Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2006

La comandanta Ramona del EZLN

Ricardo Martnez Martnez
Rebelin


Pequea de estatura, morena como el color de la tierra, ojos de obsidiana, el arma ms importante de los zapatistas, el corazn del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN)... La Comandanta Ramona, mujer tzotzil, tejedora de historias, soplido del caracol marino, viento que canta y va del centro del universo indgena a los costados del alma planetaria, de la resistencia a la organizacin, del silencio que habla a la palabra que calla.

La Comandanta Ramona falleci este 6 de enero y el mundo perdi a una de esas mujeres que paren nuevos mundos y Mxico perdi a una de esas luchadoras que le hace falta, as lo dijo el subcomandante Marcos en la ciudad de Tonal, en la zona de la costa chiapaneca cuando se realizaba un encuentro con los pobladores del lugar, pertenecientes al Frente Cvico con la Justicia en las Manos.

Hay momentos muy duros como este que les voy a decir ahorita, me acaban de avisar, por eso interrumpimos esto, que la compaera comandanta Ramona muri hoy en la maana, lo que sabemos es lo que todos saben, la Comandanta Ramona le arranc diez aos a la muerte gracias al apoyo de gente como ustedes.

En este caso es muy difcil hablar pero lo que puedo decir es que el mundo perdi a una de esas mujeres que paren nuevos mundos, Mxico perdi una de esas luchadoras que le hace falta y a nosotros nos arrancaron un pedazo de corazn.

El auditorio tonalteco qued perplejo y la confusin sobre lo que pasaba campeaba. La ruta de la delegacin Zero fue modificada y el camino se abri de vuelta. Todos regresbamos hacia San Cristbal de las Casas, Chiapas. La Otra Campaa qued en pausa.

La muerte de Ramona nos arranc de golpe un sentimiento de alegra que llevbamos por lo exitoso que est resultando la iniciativa zapatista, pero como lo que somos, soadores de izquierda, no le tememos a la muerte porque somos viento y Ramona fue fiel a la lucha por la vida y eso es lo que vale, luchar por la vida aunque la muerte algn da nos abrace.

En la madrugada del primero de enero de 1994, Ramona dirigi las filas insurgentes que tomaron la ciudad de San Cristbal, smbolo de la soberbia del poder. El fuego que alumbr esa noche no fue la de los fusiles, sino la de la luz que emanaba de los rostros cubiertos por el pasamontaas, el acto de fe, la creencia en cambiar todo, la vida al hilo, el ya basta! que sacudi las conciencias de los pobladores de nuestro Mxico. La insurreccin.

La mujer pequea de estatura, pero grande ya en la historia nacional, pari aqul da un hijo: Una generacin de luchadores sociales que hoy se extiende por todo el territorio, una generacin que recoge las enseanzas del tiempo y modo indgena, un movimiento que a los ratos se ve a los ratos no, pero siempre est.

En Octubre de 1996, la Comandanta sali de la zona zapatista hacia la ciudad de Mxico para participar en la construccin del Congreso Nacional Indgena (CNI). Ante 100 mil personas congregadas en el Zcalo de la ciudad de Mxico, Ramona habl: De por s es muy pequea nuestra palabra de los zapatistas, pero su paso es muy grande y camina muy lejos y se entra en muchos corazones.

En su discurso sell la frase que hiciera grande a la dignidad indgena de nuestro tiempo: Llegamos hasta aqu para gritar, junto con todos, los ya no, que nunca ms un Mxico sin nosotros.

Hizo un llamado a caminar junto a la lucha indgena. Hermanos y hermanas mexicanos: Yo soy la comandante Ramona del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional. Soy el primero de muchos pasos de los zapatistas al Distrito Federal y a todos los lugares de Mxico. Esperamos que todos ustedes caminen junto a nosotros. Esta es nuestra palabra, hermanas y hermanos mexicanos.

Durante doce aos, luego del levantamiento, luch contra la muerte, una muerte que no vena de combates armados, sino del combate a la pobreza, ya que aqu en Chiapas las enfermedades curables llevan el signo del deceso y la sentencia de los cementerios. Pero an as resisti, anduvo al filo de la muerte, pero siempre con sus bromas como entre los luchadores sociales se habita a hacer.

Ramona impuls los derechos de las mujeres y fue una de las arquitectas de la Ley Revolucionaria de las Mujeres que a la letra dice: En su justa lucha por la liberacin de nuestro pueblo, el EZLN incorpora a las mujeres en la lucha revolucionaria sin importar su raza, credo, color o filiacin poltica, con el nico requisito de hacer suyas las demandas del pueblo explotado y su compromiso a cumplir y hacer cumplir las leyes y reglamentos de la revolucin...

La dirigente indgena le apost a la lucha poltica del zapatismo y la ltima vez que se le vio pblicamente, el 16 de septiembre del ao pasado, pronunci unas palabras ante los adherentes de la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona: Muy buenas noches compaeros, compaeras, es mi nombre la comandante Ramona, me da mucho gusto que vinieron aqu con mucha gente, mandamos por muchos saludos para que le echemos muchas ganas a trabajar y que trabajemos juntos, es toda mi palabra, gracias...

En esa ocasin, cuenta el subcomandante Marcos, Ramona ese da de la plenaria, nos dio un bordado que haba hecho ella cuando estaba convaleciendo de la operacin que le hicieron hace casi 10 aos y me la entreg y me dijo que esperaba que la Otra Campaa fuera como ese bordado, eso es lo que tenemos que hacer.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter