir y provocar una derrota ms profunda porque comprende que en el seno de estos movimientos nacionales germina tambin la semilla anticapitalista revolucionaria.

Y esa semilla, un tanto desteida y desdibujada, est en la alianza de Venezuela y Cuba. Ni el gobierno de la Cuba actual est organizando una Internacional Comunista ni el gobierno de maduro se propone en lo inmediato expropiar y estatizar Venezuela. Pero ambos son firmes luchadores contra el imperialismo y tienen gran parte de su economa y de su acerbo poltico/cultural en el socialismo. Eso teme el imperialismo yanqui, dividido y en crisis, que trata de asegurarse provocando invadiendo. Para avanzar, las semicolonias cubana y venezolana, necesitan avanzar al socialismo y las inversiones de China y Rusia en Amrica Latina no tienen ese sentido.

La nacin norteamericana no tuvo ms historia que la conquista de Amrica y sobre ella la agregacin de migrantes de todo el mundo tras la quimera del oro. Su desarrollo industrial impuesto a los feudales del Sur, socios de Inglaterra, mediante una guerra civil ganada por los industrialistas del norte al costo de un milln de muertos la convirti, dos guerras mundiales mediante, en la potencia hegemnica de la etapa imperialista del capital.

Estados Unidos se desindustrializ, se desagrega, se fracciona, se divide, arrastrando en su crisis a la gran burguesa imperialista mundial. La globalizacin, desplazando las industrias mano de obra intensiva a los pases de trabajo barato para mejorar la tasa de ganancia declinante por las revoluciones tecnolgicas sucesivas, devino en el cambio de la corriente comercial llevando el dficit comercial de EE.UU. al billn de dlares y su deuda externa ms all de los 20 billones de su PBI. Desde all surgi este Doctor Inslito posmoderno, Donald Trump, que ha llevado la divisin domstica de demcratas y republicanos a la esfera del comercio, de la poltica exterior y la defensa porque no puede resolver su dficit comercial. De la derrota no reconocida en Siria y Afganistn pone en marcha una agresin despiadada en Amrica Latina mientras reparte amenazas militares. Que tratan de frenar el avance del bloque oriental encabezado por China y Rusia.

En crisis la Alianza Atlntica con Europa que vacila en el golpe de Estado en Venezuela. En la OEA 16 gobiernos apoyan y 18 rechazan. Mxico hace punta en defensa del gobierno de Maduro. Trump abandona la alianza del Pacfico y esta se relaciona con China.

Las calles de las ciudades norteamericanas estn pobladas de manifestaciones de las minoras explotadas, de color, de mujeres, de migrantes, de docentes y estudiantes, organizadas por corrientes diversas, no por la cpula demcrata. Y estas corrientes estn contra el golpe y la intervencin de EE.UU. en Venezuela.

La clase obrera latinoamericana y mundial ha perdido su partido de clase hace dcadas. En las semicolonias los gobiernos burgueses que intentan desarrollarse con inversiones extranjeras son sometidos al chantaje de las empresas imperialistas por condiciones leoninas de proteccin para su radicacin. Gran parte de ese chantaje condiciona a los sindicatos obreros imponindoles una legislacin laboral privilegiada para las empresas imperialistas.

Argentina cuenta con numerosas fbricas de automviles de los pases centrales con 70 por ciento de partes extranjeras fabricadas en las metrpolis que con su dficit comercial en el sector externo de cerca de 10.000 millones de dlares anuales empujan al pas a la restriccin externa, a la devaluacin, y a una mayor dependencia. Quin determino que todas las fbricas terminales de autos tengan solo convenios de fbrica y los trabajadores de esa industria no puedan unirse nacionalmente para imponer mejores condiciones de trabajo y estabilidad con un convenio nacional? Esas condiciones dominan en todas las industrias y servicios estratgicos del capital externo.

La amenaza de invasin yanqui en la economa de Venezuela necesita urgente una reunin latinoamericana de centrales sindicales que organicen paros, huelgas y movilizaciones en toda la regin para frenar la ofensiva imperialista y de las derechas domsticas. Solo el trabajo valoriza el capital. Cuando la huelga hace cesar esa valorizacin, la represin se hace ineficaz. Toda esta situacin nacional y latinoamericana pone en evidencia la crisis de organismos y direccin poltica de la clase obrera. La lucha por organizarlos hay que comenzarla en minora en la calle, en la fbrica, en el sindicato, enganchada en la historia viva de las corrientes obreras del peronismo y de los ex comunistas, atravesadas ambas por la ms grande derrota. Con la vista sostenida en el objetivo de un nuevo comunismo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter