Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2019

La regin donde la Reina de Holanda construy su hotel y evade al fisco, tiene una larga historia de avanzadas y usurpaciones
La usurpacin en su Mxima expresin

Adrin Moyano
En estos das

Documentos prueban, una vez ms, la preexistencia del pueblo mapuche en el lugar


Toms Falkner jams cruz al sur del ro Colorado, sin embargo su Descripcin de la Patagonia caus revuelo en Buenos Aires y Madrid al publicarse. La inquietud no obedeci a intereses cientficos o acadmicos sino geopolticos, ya que el jesuita ingls deslizaba una posibilidad perturbadora: que una potencia enemiga de Espaa se decidiera a remontar el ro Negro y despus de cruzar la cordillera, cayera sobre Valdivia por la espalda.

La primera edicin de su trabajo se public en 1774 y motiv una serie de reacciones que todava inciden en la configuracin de la regin, entre ellas, la fundacin del fuerte de El Carmen, antecesor de la actual localidad bonaerense y en cierto sentido, tambin de Viedma. Adems, para despejar las dudas, el Virreinato del Ro de la Plata orden que una expedicin al mando del piloto Basilio Villarino remontara el ro que por entonces se conoca como Segundo Desaguadero, el Kuru Leufu de los mapuche. A la ida, Villarino ms bien remolc sus cuatro chalupas hasta las nacientes del Chimehuin y no pudo avanzar ms. Comenz a toparse con tolderas antes de Choele Choel pero su inters no era etnogrfico. Despus de leer su informe, en Buenos Aires se convencieron de que ninguna flota considerable poda avanzar aguas arriba del ro Negro para amenazar la solitaria posesin espaola del Pacfico.

Villarino haba ledo a Falkner o bien, llevaba una versin de sus escritos consigo, porque a cada paso compar las apreciaciones del ingls con las suyas. El jesuita supo misionar en establecimientos de su orden que funcionaron efmeramente en Tuyu, actual Partido de la Costa, provincia de Buenos Aires. All conoci a una multitud de loncos y jefes gnna kna, fue a partir de sus conversaciones que elabor su Descripcin de la Patagonia para los parajes que no conoci personalmente, es decir, la gran mayora de los que consign en sus escritos.

A partir de esas fuentes y de los trabajos de sus colegas, dej una semblanza del Nahuel Huapi y sus alrededores. Hacia el sur del grande, o segundo Desaguadero no entran sino dos ros de alguna consideracin. Uno se llama Lime-leubu por los indios, y por los espaoles el Desaguadero de Nahuel-huap o Nauvelivap (Falkner 1969: 702). Ms all de las ambigedades ortogrficas, pueden reconocerse fcilmente al ro Limay y al enorme lago. Su denominacin est expresada en mapuzungun o idioma mapuche, leufu significa ro y como se sabe, Nawel Wapi Isla del Tigre, denominacin ancestral de la Isla Victoria. Falkner mision a pasos del ro de la Plata a mediados del siglo XVIII, unos 60 aos antes de que las Provincias Unidas del Sud pensaran en sacudirse el yugo monrquico. El idioma en que se expresaba el territorio cuando la Argentina no estaba en los planes de nadie, ratifica la contundente preexistencia mapuche en su jurisdiccin estatal de hoy.

El Pas del Limay

Es notable la precisin con que sus interlocutores mapuches describieron la geografa cuyas caractersticas, Espaa todava ignoraba. Este ro contina con grande y rpida corriente, desde la laguna Nahuel-huap, casi al norte, por entre valles y pantanos cerca de 30 leguas, recibiendo grandes arroyos de las montaas inmediatas, hasta que entra en el segundo Desaguadero, algo ms abajo del que viene de Huechun-lauquen, o laguna del Lmite (Falkner 1969: 703).

En realidad, wechu o wechun es un prefijo de sustantivos que puede aludir a una cumbre, extremidad, punta o prolongacin (Augusta 1992: 261) y lafken puede designar tanto a un lago como al mar. Es el Huechulafquen del presente, en cuyas inmediaciones, segn los anfitriones de Villarino en 1783, tenan sus tolderas unos 27 loncos, en su abrumadora mayora mapuches. Por su desaguadero identific Falkner al Kollon Kura, hoy gravemente alterado en su fisonoma original por las represas que se construyeron sobre el Limay. Al parecer, hasta all llegaba la denominacin mapuche primera: los indios le llaman Lime-leubu, porque los valles y pantanos por donde pasa, abundan en sanguijuelas, y los guilliches le llaman Lime, y al pas Mapu-lime, y a sus moradores limeches (Falkner 1969: 703). Desde su confluencia con el Kollon Kura hacia el norte, el Limay habra recibido otro nombre, aunque digamos sin nimo de profundizar ahora, que difcilmente existieran sanguijuelas en su curso.

Tambin anot el oriundo de Manchester que el otro ro, que entra en el segundo Desaguadero, y viene del sur, es pequeo, y llamado por los indios Machi-leubu, o ro de los Hechiceros; pero no s la razn porque sale del pas de los guilliches, y corre de sur al norte, descargndose al fin en el ro principal, ms abajo del Lime-leubu (Falkner 1969: 703). En este prrafo, la descripcin pierde precisin pero aun as, leg elementos trascendentes.

Para un hombre que estuvo muy lejos de profesar amistad hacia el pueblo mapuche, Rodolfo Casamiquela, aquel Machileufu es el Pichileufu de nuestros das, curso de agua que fue involuntario protagonista noticioso en las ltimas semanas, a raz de la evasin impositiva que se le adjudica a Mxima Zorreguieta, reina de los Pases Bajos.

Parece obra de Moreno la identificacin del ro Machi Leuvu (itlica en el original) de Falkner () o ro de los Hechiceros, con el ro Pichileufu actual, afluente del Limay (Casamiquela 1998: 129). Por qu habr prevalecido la segunda denominacin sobre la anterior, tan significativa?

Comunicacin con el espritu

Catlico al fin, Falkner tradujo linealmente hechicero, pero los y las machis tienen para el pueblo mapuche otra connotacin. Son los principales agentes del sistema y prctica de la salud mapuche. Machipuede ser un hombre o una mujer, wentru machi y domo machi, respectivamente. Generalmente, son personas elegidas a muy temprana edad normalmente entre los seis y doce aos- por un pll machi (espritu de machi) para asumir el rol. Los y las machi tienen la posibilidad de lograr el kymin, estado de comunicacin directa con su pll, lo que les posibilita realizar distintos tipos de ceremonias de sanacin y religiosas (Caniullan Coliir Mellico Avendao 2017: 48). El Machileufu se llamara as por vivir en sus riberas algunos machis? O su ngen (guardin, dueo) tendra adems connotaciones de machi? Cmo saberlo despus de 140 aos de dominacin colonial wingka? Desde ya, para el conjunto de los misioneros, los quehaceres de los machis eran obras del Demonio. Sabr su alteza dnde compr?

El 14 de diciembre de 1882, la vanguardia de la Tercera Brigada del Ejrcito Argentino pas frente a la embocadura del gran lago Nahuel Huap y al medioda, se hizo alto, durante quince minutos en el punto que camp la tercera Brigada el da 12 de abril del ao anterior, en la margen sur del arroyo que desemboca en el lago (Ministerio de Guerra y Marina 1978: 271), es decir, el irihuau, en la actual jurisdiccin municipal de San Carlos de Bariloche. Componan la avanzada 154 hombres, entre ellos, 15 indios amigos y cuatro particulares, al mando del teniente coronel Rosario Surez. Iban los soldados en persecucin expresa de Inakayal, uno de los loncos que con ms persistencia defendi su libertad. Sobre la medianoche de la misma jornada, llegamos al arroyo Pichi-Leuf, banda sur; se hicieron campar las fuerzas, atando stas las mulas de marcha y caballos de reserva (Ministerio de Guerra y Marina 1978: 272). Si bien faltaban das para el comienzo del verano, una fuerte helada fue el principio de nuestra campaa. Al da siguiente, las tropas atacaron una poblacin de cuatro toldos y se apoderaron de seis chinas, una cautiva y trece de chusma; adems de un regular nmero de yeguas, caballos y cinco vacas (MGM 1978: 273). Por sus declaraciones, supieron los intrusos que los toldos pertenecan a Nahuel Kir, y se haban establecido al da anterior, para de aquel punto buscar a Sahihueque (MGM 1978: 274).

Donde en el presente crece el csped ingls de la propiedad real, tuvieron lugar episodios de aquella campaa genocida que concret el Estado para terminar con la libertad mapuche y gnna kna. Y usufructuar su territorio.

Al informar a Villegas sobre los resultados que haban logrado sus subordinados, el teniente coronel Nicols Palacios se confes orgulloso al haber ejercido el mando de la Tercera Brigada, en una campaa cuyos resultados han de reportar tanto provecho a la Patria y a la civilizacin (MGM 1978: 257). Y a la casa real neerlandesa.

La discusin que se propone no pasa por recaudar ms o menos, ni siquiera por el carcter extranjero o nacional de quienes sacan provecho del territorio mapuche, sino por desnaturalizar la dominacin colonial que el Estado y el mercado ejercen sobre pueblos que perdieron su libertad no hace tanto. Pero de paso y como de manera magistral sentenciara el subcomandante insurgente Marcos a finales de 2002, permtaseme agregar: me cago en la monarqua!

Bibliografa

Caniullan Coliir, Vctor; Mellico Avendao, Fresia (2017): Mapuche lawentuwn. Formas de medicina mapuche. En Becerra Parra, Rodrigo y Llanquinao Llanquinao, Gabriel (editores): Mapun kimn. Relaciones mapunche entre persona, tiempo y espacio. Ocholibros. Santiago.

Casamiquela, Rodolfo Magin (1998): Estudio de la toponimia indgena de la provincia de Ro Negro. Fundacin Ameghino. Trelew.

De Augusta, Flix Jos (1992): Diccionario mapuche espaol. Tomo 1. Segunda edicin. Ediciones Sneca. Santiago.

Falkner, Toms (1969): Descripcin de la Patagonia. En Coleccin Pedro de ngelis. Tomo II. Editorial Plus Ultra. Buenos Aires.

Ministerio de Guerra y Marina (1978): Campaa de los Andes al sur de la Patagonia. Ao 1883. Partes detallados y diario de la expedicin. Coleccin Lucha de fronteras con el indio. EUDEBA. Buenos Aires.

Fuente: http://www.enestosdias.com.ar/3455-la-usurpacion-en-su-maxima-expresion


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter