Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2019

(Eco) socialismo o barbarie: pues va a ser barbarie

Miguel Muiz
Rebelin


El teniente de cazadores orden:
La puerca tiene que nadar.
El cazador Runge regres una hora despus;
La puerca ya est nadando.
Berln, 1919

Enero es agua en el canal de Landwehr
donde van borrndose las manos
de Rosa Luxemburg.
Jorge Riechmann (1987)

Por desgracia el ttulo no es una amenaza, sino una realidad. La barbarie nos acompaa desde hace tiempo. De nada sirve engaarse planteando alternativaspara hacerle frente, fijar limites temporales (2030, 2050) que cada vez son ms irreales. Como escribe Jos A. Tapia Granados, con total honestidad, sobre el cambio climtico: Entonces, qu hacer? Mi respuesta es, dicho mal y pronto, que no lo s. Tengo enormes dudas, aunque algunas cosas son obvias. [1].

La barbarie no es slo el cambio climtico (con sus sequas, inundaciones, extinciones de especies y alteraciones geogrficas), es el agotamiento acelerado de recursos energticos y naturales, las ingentes emisiones de residuos (slidos, lquidos y gases), la contaminacin qumica, la prdida de suelo frtil, la escasez de agua potable todo aquello que alimenta el demencial binomio produccin-destruccin, y sus consecuencias: migraciones masivas, hambrunas, exterminios, etc; el cuadro conocido que nos lleva al colapso.

El colapso, desigualdad creciente, acelerada y pavorosa, con su otra cara, la religin del crecimiento, del consumo como razn de existir. La base del individualismo y la codicia de las clases dominantes y acomodadas. La barbarie no es igualitaria [2], es plural. No es para los seres humanos, sino para grupos sociales concretos. Polticamente se concreta en mltiples variedades de neofascismos cimentados en violencia cotidiana y fanatismos identitarios y/o religiosos. Tampoco hay que extraarse, es la respuesta poltica que aparece en la Historia ante las desigualdades, repetida siglo tras siglo, pero esta vez desplegada a una escala nunca conocida.

Se parte de los 3.800 millones de personas que constituyen hoy la llamada clase consumidora mundial [3]; personas que no van a renunciar a lo que consideran suyo debido a una propaganda omnipresente; pero es tambin la barbarie de los ms de 3.400 millones de excluidos que forman las clases subalternas. Mejor 1984 que Un mundo feliz. La barbarie no es una excepcin a la regla de que la realidad siempre supera la ficcin.

A medida que aumentan las desigualdades, que aumentan las clases acomodadas, que se hunden ms y ms las clases subalternas, qu pasar? Tienen sentido las alternativas globales, las grandes palabras, o mejor centrarse en el conocimiento de la barbarie concreta?.

Conocimiento concreto. Saber cuntos somos, cuntos son. Las clases dominantes, las clases acomodadas (las clases consumidoras globales) y las clases subalternas no se reparten homogneamente. Estudiar lo cercano, cul es su proporcin en la Europa de hoy?, y en Espaa?, cuntas personas forman las clases dominantes? Cuntas las clases acomodadas? Cuntas las clases subalternas? Cuntas personas son realmente precarias, ms all de la precariedad oficial? Sin nmero no hay resistencia real, slo discurso.

La realidad es compleja, dejar los porcentajes banales, eso tan confortable de que somos el 99%, o el 80%, dejar el todas y todos, el [email protected], los ismos tan repetidos y tan vacos, los ecologismos, ecosocialismos, ecofeminismos, decrecentismos, etc., abandonemos (si podemos) las zonas de confort trabajosamente conseguidas.

La barbarie se inscribe en la coherencia lgica del antropoceno, es la pauta dominante de la mayora de la especie humana desde su aparicin. En el siglo XX, el resultado natural de la semilla sembrada tras la primera y la segunda guerra mundial, arraigada y desarrollada durante los largos aos de guerra fra; que eclosion con la victoria absoluta del neoliberalismo a finales del siglo; que se expandi, ya iniciado el siglo XXI, va especulacin financiera desenfrenada, y que mostr su poder absoluto en 2008. Ha establecido la agenda, el proyecto que se desarrollar en el siglo XXI.

Analizar y resistir, cmo sobrellevarla y convivir dentro de ella aceptando su hegemona, las complicidades que llevan a que se imponga. Analizar contradicciones concretas y puntos de ruptura, sin elevarlos a la categora de alternativas. Dejando de redactar denuncias sin destinatarios tangibles y propuestas de movilizacin sin objetivos definidos, acciones, calendarios y balances crticos de lo que se hace. Cada escrito como resultado final de un trabajo social, no un llamamiento inicial a hacer algo. Se escribira mucho menos, pero se actuara mucho ms.

Porque quien percibe la barbarie dispone de una ingente cantidad de informacin que crece da a da: artculos, discursos, panfletos, blogs, webs, libros, informes, monogrficos, dossieres. Miles de expertos escriben. Un clculo aproximado: slo en 2018 se public un mnimo de 185 libros de denuncia de las mltiples facetas de la barbarie [4]; aadamos a ello informes, videos en youtube, webs, blogs y documentos de todo tipo. La desproporcin entre lo publicado y lo actuado crece.

Estudiar las geopolticas y buscar siempre el mal menor, no la alternativa satisfactoria, pero imposible de llevar a la prctica.

Notas:


[1] 17/01/2019: Marcha inexorable hacia la catstrofe climtica? Jos A. Tapia Granados. Traducido del ingls para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251392&titular=%BFmarcha-inexorable-hacia-la-cat%E1strofe-clim%E1tica?-

[2] 16 lderes de la sostenibilidad opinan. Cmo puedes ayudar t a revertir el calentamiento global. Crowdsourcing. Traducido por Eva Calleja https://www.rebelion.org/noticia.php?id=251731

[3] Ver https://www.brookings.edu/blog/future-development/2018/09/27/a-global-tipping-point-half-the-world-is-now-middle-class-or-wealthier/ ;https://www.un.org/development/desa/es/news/population/world-population-prospects-2017.html
https://mundo.sputniknews.com/america-latina/201810041082464747-pobreza-en-america- latina/
https://www.lavanguardia.com/economia/20181021/452454099592/distribucion-riqueza-china-clase-media-espana-informe-datos.html

[4] Aproximacin realizada a partir del recuento en catlogos de libreras y publicaciones de entidades crticas con el actual estado de cosas.


Miguel Muiz Gutirrez mantiene la pgina de divulgacin energtica www.sirenovablesnuclearno.org

Fuente: http://www.mientrastanto.org/boletin-176/notas/ecosocialismo-o-barbarie-pues-va-a-ser-barbarie



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter