Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2019

"La pandilla de los telefunken" de ric Vuillard
Una leccin de historia

Jabo H. Pizarroso
Rebelin

"La pandilla de los telefunken" de ric Vuillard. Tusquets, 2018. ISBN 9788490665138. 648 pginas. Traduccin de Javier Albiana Serain


Nadie poda ignorar los planes de los nazis, sus brutales intenciones. El incendio del Reichstag, el 27 de febrero de 1933; la apertura de Dachau, el mismo ao; la esterilizacin de los enfermos mentales, el mismo ao; la Noche de los Cuchillos Largos, al ao siguiente; las leyes para la salvaguarda de la sangre y del honor alemn, el censo de las caractersticas raciales, en 1935; son muchas cosas, la verdad.
Vuillard, ric.


El 24 de junio de 2014, Josep Oliu, el presidente del Banco Sabadell, dentro de un acto empresarial en Valencia, dijo estas cositas:(como un adulto aniado que finge no saber de lo que habla, como cualquier empresario de esta raza austrolopithecus del contubernio dineril que son los bancos, los de la divisin fraccionaria y los de los prstamos algortmicamente creados de la nada, los del capitalismo de ficcin y de funeral, arropado en su ingenuidad de cerdito de cuento de Hans Christian Andersen), propongo crear una especie de Podemos de derechas, porque, explica, el Podemos que tenemos nos asusta un poco, y, toda la iniciativa empresarial es sospechosa de crimen organizado.

Con la msica de Nino Rota sonara mucho mejor. Solo le faltaron las guatas de algodn en los carrillos, el mentn en plancha hacia adelante, con la mandbula arrastrada entre bocales que se aplanan desde los labios, para explicitar: Por qu acudiste a la polica y no viniste a m primero?, (), Nos conocemos hace muchos aos y por primera vez vienes a pedirme ayuda, (), Ni siquiera me llamas Padrino, (), Bonasera, Bonasera, qu he hecho para que me trates con tan poco respeto?, qu has hecho, Podemos, para tratar con tan poco respeto al poder, al nico poder que existe, la banca?, pobre Pueblo Bonasera espaol, creador de Vox y Ciudadanos por la gracia de tu inclume territorio Ehpaa y de los derechos sacrosantos de tus explotadores!, los podemitas primero, y luego los catalanes procesistas violaron a tu Espaa, y fuiste a pedir ayuda al Padrino!

Pero Josep Oliu tena razn. Como si filtrara un informe del grupo de Bilderberg, entre tmido y crecido, Oliu se convirti en un personaje de una ficcin que se contar muchos aos ms tarde para explicar la gran estafa que unos pocos perpetraron hacia todos desde el ao 2008 hasta nuestros das.

Algo que esperemos que se relate en un nuevo libro que explique esta poca como lo ha hecho ric Vuillard para contar los aos treinta del siglo veinte, mediante un escueto libro que se lee con dos cafs, en una tarde de otoo inanimada. Lo que uno se imagina que existe tras las palabras de Oliu es lo que Vuillard nos demuestra que existi tras el nazismo, una o varias reuniones de alto nivel, en la, o en las que los empresarios del momento abrieron sus chequeras a su cirujano de hierro contemporneo para acabar con el comunismo e implantar un III Reich que durara cien aos y en el que cada empresario fuera el propio Fhrer de su empresa. De nuevo la misma historia, primero como tragedia. Ahora como farsa.

Hay que recordar las fotos de Hugo Chaves en su coche descapotable por la gran Va, con el libro Capitalismo Funeral de Vicente Verd en las manos, esgrimido como un arma de papel, ahora que el Efecto Guaid es la representacin pragmtico poltica de la mltiple y golpista generacin de hitlers en cada uno de los pases de la tierra empezando por Trump?, Cuntos salones de los pasos perdidos como los del Reichstag que narra en este libro Vuillard son los causantes, previas reuniones de puros de luenga centimetra de montecristez, (montetristez), de un futuro negro en el que los tambores de guerra suenan con cajas destempladas de porvenires malvenidos?

No hay mejor manera de entender lo que pasa bajo las alfombras de los media banqueramente financiados, y de las ontologas de las noticias que nos llegan por esas fuentes, una parte escasa y modelada de lo que quieren que sepamos, que saber, como lo sabemos tras lo que cuenta Vuillard en El Orden del da, que cada paso que la democracia recorre para conseguir detener la redistribucin de la riqueza o el equilibrio de poder entre los de abajo y los de arriba, para mantener la dictadura de sus privilegios y seguir perpetuando la masacre medio ambiental, viene sustanciado por una reunin previa de los jefazos del cotarro, en el caso de lo que nos cuenta Vuillard: los Bayer, Basf, Agfa, Opel, IG Farben, Siemens, Allianz, la pandilla de los Telefunken de cada poca. Este libro recoge lo que no est en el orden del da, lo que no se sabe en cada poca, lo que la gente desconoce: cmo se manejan las marionetas polticas del verdadero poder para preservar los privilegios de las grandes firmas y de las grandes riquezas. Y es curioso que haya que leer uno libro como este para entender que lo mismo que pas en el 33 del siglo XX, est sucediendo ahora mismo, o ha sucedido, ms bien, porque ya estamos dentro del suceso sin capacidad de cambio ni posibilidad retornataria. Todava nos queda el artculo 20 de la constitucin en ltima instancia estrasburgueiana, of course.

La democracia tal y como se instrumentaliza en el mundo occidental, la democracia real, acurdense del socialismo real, hay que recordar que Hitler lleg al poder con un sesenta por ciento de reconocimiento legtimo en las urnas alemanas de los treinta?, deriva en un reconocimiento de la normalidad del fascismo que acaba metarmofoseando las instituciones en el caso de que amenazadas se vean sus prebendas y su normal decoro. Y llegados a ese punto solo faltan Los Soldados de Salamina, los militares que en el momento de la hectacombe salvarn a la humanidad. Estamos a un paso.

En el momento en el que escribo esta crtica, en tal da como hoy, once de febrero, las prensas bancarias alaban la manifestacin fascista de Madrid del sbado pasado. Cuntas reuniones fuera del orden del da no habrn tenido Los Francisco Gonzlez, los Botn y otros tantos con los Abascal de turno, los Rivera o los Casado? Vuillard te lo cuenta. Cambia los nombre de los potentados y pon los de tu pas, o los de tu mundo.

El libro de Vuillard es una leccin de historia inmejorable, obligatoriamente recordable, un paso en la reflexin acerca de la moral poltica y sus desguaces, acerca de la miseria del mundo que crearon los fascismos con sus chequeras y que quieren seguir creando con sus austeridades y sus fantoches encaramados al poder, previamente aleccionados en reuniones secretas. Est claro que ahora no harn falta ni campos de concentracin, ni guerras mundiales, eso espero, me dan escalofros de solo pensarlo, pero el fallecimiento de las instituciones en manos de sus vampiros y sus adlteres, algo que ric cuenta de maravilla, es una pulsin democratizante a tener en cuenta.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter