Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2019

Aprend a amar al proyecto venezolano gracias a los EEUU

Ollantay Itzamn
Rebelin


En el siglo IV el Imperio romano, cuando su hegemona poltico militar se desvaneca, recurri al cristianismo para ensamblar y cohesionar su poder en proceso de fragmentacin. Pero, ni el cristianismo pudo evitar lo inevitable. El otrora Imperio todopoderoso se dividi y esfum inevitablemente producto de la debacle moral y espiritual de sus gobernantes. Siglos despus, Roma imperial fue slo un doloroso y mal recuerdo.

A principios del siglo XX, sobre las cenizas de la I Guerra Mundial, emergi en el mundo occidental un nuevo Imperio. El Imperio Norteamericano. Este Imperio afianz su hegemona en el discurso de la defensa y universalizacin de los Derechos Humanos. Especficamente, proclamando la tica ciudadana (democracia y libertad).

El recurso de este discurso dur muy poco. Su injerencismo y militarismo lo desenmascar esencialmente como un dspota mundial antidemocrtico. Fue entonces, que el nuevo Imperio tuvo que recurrir, desde los ltimos decenios del pasado siglo, al cristianismo protestante para reensamblar su hegemona desafiada por el multilateralismo emergente.

As fue cmo el Imperio cristiano protestante invadi/saque Iraq, Afganistn proclamando la justicia divina, cual si fuera el nuevo cruzado protestante Y, el mundo moderno, democrtico y cristiano, muy a pesar de sus organismos internacionales, slo mir sin ver aquel saqueo que, hoy, an lloran sus sobrevivientes. Todo fue y es en nombre de Dios y de la democracia.

El amanecer del siglo XXI encontr al Imperio auto derrotado moral y espiritualmente, fruto de sus mentiras e inmoralidades. Los argumentos falsos, las falsas noticias y el uso maoso del sistema penal contra defensores de derechos humanos, es parte de la cicuta que envenen al Imperio del guila.

En este contexto, el deslegitimado Imperio, sin importar la bsica racionalidad liberal, o la autenticidad de la tica protestante, invent teatros macabros para saquear las reservas petroleras en el mundo. Destruy/saque parte de los pueblos rabes con el circo de la existencia de armas qumicas, que jams mostr. Destruy parte de los gobiernos progresistas en Amrica Latina (quienes en una dcada de gobierno sacaron a ms de 70 millones de personas de la pobreza) con el circo de la guerra anticorrupcin.

Ahora, estrangula econmica y polticamente al digno y valeroso pueblo venezolano y a su gobierno democrtico con el circo de crisis humanitaria para apoderarse de sus pozos petrolferos. Pero, Venezuela muestra al mundo entero, no slo lecciones de democracia (25 procesos electorales en los ltimos 20 aos), sino un supervit de dignidad y soberana al resistir y sobreponerse al criminal bloque econmico y despojo de sus ahorros internacionales por parte del Imperio.

El Imperio auto derrotado y desesperado, ahora, en su intento de imponerse a la fuerza en la regin, lo nico que est acelerando es un generalizado sentimiento antinorteamericano, incluso en los nichos sociales latinoamericanos culturalmente colonizados.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter