Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2019

Derrotar a Trump

Guillermo Almeyra
Rebelin


La historia de Mxico, para su fortuna, se desarroll a destiempo de la de las grandes potencias. A mediados del siglo XIX la guerra civil estadounidense impidi la continuacin del expansionismo yanqui que haba ya anexado todo el Norte, aunque favoreci la ocupacin francesa. Ante la proximidad de un conflicto en Europa (1870), los franceses tuvieron que irse, luego, cuando la Revolucin Mexicana estall, Estados Unidos era slo una potencia regional y no tena un ejrcito poderoso y al poco tiempo empez a pensar en cmo sacar provecho de la guerra mundial de 1914-18, aunque pensaba intervenir cuando el Pacto de la Embajada estadounidense dio luz verde al asesinato de Madero.

Washington tampoco invadi Mxico cuando la expropiacin del petrleo, como le peda Inglaterra, porque Roosevelt se preparaba a entrar en la Segunda Guerra Mundial y en los primeros aos de la posguerra ltima el temor de EE.UU. a la Unin Sovitica, la Guerra Fra, la derrota yanqui en Corea, Cuba y la intervencin en Vietnam mantuvieron ocupado al complejo militar-industrial imperialista lo cual permiti que Mxico tuviese un alto ndice de crecimiento econmico hasta los setenta.

Pero el derrumbe de la Unin Sovitica convirti a Estados Unidos en la principal potencia mundial hasta el derrumbe de la banca Lehman Brothers, la gran crisis de 2008 y el gran crecimiento econmico-militar chino. Durante 36 aos (1982-2018) de omnipotencia estadounidense los gobiernos neoliberales mexicanos proimperialistas convirtieron a Mxico en una extensin virtual de EE.UU. pero la independencia formal pudo mantenerse gracias al empantanamiento de Washington en Medio Oriente, cuyos efectos favorecieron la aceptacin por EE.UU. del gobierno muy moderado de MORENA que favorece al gran capital pero tiene un enorme apoyo popular que lo preocupa.

El gobierno de Donald Trump (enero 2017) es casi contemporneo del de AMLO (diciembre 2018) y cambi todas las cartas en la mesa. Washington se lanz a la solucin final en Venezuela o sea, tambin en Cuba. Es decir, a disciplinar su patio trasero latinoamericano en el que China tiene grandes intereses y Rusia tambin intenta hacer pie. Esa lnea podra desatar una nueva guerra en Medio Oriente porque la alianza de Siria con Irn y con Rusia derrot al Estado Islmico armado y respaldado por las monarquas rabes, EE.UU. e Israel y Netanyahu, para no ir preso por corrupto y ladrn, ayudado por Trump que quiere abortar la Ruta de la Seda de los chinos, para buscar la solucin final en Palestina podra lanzarse a una aventura contra Irn, Siria y el Lbano con el pretexto de la presencia de tropas iranes y de Hezbollah en sus fronteras.

Actualmente la economa estadounidense tiene casi pleno empleo y se estabiliz reduciendo los salarios reales pero el complejo-militar industrial observa con preocupacin el gran desarrollo chino de la tecnologa espacial, militar y en el campo de la inteligencia artificial y del desarrollo de una nueva generacin de aparatos electrnicos. Al mismo tiempo, el fracaso de los gobiernos progresistas latinoamericanos abri el camino a gobiernos vasallos de Washington que piensa que ahora puede pasar a la accin.

Ya con Chvez el gobierno capitalista de Estado venezolano refinaba el petrleo en EE.UU. por imprevisin y confianza en el capitalismo y tena depositados sus fondos all o en Londres y en otros pases extranjeros donde ahora fueron congelados o robados. El gobierno de Maduro, con una inflacin de dos mil quinientos por ciento en 2018 y de diez mil en 2019, se apoya sobre un pas dividido y que volvi al trueque y carece de una base logstica eficaz para una guerra moderna. Las Fuerzas Armadas Bolivarianas, adems, no son slidas ni monolticas pues los soldados, suboficiales y oficiales de baja graduacin padecen la tragedia econmica mientras muchos altos oficiales son contrabandistas, especulan con las divisas, roban a las empresas estatizadas. Por eso una parte de las FAB, incluso de los boliburgueses, debe estar buscando un acuerdo con Guaid como el de algunos exchavistas, con la esperanza de moderarlo cuando detrs de Guaid est Trump. De ah este extrao golpe de Estado prolongado en el que los golpistas no toman medidas contra el gobierno y ste se dedica a recorrer los cuarteles incitando a la disciplina pero sin organizar la defensa popular ni aplastar a los fuera de la ley.

Ni China, ni Rusia irn a la guerra por Venezuela aunque tengan mucho que perder con el golpe ya en marcha que impondra una terrible dictadura. Slo el armamento masivo de los trabajadores y la adopcin de radicales medidas anticapitalistas podra sustituir a un gobierno nacionalista que demuestra que es incapaz de defenderse.

Hay que derrotar a Trump. Para mantener nuestra independencia debemos ayudar a los trabajadores cubanos y venezolanos a defender la suya contando con nuestro principal aliado: la parte antiimperialista y antiTrump del pueblo estadounidense.

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter