Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2019

Apuntes sobre chavismo y golpes de Estado

scar Soto
Rebelin


Ser que a la ms profunda alegra

me habr seguido la rabia ese da

la rabia simple del hombre silvestre,

la rabia bomba, la rabia de muerte

la rabia imperio asesino de nios

-Silvio Rodrguez-

Mientras transcurren en Venezuela, el intento de emboscada de la Guardia Nacional Bolivariana, el pedido enconado del vicepresidente de Estados Unidos Michael Richard Pence- para que se acabe con el dictador Maduro y vuelva la democracia a brillar en ese pedazo de Amrica, la autoproclamacin como presidente de Juan Guaid en el rincn de una plaza -casi sin un rastro de sonrojo en la piel- y la escalada de violencia en las calles; tengo en mis manos el largo dialogo que mantuvo Hugo Chvez con Ignacio Ramonet, publicado en 2013 como Hugo Chvez. Mi primera vida.

A la hora de responder Chvez no vacilaba, tal vez como continuidad de la conducta poltica con la que acostumbraba moverse. En un tramo de esa conversacin, Ramonet le pregunta por las utopas, rpidamente el ex presidente desgrana un pensamiento llano y certero: sencillamente yo me propona relanzar la utopa bolivariana que era como el Ave Fnix latinoamericana, estaba ah desde haca casi dos siglos, de vez en cuando renaca pero siempre la volvan a sepultari. 

Chvez fallece en 2013 y seguramente los festejos en el norte no escatimaron en celebrar esta tristeza tan al sur. Lamentablemente para el imperio, muerto el perro no se acab la rabia.

Qu pasa en Venezuela?

Lo que sucede por estas horas en Venezuela, no es otra cosa que el desencadenante de una dualidad spinoziana que rodea a toda Amrica Latina: vivimos bordeando el miedo, al tiempo que nos congrega una profunda esperanza (una utopa dira Chvez). Digmoslo ms claro, hasta la llegada de Hugo Chvez al poder, Venezuela era de los patios traseros ms dilectos de Estados Unidos, entre otras cosas por su dichosa virtud geogrfica: ser la mayor reserva de petrleo del mundo, adems de poseer valiosos minerales, territorio, y otras apetencias. Desde 1998 en adelante, el chavismo se transform en la sntesis poltica de las rebeliones venezolanas, las del Caracazo primero en 1989 y la de los militares nacionalistas en 1992, desde ah las cosas cambiaron. El miedo y la esperanza fueron juntos.

La Revolucin Bolivariana, a paso firme puso patas arriba el viejo consenso neoliberal en su pas. Entre otras cosas, modific la Constitucin, reinvent una nueva idea de democracia popular y participativa, avanz en la nacionalizacin de recursos estratgicos, la propiedad social/comunitaria de la tierra y otros activos, descentraliz para desburocratizar, propuso un Estado comunal, desde los Consejos a las Comunas, desde el viejo Estado a la prefiguracin de otra estatalidad al servicio de su pueblo; pero sobre todo introdujo una nueva poltica petrolera soberana en Venezuela, enfrentando tecnocracia, oligarqua e intereses forneos. All empezaron sus penurias.

Golpe de Estado

Todo latinoamericano o latinoamericana que se precie de ello y no sea antiimperialista, cae -cuanto menos- en una contradiccin insalvable. En Venezuela, como dice un amigo, se vuelve a cumplir a raja tabla el relato de las venas abiertas de America Latina (no por nada Chvez le obsequiara en su momento el ejemplar de Galeano al mismsimo Obama), la recolonizacin, el sabotaje econmico y los golpes patronales estn a la orden da.

Ms de uno, mirando los medios hegemnicos de la derecha continental se horroriza por las consecuencias del bloqueo: crisis, desabastecimiento y emigracin venezolana. Pocos con honestidad intelectual se cuestionan por las verdaderas causas: ese demencial bloqueo financiero y econmico que el gigante gringo le impone a este pueblo. Todo cuanto se pueda decir de Venezuela, debe tener aunque ms no fuera la sombra del imperio en los anlisis. Criticar, repensar, discutir y opinar sobre la Venezuela chavista sin visibilizar el espectro del imperialismo a contraluz, es discurso estril y abono para las derechas neoliberales en Nuestra America. Trump, Macri, Bolsonaro, Moreno, Duque, Piera y Abdo Benitez, lo saben muy bien.

La genealoga de los golpes en America Latina tienen a EEUU detrs de cada uno de ellos, si hasta parece un insulto a la inteligencia de quienes intentar negar esta avanzada imperialista, el hecho de que sea Elliots Abrams, arquitecto de los golpes en Nicaragua y el Salvador en los aos 80 el que est coordinando las acciones sigilosas por estos das. ii Pas en Chile, como sucedi en el resto de America Latina, pero quiz la va chilena al socialismo de Allende tuvo los prolegmenos mejor comparables con lo que vive la Revolucin Bolivariana. El colapso econmico inducido es la mejor forma de deslegitimar al gobierno.

Nadie puede negar que Maduro no es el Chvez del que comenzamos hablando aqu, como tampoco nadie que siga la realidad de este pas, puede desdear el goteo de los gruesos errores internos que terminan por llenar la parte del vaso en Venezuela. Como dice Guillermo Ciezaiii el giro de la estrategia imperial a partir de 2015 apuntando a la desestabilizacin de la moneda y la capacidad de aprovisionamiento, tambin est vinculado con la reconversin de la tctica poltica que llevo a cabo el gobierno de Maduro desde su asuncin: ha menguado la institucionalidad propuesta por Chvez, cuyo centro eran las Comunas y ha reflorecido el papel fuerte del viejo Estado, con rmoras burocrticas propias de todo aparato tradicional. De cualquier forma, parados frente a un golpe de Estado bestial contra un gobierno popular, reiteradamente legitimado en las urnas y en sus polticas sociales, el anlisis de las falencias bien cabra para cuando la resistencia d lugar a la correccin de los vicios actuales, o al menos tratemos de que caminen juntos, resistencia y anlisis crtico.

Miedo o esperanza?

Eso que llamamos chavismo desde aqu, esta atravesado por un empeo cargado de esperanza, un deseo de romper con el mismo rentismo petrolero atado a la lucha anticolonial en pleno siglo XXI. Es el sustrato de esa fuerte utopia bolivariana que desborda su mismo territorio y salpica al resto de Nuestra America. Algo de eso hemos visto desde los tiempos en que se gest el No al ALCA y lo observamos hoy, pese a que los medios no lo quieran mostrar el pueblo venezolano sigue movilizado y organizado en barriadas populares, consejos campesinos y milicias bolivarianasiv.

Mientras Estados Unidos apunta a generar un gobierno paralelo que le permita desconocer a Maduro, electo democrticamente el 20 de mayo de 2018, para concretar en Venezuela lo que se hizo en Libia, Irak, Afganistn, Siria y antes en las dictaduras latinoamericanas; los pueblos latinoamericanos se alinean con la resistencia venezolana por estos das y siguen atento los pasos que vendrn.

--------

* Oscar Soto es politlogo. Facultad de Ciencias Polticas y Sociales. Universidad Nacional de Cuyo. [email protected] / http://criticayresistencia.blogspot.com/

i Ramonet, I (2013) Hugo Chvez. Mi primera vida. Conversaciones con Ignacio Ramonet. Debate, Buenos Aires p.626

ii Elliott Abrams, veterano del intervencionismo en Nicaragua y El Salvador en los 80s, coordinar acciones de EEUU en torno a Venezuela https://www.aporrea.org/tiburon/n337525.html

iii Venezuela, desde el lado lleno de la copa http://contrahegemoniaweb.com.ar/venezuela-desde-el-lado-lleno-de-la-copa/

iv La trama social chavista https://www.pagina12.com.ar/171128-la-trama-social-chavista




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter