Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2019

El problema espaol

Jess Gellida
Rebelin


Ni presupuestos, ni dilogo, ni negociacin, sino elecciones el prximo 28 de abril en medio del juicio del Procs . El fracaso de las cuentas espaolas son el punto y final a una mayora de la mocin de censura que ya es historia. La crnica de una muerte anunciada de una legislatura en la que Pedro Snchez no ha abordado de forma decidida y valiente la resolucin poltica de la cuestin catalana. Oportunidad perdida.

Los grupos independentistas trasladan el fracaso de los presupuestos y de la legislatura a la negativa y el miedo del gobierno espaol a avanzar ms en el dilogo sobre la autodeterminacin. La polmica por el relator, las acusaciones de traicin a la patria, el bloqueo de las cuentas y las tensiones por el juicio han abocado a Snchez a asumir que un adelanto electoral es el mejor de los escenarios posibles para sus intereses. Por un lado, para profundizar en el relato victimista ante el independentismo y para presentarse como el dique de contencin frente a la derecha extrema y, por otra, para estar en mejores condiciones para controlar el partido y sus barones. Un nuevo captulo del Manual de resistencia de un Snchez que cree poder coger a pie cambiado a las derechas y, sobre todo, a un Podemos en horas bajas que es percibido como muleta del PSOE.

Que la izquierda tiene que movilizarse, en la calle y en las urnas, ante la amenaza de la extrema derecha es una evidencia. La batalla electoral en el centro-izquierda est servida y veremos si, en este escenario, Podemos y las confluencias son capaces de recuperar terreno o, al menos, resistir para plantear una alternativa creble, desvinculada de uno de los puntales del rgimen del 78; manteniendo sin equidistancias la bandera del referndum de autodeterminacin y de la plurinacionalidad del Estado. En cuanto a la derecha, al igual que en el laboratorio andaluz, tendremos una nueva disputa para ver quin lidera el bloque reaccionario y quin es ms beligerante contra el independentismo. El PP de un extremista Casado y el partido naranja de un incendiario Rivera competirn con un Vox de Abascal que avanza en su cruzada nacional-catolicista, xenfoba y machista, utilizando como plataforma electoral la acusacin popular en el juicio a los presos polticos catalanes.

Mientras tanto, el movimiento independentista ha recuperado la unidad de accin en la calle para denunciar el juicio poltico, pero contina con su particular batalla sumergida para ver qu partido y relato hegemoniza el prximo periodo, donde el cuanto peor mejor no debera ser una opcin. En este sentido, el sobiranismo cataln est supeditado a lo que pueda pasar en el momentum de la sentencia del juicio, y tiene que prepararse para los escenarios que vendrn, sea el del retorno al dilogo o el de afrontar un 155 extremo y una mayor represin.

La convocatoria de elecciones, donde la cuestin nacional ser el eje central, abre escenarios inciertos y nuevas posibilidades de alianzas post electorales, donde el fantasma de un tripartito de la derecha con la extrema derecha recorre los pasillos del Congreso y del Palau de la Generalitat . Los nuevos comicios confirman, una vez ms, que la gobernabilidad espaola est ntimamente ligada a la cuestin catalana, y que el problema cataln es un problema espaol, que solo se resolver polticamente.

Jess Gellida, politlogo e investigador social

@jesusgellida

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter