Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2019

Resea de Cimarrn de Miguel Barnet
Literatura para rescatar la historia de los excluidos

Jess Aller
Rebelin


El cubano Miguel Barnet (1940), poeta, narrador, ensayista y etnlogo, es autor de novelas-testimonio en las que transforma en literatura el relato oral de personas que parecan destinadas a quedar enterradas por el discurso oficial de la historia, pero que al fin reconocemos como autnticos protagonistas del devenir social. La primera de estas obras cronolgicamente es Cimarrn (1966), que es tambin la que responde mejor a este esquema con una menor intervencin autoral. Posteriormente, en otras como La cancin de Rachel (1969), Gallego (1986) o La vida real (1989) Barnet recurrir frecuentemente a la combinacin polifnica de testimonios reales para construir rostros emblemticos, como el de Rachel, una cantante del perodo prerrevolucionario, o los de emigrantes en circunstancias diversas sometidos siempre al mestizaje cultural.

El editor Falconetti Pea, que acaba de incorporar Cimarrn al catlogo de Direccin nica, nos pone con su introduccin en antecedentes del macabro teln de esclavitud colonial sobre el que se teja la prosperidad de la metrpoli. Miseria y explotacin feroz que siguieron como si nada tras la abolicin en Cuba de la trata en 1886, y que nutrieron las filas de los mambises en la guerra por la independencia, aunque conquistar esta sirviera slo para continuarlas con otro dogal made in USA. Fue slo en 1959, cuando los afrocubanos pudieron alcanzar la igualdad de derechos en la perla del Caribe.

Las intenciones de Miguel Barnet con la obra estn plasmadas en la introduccin que puso a la primera edicin. En ella nos cuenta cmo en 1963 acude a Esteban Montejo, un anciano de 104 aos, en busca de informacin sobre las religiones de origen africano que se conservan en Cuba, y escuchando los recuerdos de su ajetreada vida, cuajada de experiencias de enorme inters, concibe la idea de reconstruirla en un relato biogrfico. Para lograr este objetivo fue necesario desarrollar y ejecutar un ambicioso plan de entrevistas que luego hubo que completar recurriendo a nuevos testimonios y documentos. El resultado final exhuma las vivencias personales de un hombre, pero sirve para acercarnos a travs de ellas a procesos y situaciones histricas valiossimas que de otra manera corran peligro de caer en el olvido.

Esteban naci esclavo en 1860 en un ingenio cerca de Remedios y creci sin conocer a sus padres, en un mundo donde los seres humanos eran criados como ganado. Condenado al trabajo del ingenio, en seguida huye, pero capturado es puesto a la faena cargado de grillos. A los diez aos domina ya todas las labores de transformacin de la caa, y aunque no lo han mandado todava a las duras bregas del campo, deja constancia de que los nios trabajaban como bueyes. La vida era en barracones con un excusado en una esquina y cuartos chiquitos, donde se les encerraba de noche. Rgimen de presidio con vigilancia y cuero, y faena de sol a sol, aunque tambin con entretenimientos y juegos, y los domingos msica, bailes y baos en el arroyo. Casi todos tenan conucos, pequeos huertos que explotaban para su beneficio, o criaban sus cochinaticos; para comerciar haba tabernas. Los rigurosos detalles nos sumergen en aquel mundo, y conocemos las naciones de los negros y sus religiones ancestrales, con sus ceremonias funerarias, rituales mgicos y conjuros.

Desde su primer intento fracasado, el joven Esteban vive con la obsesin de huir de un lugar donde uno no puede hacer nada por s y todo depende de las palabras del amo. Un da arroja una piedra al mayoral y se lanza al campo. Tras vagar sin rumbo, halla refugio en una cueva donde sobrevive ao y medio haciendo compaa a los murcilagos. Luego vive en el monte alimentado de lo que recoge, caza o hurta, con el temor de los perros de los ranchadores, adiestrados en la persecucin del negro, y huyendo de luces y ruidos y hasta de otros cimarrones. Hojas de tabaco mascadas alivian las picaduras, y cocimientos de romero, los dolores de huesos. Para entretenerse fuma hojas de palo de macagua y con guanina achicharrada hace caf; buena miel se encuentra fcilmente. Todo era comer, dormir y vigilar, en compaa de rboles y pjaros. La pura verdad es que a m nunca me falto nada en el monte. La nica cosa que no poda hacer era el sexo.() Yo estuve aos y aos sin conversar con nadie. Un da, por el gritero de la gente sabe de la abolicin de la esclavitud y regresa al trato de los humanos.

Comienza as una poca en la que anda de pueblo en pueblo, reacio a esclavizarse por un salario, y comiendo lo que buenamente le dan. No obstante, termina por contratarse para cortar caa. En el ingenio, los barracones ya no tienen cerrojos y se han abierto boquetes en las paredes para la ventilacin. Ahora su vida es duro trabajo y recuperar el tiempo perdido con las mujeres. A veces forma parejas, nunca demasiado estables y siempre despreocupado de los posibles frutos de sus amores. As recorre varios ingenios. Hombre serio y separatista, Esteban disfruta de la amistad, pero no se exalta con borracheras, diversiones ni rias de gallos. El minucioso relato nos acerca a la Cuba de aquellos aos, con aspectos que sorprenden, como la pujanza de la comunidad china, cuyos mdicos eran los ms reputados, o la proliferacin de bandoleros que robaban a los ricos, pero no para repartir a los pobres precisamente. Los cultivos de caa se van comiendo la belleza salvaje de la isla, al tiempo que el vapor sustituye al esfuerzo humano y crea una casta de obreros especializados que se creen superiores.

Confusamente acaba imponindose la idea de que la guerra es necesaria. Los privilegios de los espaoles se hacen insoportables y libertad es siempre una palabra hermosa. En diciembre de 1895, Esteban deja el ingenio y se une a los mambises cerca de Camagey. Su primera batalla es en Mal Tiempo, junto a Antonio Maceo, Mximo Gmez y Quintn Banderas; all los machetes logran romper los cuadros de fusiles y bayonetas y luego en el combate libre caen muchos espaoles. Se pelea despus en El Mamey y se distribuyen las tropas. Esteban queda con Taj, cruel bandolero desde hace aos, pero en unos meses, disgustado de sus pillajes, se va y se pone a las rdenes de Cayito lvarez, que resulta ser tambin bandolero y asesino, y adems tirnico y soberbio; lo ejecutarn sus propios hombres cuando sepan que ha pactado entregarse a los espaoles tras la muerte de Maceo. Junto a l nuestro cimarrn estuvo en un par de combates serios, aunque su faena en la guerra fue sobre todo atrapar ganado. Lucha ms tarde con Higinio Ezquerra, pero ya hay poca accin. Tras la victoria conoce La Habana cuando entra all con las tropas. La Cuba libre por la que tanta sangre se haba derramado, no es ms que un chiringuito de los americanos en el que los negros siguen marginados. Esteban regresa a su Remedios natal y se emplea de nuevo en un ingenio. Despus tendr diversos oficios.

Esteban Montejo nos va abriendo las puertas de su memoria y en su relato jugoso y franco vamos descubriendo los mundos perdidos que alumbraron la Cuba del presente: el srdido y aborrecible de la esclavitud, que lava su cara luego para perpetrar una explotacin que contina siendo odiosa; la pesadilla de la guerra, con sus horrores y sus caudillos demasiadas veces criminales, y la paz que regresa como una noria que slo es capaz de remover un agua sucia y apestosa. Cimarrn nos introduce adems en un inventario muy viejo de creencias y rituales africanos trasplantados al Caribe, y vemos cmo estos siguen dinamizando el pensamiento de los hombres desarraigados y convertidos en herramientas de una implacable extraccin de plusvala. Es una conciencia enmaraada, prdiga en conjuros y alucinaciones que tratan de hacer soportable lo insoportable, y atenta siempre al latido de una vida exuberante que repite sus ciclos. Y al final de la historia, y casi a modo de conclusin, comprobamos cmo en una trayectoria marcada por esclavitud, explotacin y guerra, los aos de cimarrn quedan en el recuerdo del protagonista como una isla de libertad y comunin con la naturaleza. As la huida desesperada se convierte en un reencuentro y en una experiencia iluminadora sobre la que habra de ser posible la construccin de otro mundo.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter