Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2019

Segn su exasesor de poltica nacional Stuart Eizenstat, Jimmy Carter cree que perdi un segundo mandato porque se opuso a las colonias

Philip Weiss
Mondoweiss

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


El presidente Jimmy Carter dijo que "se suicidara" antes que abandonar a Israel, pero los lderes judos estadounidenses no confiaban en l debido a su compromiso paralelo con una patria palestina y su oposicin a las colonias israeles, escribe Stuart Eizenstat en una detallada memoria.

Cuando George H.W. Bush muri el ao pasado, retomamos la idea de que fue un presidente de un solo mandato, en parte porque en 1991 se enfrent enrgicamente al lobby israel por las colonias y pag el precio. Incluso Tom Friedman dijo que esa era la leccin poltica de la presidencia de Bush para Bill Clinton y George W. Bush, ya que ninguno de ellos hizo mucho para oponerse a las colonias.

Y todos saben que las colonias acosaron la presidencia de Obama. "Es hora de que estas colonias se detengan", declar Obama en El Cairo, hasta que enfrent la reeleccin y dos aos ms tarde revirti el curso bajo la presin de Netanyahu y las organizaciones judas y vet una resolucin de la ONU sobre las colonias. Y luego volvi a cambiar el rumbo... y en uno de los ltimos actos de su presidencia Obama permiti que se aprobara una resolucin contra las colonias en diciembre de 2016 (una medida que Donald Trump busc socavar para llegar a los rusos).

Lo que no saba hasta que le el nuevo libro, Jimmy Carter, The White House Years , de su exasesor de poltica nacional Stuart Eizenstat, es que las colonias israeles tambin acosaron al Gobierno de Carter. Desde el comienzo de su presidencia en 1977, Jimmy Carter determin que las colonias eran un obstculo para la paz porque se interponan en el camino de una patria palestina que el presidente deseaba ayudar a establecer en Cisjordania y Jerusaln oriental. Carter y su Secretario de Estado Cyrus Vance y el asesor de seguridad nacional Zbigniew Brzezinski insistieron repetidamente al Gobierno israel para que pusiera fin a la colonizacin juda o al menos la congelara.

Carter fracas miserablemente en este objetivo, abrumado por una nueva fuerza que no haba considerado con precisin: las organizaciones judas estadounidenses. "Me suicidar antes de abandonar a Israel", prometi Carter a los congresistas judos cuando se reunieron con l para expresarle su preocupacin por su poltica. Pero Carter no poda abandonar un compromiso paralelo con Palestina y Eizenstat dice que Carter cree que enfrentarse a Israel y su lobby estadounidense le cost su mandato.

"Desde las primarias de Nueva York [en marzo de 1980] en adelante, creo que a Carter le qued la idea de que los judos de Nueva York no solo lo haban derrotado en la primaria, sino que tambin fueron un factor en su prdida en noviembre", escribe Eizenstat.

Como afirma Eizenstat sin rodeos, Israel confa en el lobby como una especie de ministerio de asuntos exteriores, una relacin "nica en los anales de la diplomacia". Y otros polticos prestaron atencin a la experiencia de Carter:

Se hace ms claro en las dcadas posteriores, que el progreso en estos mismos problemas tan difciles con los que Carter estaba luchando hace cuarenta aos solo puede venir con un presidente dispuesto a soportar la enorme tensin poltica interna y seguir adelante. De hecho ninguno lo ha manifestado con la misma combinacin de agallas y determinacin, tal vez debido a las heridas polticas que sufri.

La historia de los enfrentamientos cidos y repetidos de Carter con Israel y su lobby judo estadounidense est contada con sumo cuidado por el abogado de Washington. Y Eizenstat no puede ser acusado porque l mismo es parte del lobby. Sirvi como enlace de Hillary Clinton con la comunidad juda durante su campaa de 2016 y despus de reunirse con Netanyahu, por correos electrnicos Wikileaked, presion a Clinton a prometer que dara la bienvenida a Netanyahu poco despus de asumir el cargo con el fin de reparar el dao que Obama haba hecho y transmiti a la campaa el consejo de Netanyahu sobre la lucha contra el boicot ("Ataque, ataque, ataque").

Su libro sali en abril pasado, pero no ha recibido atencin por estas revelaciones. Se ha ignorado al igual que el tema actual de las memorias de poltica exterior de la Casa Blanca de Ben Rhodes: Obama luch con el lobby en todo momento, hasta el punto de que le estaban llamando antisemita por impulsar el acuerdo con Irn: "Vamos ... Esto se est agravando ... Esto no es sobre el antisemitismo ... Estn tratando de quitar nuestro mejor argumento que es esto o la guerra".

El mes pasado, en el New York Times , Michelle Alexander escribi que el poder del lobby israel est "bien documentado". Tal vez lo est pero solo en libros como este y sitios web transgresores. Si la prensa oficial informara sobre el libro de Eizenstat, se veran obligados a reconocer que durante 50 aos el lobby israel ha anulado la poltica estadounidense sobre un importante problema de Medio Oriente, la colonizacin israel de Cisjordania, Jerusaln oriental y los Altos del Goln, destruyendo as la posibilidad de una solucin de dos estados. La ocupacin es un logro judo-estadounidense.

Stuart Eizenstat, en la televisin alemana en 2013

El mejor servicio que puedo proporcionar es transmitir en profundidad la narrativa de Eizenstat.

I. La comunidad juda se alarma en los primeros meses de la presidencia de Carter cuando habla de una patria palestina

A lo largo de su presidencia, Carter simpatiz ms con los palestinos que con los israeles por la misma razn cuando expres su simpata por ellos en su famoso libro de 2006: ellos son las vctimas. Al poltico forastero, exagricultor de cacahuetes y oficial de la Armada, parecieron gustarle sus interlocutores rabes, como Anwar Sadat, ms que los israeles, como Moshe Dayan y Menachem Begin, y fue capaz de hacer comentarios bblicos sobre el asesinato de Cristo que dej fros a los judos.

Eizenstat, un judo religioso y abogado de Atlanta, se uni a la campaa de Carter y lo ayud a articular posiciones sobre Israel que le daran apoyo y fondos de la comunidad juda. l escribe que Carter pas por alto esas promesas. Despus de leer un informe de Brookings Institution sobre Israel y Palestina inst a Israel a regresar a las fronteras del 67 y la soberana poltica para los palestinos, ya fuera en un Estado o como parte de Jordania, a cambio del reconocimiento de Israel por parte de los pases rabes. Carter encontr estos hallazgos "ntegros y completos", incluso si tales planes tuvieran que imponerse a los israeles, dice Eizenstat, aunque estas posturas "no podran haber sido ms diferentes de las posiciones de campaa que yo haba ayudado a disear para l como candidato".

Carter tambin acept la opinin realista de Brzezinski de que el problema palestino estaba afectando a los Estados Unidos. "La sabidura convencional de los expertos estadounidenses en el Medio Oriente era que el problema central de la regin eran las relaciones entre Israel y los palestinos, y por extensin "normalizarlas resolvera muchas de las disputas de la regin".

Pero Carter subestim el poder de la comunidad juda. En los aos 70, los judos superaron la discriminacin antisemita para asumir roles en la estructura de poder de los Estados Unidos; y las guerras de 1967 y 1973 empujaron a actuar a los judos estadounidenses en nombre de Israel; y el resultado fue que el lobby israel emergi como un factor importante en la poltica. Cuando el presidente critic las colonias israeles, el lobby entr en accin y con frecuencia se hizo eco de los puntos de discusin del Gobierno israel.

Eizenstat escribe que el lobby ejerci su poder principalmente a travs del Congreso y sirve como una especie de ministerio de asuntos exteriores.

[Hay una] relacin triangular especial entre Israel, el liderazgo judo de los Estados Unidos y el Congreso... donde se aplica efectivamente la presin sobre la presidencia para modificar la poltica de los Estados Unidos en beneficio de Israel. Esto es nico en los anales de la diplomacia. Hay otros pases, como Gran Bretaa, que tienen con los Estados Unidos una relacin favorecida, pero ejercen su influencia a travs de la diplomacia tradicional en lugar de depender en gran medida de un distrito electoral o de presionar sobre el Congreso. Para un pas pequeo y vulnerable como Israel, rodeado de enemigos, perfeccionar esta inusual clase de diplomacia poltica era esencial. Si bien existi en un grado limitado antes de la administracin de Carter, se perfeccion para un uso mucho mayor durante nuestro mandato. Desde entonces, solo ha crecido en dimensin e intensidad para ser uno de los grupos de presin ms efectivos de Washington.

"Carter tena que descubrir esto a travs de una experiencia dolorosa", afirma Eizenstat.

La Casa Blanca crey en un espejismo cuando concibi que Israel debido a que haba elegido en mayo de 1977 a un Primer Ministro de derecha, Menachem Begin, Carter podra con la ayuda de una colonia movilizar una parte significativa de la comunidad juda estadounidense, como lo expres Brzezinski.

Eizenstat inform de plano a Brzezinski que estaba equivocado: "Los grupos judos se uniran a las opiniones de Begin como una demostracin de su incansable apoyo a Israel".

Y Eizenstat tena razn:

"Muy pronto la administracin se unira al liderazgo judo estadounidense detrs de Begin".

Eizenstat dice que la Casa Blanca no comprendi que los judos estadounidenses haban llegado a sentir que la lealtad a Israel era una prueba de la identidad juda y el poder indirecto.

Lo que Carter y Brzezinski no entendan completamente era que el apoyo a cualquier gobierno israel en el poder era la prueba definitiva de identidad juda para los principales lderes judos. Sigue siendo as, incluso cuando los polticos israeles muestran su cara ms ruda. Muchos de los principales judos estadounidenses temen que socavar pblicamente a los lderes de Israel debilitara a Israel y afectara sus propios vnculos con la patria juda y el liderazgo israel, que es un smbolo de su influencia.

An as, Carter se mantuvo firme en sus principios, un "compromiso sin guin con una patria palestina".

En junio de 1977, Morris Amitay, el jefe de AIPAC, el principal grupo de presin de Israel (el Comit de Asuntos Pblicos de Israel en Estados Unidos), se reuni con Eizenstat, el principal asesor poltico de Carter, Ham Jordan; y el enlace de Carter con la comunidad juda, Mark Siegel. Ms tarde, Jordan escribi un largo memorndum a Carter sobre el "lobby judo", y guard una nica copia en la caja fuerte de su oficina.

Jordan quera sacar la cabeza del presidente "de las nubes" y demostrarle a su jefe el impacto poltico de su poltica. Ham comenz sealando que los judos estadounidenses votan en una mayor proporcin a su tamao que cualquier otro grupo; son predominantemente demcratas y lo han mantenido a pesar de los avances econmicos y educativos que tradicionalmente llevan a otros grupos a cambiar de partido. Y en estados clave como Nueva York, la influencia de los judos en las primarias a menudo es decisiva ", relat Eizenstat.

Jordan continu sealando que los judos eran financieramente muy generosos: "70 de los 125 miembros del Consejo Nacional Demcrata eran judos que constituan ms del 60 por ciento de los grandes donantes del Partido Demcrata". El libro de 2006 "The Israel Lobby" de Stephen Walt y John Mearsheimer contiene otros detalles cruciales del memo de Jordan: ms del 60 por ciento de los fondos de la campaa de Nixon de 1972 provinieron de donantes judos, as como ms del 75 por ciento de los fondos de la campaa de Humphrey en 1968 y el 90 por ciento de los fondos de campaa de la primaria de Scoop Jackson (neoconservador) de 1976. Y a pesar de que Carter haba sido una posibilidad remota, aproximadamente el 35 por ciento de sus fondos para las primarias eran de donantes judos.

Luego Jordan "describi la importancia de AIPAC", "un lobby fuerte pero paranoico", escribi Jordan, "concentrando la fuerza poltica de todas las principales organizaciones judas en el Congreso en defensa de los intereses israeles".

"Su capacidad de movilizacin colectiva es insuperable en trminos de la calidad y cantidad de comunicaciones polticas que pueden activarse sobre temas especficos que se consideran crticos para Israel [y sin] una fuerza poltica contraria que se oponga a los objetivos especficos del lobby judo". Clasific a los cien miembros del Senado de acuerdo con su apoyo a Israel; solo tres fueron "negativos en general".

Notarn que no hay una palabra aqu acerca de los cristianos sionistas. No son un factor en el lado demcrata, no lo eran entonces, no lo son ahora.

Jordan tambin le dijo a Carter que haba usado palabras como "patria para los palestinos" sin "explicaciones tranquilizadoras".

"El efecto acumulativo de sus declaraciones sobre el Medio Oriente y las diversas reuniones bilaterales con los jefes de Estado ha sido en general halageas para los rabes y desagradable para los israeles y la comunidad juda estadounidense".

Carter acept el consejo de Jordan de hacer difusin para la prensa y el Congreso judos y a los lderes judos.

"El problema fue que la poltica no cambi y no hubo un esfuerzo real para tomar en cuenta las preocupaciones de los judos estadounidenses", dice Eizenstat. Sent que Brzezinski, Vance y, hasta cierto punto, el propio Carter consideraban que la divulgacin domstica era una molestia, y senta que la poltica exterior en general, y el Medio Oriente en particular, deban estar separados de la poltica interna... Y la falta de sensibilidad poltica del presidente era a veces impresionante".

Los lderes israeles pudieron manifestarse y armar un guin para los judos estadounidenses. El emisario de Begin y excamarada de Irgun, Shmuel Katz, vino a los Estados Unidos y, en una reunin con los lderes judos reformistas, dijo que la presin para abandonar Cisjordania era una receta para la guerra y: "Confiamos en que la comunidad juda en Estados Unidos actuar con valenta y desafiar a su gobierno si es necesario ".

Eizenstat dice, "tena razn".

II. Mondale intenta poner los frenos

An cuando algunos miembros de la administracin, incluido el polticamente sensible vicepresidente, Walter Mondale, "intentaron calmar a la comunidad juda, no estaba claro que el presidente hubiera internalizado completamente los peligros polticos internos", escribe Eizenstat.

Mondale llam a Eizenstat a su oficina en junio de 1977. A diferencia de Vance, Carter y Brzezinski, "el vicepresidente crea que la poltica exterior y la poltica interna no podan separarse, porque la primer requera del apoyo de la segunda para ser efectiva". Mondale derram sus frustraciones, escribe Eizenstat. "Stu, estaremos en una mala situacin poltica si l se sale de la comunidad juda, que est a punto de estallar por las posiciones del presidente sobre Israel".

Mondale sinti que Carter "no tena consigo a la comunidad juda".

Pero Carter no lo vea de la misma manera. Como un presagio de la queja de George H.W. Bush en 1991 de que era un solitario frente a 1000 cabilderos de las colonias, Carter estaba "enojado por lo que consideraba el 'cabildeo irracional' del liderazgo judo ''.

Eizenstat intent luego obtener una carta firmada por los senadores en apoyo a Carter. Pero eso expir despus de que Humphrey se retir como signatario de la carta propuesta; el cabildeo de AIPAC haba tenido xito".

Jordan estaba en pnico. "[Hemos] puesto la opinin pblica de Israel contra nosotros y, me temo que enajenaron de manera permanente a la comunidad juda estadounidense".

Y todo esto solo por declaraciones polticas! El temor era que Estados Unidos estaba tratando de imponer un plan que obligara a Israel a volver a sus lmites de 1967 para crear un Estado separado para los palestinos en Cisjordania.

III. Carter desafa a Israel al anunciar una conferencia internacional de paz para dar voz a los palestinos.

En julio de 1977, la Casa Blanca convoc una importante reunin con lderes judos, unos 50 de todo el pas, dirigida por el rabino Alex Shindler de la Conferencia de Presidentes de las principales organizaciones judas estadounidenses. Mondale, Vance y Brzezinski intentaron asegurar a los lderes que no se impondra nada a Israel.

"Los lderes judos respondieron acusndonos de ser demasiado laxos en nuestra definicin de paz con los rabes... Mondale replic con gran conviccin que la administracin no esperaba que Israel se retirara de los territorios que ocup en la guerra de 1967 sin garantas de paz real... Shindler se mantuvo firme y se quej de que Israel tena poco espacio para la negociacin".

Carter entr durante la segunda hora de la reunin para "aplacar los temores de que estaba trabajando en contra de los intereses de Israel". Dijo que trabajara con Begin, trabajara para fortalecer la estima de Israel por Begin, y prometi que no dictara un plan.

"Pero en palabras que ningn otro presidente ha usado antes o despus, describi los problemas de los palestinos como 'un cncer que necesita ser curado. "Necesitan un hogar y una reparacin de injusticias".

Shindler estaba dubitativo. [Tus] palabras no son percibidas como pretendas que fueran... Estamos nerviosos; esto conduce a un endurecimiento de la columna vertebral israel.

A los lderes judos les sigui ese mismo mes el propio Begin, en su primera visita a los Estados Unidos como primer ministro. Al encontrarse con Carter y otros funcionarios en la sala del gabinete, inici un tutorial histrico diferente a todo lo que cualquier lder israel le haba dado a un presidente de los Estados Unidos. Fue una detallada historia de quejas".

Como una sombra de Netanyahu sermoneando a Obama 34 aos despus, Begin lo hizo durante media hora, sac un mapa del pas para mostrar la "geografa peligrosa" y dio conferencias sobre la discriminacin europea contra los judos, la conducta britnica en Palestina, los ataques rabes y la defensa heroica de los israeles "como si se estuviera dirigiendo a una clase de estudiantes sin educacin".

Carter cit las Resoluciones 242 (1967) y 338 (1973) del Consejo de Seguridad de la ONU como la base para la negociacin. Los vio como un camino a una patria palestina vinculada a Jordania "en lugar de... un Estado independiente". Busc el retiro israel de Cisjordania, Gaza y el Goln "con modificaciones menores", condicionado por la seguridad y no por las colonias.

Pero Begin comenz a adentrarse en la idea de abandonar Cisjordania. Eizenstat dice que Carter fue proftico en "decirle sin rodeos a Begin que nuevas colonias en Cisjordania podran impedir por s mismos la conferencia de paz, ya que cerraran las negociaciones en el futuro".

Begin cit a Jabotinsky. "No podemos evitar que los judos construyan en la tierra original de Israel de la Biblia". Carter rog que se congelara como seal de buena fe. Pero Begin se neg.

El encuentro dej a Carter enojado y exasperado. En agosto de 1977 habl con Eizenstat y dijo sobre los israeles: "No quieren la paz". Tambin dijo que Israel lo haba "engaado" sobre las relaciones con Sudfrica y el programa nuclear, una colaboracin que conoca de "datos de inteligencia". Esa alianza ha sido ampliamente documentada .

El presidente continu enfrentndose a los funcionarios israeles en los meses siguientes. Carter quera dar a los palestinos "una voz para su propio futuro". Pero los israeles estaban totalmente en contra de tal cosa. El embajador Ephraim "Eppie" Evron y el ministro de Relaciones Exteriores Moshe Dayan se reunieron con Carter que no les fue de su agrado. Evron coment sobre su "sonrisa muy artificial". Dayan rechaz los planes de Carter "como posiblemente conduciendo a un Estado palestino independiente".

Los israeles citaron varios escritos privados de compromisos de administraciones anteriores con Israel, incluida la promesa de Nixon a Golda Meir en 1970 de que no habra una retirada israel de los territorios ocupados hasta que hubiera una paz total con los pases rabes y Nixon y Gerald Ford asegurndole a Israel que obtendra "consultas anticipadas" antes de que Estados Unidos tomara "cualquier decisin importante".

Luego, el 1 de octubre de 1977, los Estados Unidos dejaron de lado a Israel. La Casa Blanca y la Unin Sovitica anunciaron una conferencia de Ginebra sobre el Medio Oriente con la intencin obvia de declarar un plan de la superpotencia para la paz. Algunos miembros del personal se rebelaron. Jordan se enfureci. Mark Siegel se sorprendi tanto de la noticia que casi se desvi de la carretera.

Se levant una tormenta de fuego, orquestada por Dayan. El liderazgo judo estadounidense entr en guerra abierta contra el presidente de maneras que rara vez se han visto antes o desde entonces ... El casus belli no fue solo la falta de una consulta previa con Israel, sino tambin una elevacin del inters de los palestinos por sus "derechos legtimos... "

La Conferencia de Presidentes envi un telegrama a Vance denunciando "un abandono del compromiso histrico de Estados Unidos con la seguridad y la supervivencia de Israel". Mientras que AIPAC advirti que "EE. UU. Est minimizando los compromisos con Israel" y organiz una carta de ofensiva en el Congreso.

Mark Siegel le dijo a Eizenstat en una entrevista que el anuncio impuls "las acciones de Jimmy Carter en la comunidad juda estadounidense se degradaron sustancialmente por debajo de cualquier presidente de los EE.UU. desde la creacin del Estado de Israel, y estoy incluyendo... las acciones de Eisenhower". Le record a Jordan el nmero de los estados en los que Carter gan con un fuerte apoyo judo y concluy: "Las plticas dentro de la comunidad juda estadounidense se estn poniendo muy feas. La palabra "traicin" se usa cada vez ms".

Carter no entendi la reaccin. Tuvo una reunin con dos ayudantes judos, Eizenstat y el abogado de la Casa Blanca, Bob Lipshutz, para preguntar por qu los judos estaban tan molestos. Eizenstat dijo que comparta la preocupacin de que la participacin de los palestinos en la conferencia "podra ser vista como un precursor de un Estado palestino independiente en la frontera de Israel".

Carter tuvo que reunirse con congresistas judos el 6 de octubre. Dijo que debera haber informado al Congreso por adelantado, pero agreg: "Me suicidar antes que abandonar aIsrael".

IV. Una cueva superpotente para un pequeo Estado

"Lo que sucedi a continuacin represent un giro vergonzoso por parte del presidente", escribe Eizenstat. Una de las dos superpotencias del mundo doblada ante una presin domstica sin precedentes que refleja los puntos de vista e intereses de un pequeo Estado que dependa de los Estados Unidos para el apoyo militar, poltico y diplomtico. Esto refleja la inusual relacin que existi durante dcadas y contina hoy en da entre la democracia ms fuerte del mundo y uno de sus estados dependientes ms pequeos, aunque ms robustos, y estbamos a punto de obtener una demostracin dolorosa de cmo funciona".

El 4 de octubre, Carter concurri al hotel UN Plaza y fue "emboscado en el helipuerto" por Ed Koch, entonces congresista, que pronto se convertira en alcalde de Nueva York, protestando airadamente por la declaracin conjunta. Carter luego fue a una negociacin de toda la noche en la suite presidencial del hotel con Vance, Brzezinski y Dayan. Cuando el presidente entr, Dayan dijo: "Creo que tiene un problema en sus manos, seor presidente. Y tal vez pueda ayudarlo con eso". (Como dijo ms tarde el consejero/intelectual de polticas William Quandt a Eizenstat).

Carter le pregunt: "Qu quieres decir?" A lo que Dayan respondi: "Bueno, obviamente, muchas personas estn molestas por la declaracin del 1 de octubre. Muchos de nuestros amigos estn molestos por eso... ". Pero si fueran a emitir una declaracin que modificara la declaracin original, "[creo que] podra ayudarlo polticamente".

Eizenstat es honesto acerca de lo que representaban los arrogantes comentarios de Dayan.

Esta fue una sorprendente intrusin en la poltica domstica por parte de un ministro de relaciones exteriores de un pas amigo. Pero claramente se haba basado en el cultivo asiduo por parte de Israel de los grupos judos estadounidenses y el Congreso, y no dej ninguna duda de cun estrechamente se entrelaza la poltica de Medio Oriente con la poltica interna...

Es difcil imaginar que el ministro de Relaciones Exteriores de cualquier pas sea tan directo con el lder de su principal benefactor, y el presidente se enfad ante esta amenaza. Dijo que el caso de Israel podra estar daando en los Estados Unidos por tales acciones, dejando a Israel "aislado" y "causara una escisin que podra ser grave".

Carter dijo que Israel era "por mucho el ms obstinado y difcil" de los pases con los que Estados Unidos tena que lidiar en el Medio Oriente. An as: "Dayan no cedi".

A hora temprana de la maana siguiente, Dayan consigui su propsito. Jody Powell emiti una declaracin en nombre de Carter y Dayan diciendo que las Resoluciones 338 y 242 del Consejo de Seguridad de la ONU seguan siendo la base para la reanudacin de la conferencia de Ginebra "y que todos los entendimientos y acuerdos" entre los Estados Unidos e Israel seguan vigentes; no haremos nada sin consultarle.

"[El] hecho es que el presidente de los Estados Unidos dio marcha atrs bajo una intensa presin, perjudicando su credibilidad tanto con Israel como con los estados rabes...

Eizenstat refleja que Carter haba tenido que contenerse a s mismo para tranquilizar a los miembros judos del Congreso. Incluyendo ese comentario suicida. "Sin embargo, sabamos que estbamos en graves problemas polticos". Jordan estaba desesperado por la "deteriorada relacin con la comunidad juda" y Mondale critic el papel de Brzezinski.

Carter agrav el problema cuando trat de apoyar una resolucin egipcia en la Asamblea General de la ONU que condenaba las colonias como un obstculo para la paz. Ham Jordan y Mondale estaban en contra "sobre la base de la poltica interna". Varios asesores "se opusieron a la condena pblica de Israel" en una reunin con Carter a fines de octubre, proponiendo una abstencin. Eizenstat dice que el nico voto en contra de Israel en las Naciones Unidas por parte de los Estados Unidos fue durante la invasin del 56. Pero Carter quera hacerlo de nuevo:

"El presidente estaba tan convencido de que eran ilegales y estaba tan decidido a mostrarle a Egipto y al mundo rabe que no estaba en el bolsillo de Israel, que estuvo dispuesto a soportar la agitacin poltica en su pas y arriesgarse a llegar an ms all en las relaciones con Israel".

Esa era -dice Eizenstat, la quintaescencia de Jimmy Carter, queriendo hacer lo correcto sin importar cul era. Pero en ltima instancia, los consejeros prevalecieron. Los Estados Unidos se abstuvieron.

V. Incluso Alan Dershowitz teme las consecuencias del alcance excesivo del lobby

El mayor logro de la poltica exterior de la administracin de Carter fue el acuerdo de paz entre Israel y Egipto firmado en 1979. Cuando el presidente egipcio, Anwar Sadat, lanz ese proceso con gestos hacia Israel y finalmente vol al pas en noviembre de 1977, Carter insisti en que la autonoma palestina debe ser parte de un trato.

La visin de Menachem Begin de la autonoma palestina "eera de una especie de entidad palestina amputada", escribi el ministro de Estado de Sadat, Boutros Boutros-Ghali, acerca de las reuniones iniciales entre los lderes egipcios e israeles. Walter Mondale dijo que ni siquiera se poda vender eso en D. C. al pueblo que aspiraba gobernar su patria. Pero cuarenta aos despus, por supuesto, los lderes israeles todava estn hablando sobre la amputacin de Palestina y los lderes estadounidenses los toman en serio.

Lo que nunca cambi en el gobierno, observa Eizenstat, fue la "disposicin de Carter para replantear posiciones que se opusieron a las polticas israeles". Carter asegur a Sadat que estaba a favor de la retirada israel de los territorios ocupados "completamente" "con pequeos ajustes" y "la autodeterminacin de los palestinos a una nacin independiente".

En enero de 1978, Carter envi a Begin un fuerte mensaje criticando la expansin de las colonias como "un obstculo para la paz". Y ms tarde ese ao, cuando pronunci un discurso ante la comunidad juda para asegurarles su compromiso con la seguridad de Israel y la "oposicin a un Estado palestino". Eizensta escribe que el discurso solo cre problemas cuando Carter se refiri a los derechos legtimos de los palestinos.

Sadat estaba dispuesto a comprometerse y, por lo tanto, ayudar a Carter con los judos estadounidenses. El presidente escribi en sus diarios de la Casa Blanca que cuando se reuni con Sadat en Camp David en febrero de 1978, Sadat dijo que haba "decidido de un solo golpe cumplir con todos estos deseos israeles y cargar el lobby judo de los Estados Unidos (como l lo mencion) sobre mis hombros".

Pero Begin no cedi. l no tena que hacerlo; l contaba con el lobby. El compromiso con Begin, dice Eizenstat, "se hizo an ms difcil debido a la presin israel que ejercieron los lderes judos estadounidenses".

La administracin envi repetidos mensajes a los israeles para que detuvieran las colonias. El embajador israel Simcha Dinitz cit a Brzezinski en un cable de regreso a Israel: "A ISRAEL NO SE LE DEBE PERMITIR LLEGAR CON ESO".

Eizenstat relata que "probablemente no haya habido una reunin ms conflictiva" entre amigos como la de la Sala del Gabinete el 22 de marzo de 1978 en la que Carter, Mondale, Brzezinski, Vance y Eizenstat se reunieron con Begin, Dayan y Dinitz.

Carter dijo que Israel se negaba a ACEPTAR LA RESOLUCIN 242. Y EE.UU. busc "una voz parael futuro poltico de los palestinos". En un encuentro tercer de la de Liga rabe en Jartum en 1967, Carter cit ls seis negativas de Israel, todas relacionadas con el la negativa a tolerar el autogobierno palestino y el cese de las colonias.

Begin se opona: "No aceptaremos detener las colonias durante las negociaciones, tenemos el derecho de establecernos all".

Sorprendentemente, incluso Alan Dershowitz estaba alarmado por la rigidez israel y el apoyo judo estadounidense. Llam a Eizenstat y advirti: "Estamos creando el liderazgo judo [estadounidense] equivocado, que se hincan ante cualquier cosa que haga el gobierno de Israel".

La desconfianza se estaba construyendo, Eizenstat escribe:

Le expliqu a Carter que el nerviosismo de los judos estadounidenses por nuestra poltica en Medio Oriente estaba arraigado en el amargo recuerdo de la inaccin estadounidense, mientras que millones de judos de Europa del Este eran asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, y dej en claro que comprenda. Pero tambin fue difcil para los judos estadounidenses comprender la estrategia de Carter de mejorar la seguridad de Israel al tratar de construir puentes para moderar a los rabes y palestinos .

P.D. Durante su visita a Begin, Carter anunci una comisin para establecer un memorial estadounidense del Holocausto.

VI. Los acuerdos de Camp David entre Egipto e Israel dejan a los palestinos en el desamparo

En ese momento, la administracin de Carter alien an ms a los judos estadounidenses al librar una batalla campal con AIPAC por la venta de aviones de combate a Arabia Saudita y Egipto. Siegel renunci a las ventas de caza F15, mientras que el polica bueno en la administracin, Fritz Mondale, fue a Jerusaln a fines de junio de 1978 con lderes judos de los EE.UU., mimndolos durante el vuelo sirviendo lox, bagels y blintzes.

En una historia que anticipara las luchas de Obama con la comunidad juda estadounidense, el LA Times inform que las polticas de Carter estaban "teniendo un impacto corrosivo en la opinin juda estadounidense... Un prominente empresario judo y partidario de la campaa del presidente advirti a la Casa Blanca que a menos que las condiciones cambien para mejor para 1980, los recursos judos se usaran para apoyar un desafo a la nominacin del presidente". Eso le sucedi a Carter, pero no a Obama.

Carter contrat a un expresidente de AIPAC, Ed Sanders, como asesor en Medio Oriente, y mientras tanto puso en peligro todo su capital personal y poltico para convocar a las conversaciones de Camp David, por un sentido de obligacin personal con Sadat. Carter tema otra guerra, y Sadat le haba dicho a Carter que tendra que tener una guerra "para llevar a los israeles a la mesa de negociaciones".

Sadat estaba dispuesto a comprometerse incluso con Jerusaln para conseguir un acuerdo. Begin quera una ciudad indivisible, la capital de Israel; finalmente permiti que Estados Unidos se engolosinara, diciendo que la posicin estadounidense sobre Jerusaln segua siendo la misma que haban establecido previamente los embajadores de Estados Unidos ante la ONU, pero sin explicarlo. Aunque las resoluciones de la ONU decan que Jerusaln era territorio ocupado.

Carter sigui adelante con las promesas de autonoma palestina, incluidos los pasaportes en nombre de Palestina y las elecciones sobre el futuro palestino, con todos los palestinos que votaran desde Cisjordania al extranjero. Vance alent a Carter, de quien Eizenstat dijo en notas de ese momento: "Vance era muy prorabe. Vance era insufrible en ese tema. Pero otros miembros de la administracin obstaculizaron la visin de autonoma del presidente. "Ser un desastre", dijo el vicepresidente.

Begin apart a Carter con lo que el presidente consider como mala fe. En el borrador del texto del acuerdo, la autonoma de los palestinos se negociara durante 5 aos y habra una congelacin de colonias durante ese perodo. Pero Begin finalmente interpret que la congelacin duraba solo 3 meses, el perodo de negociacin para la parte egipcia de las conversaciones.

[El] malentendido estropeara la relacin entre Begin y Carter durante el resto del mandato de Carter como presidente y, creo, influy en su relacin con Israel por el resto de su vida...

"[l] rompi su promesa", dijo Carter.

Eizenstat reconoce que los palestinos "fueron los mayores perdedores" del acuerdo. Los oficiales egipcios se rebelaron por los compromisos de Sadat, y uno renunci; pero el embajador de Egipto, Abdel Raouf El Reedy, le dijo a Eizenstat en una entrevista de 2013 que Sadat se lav las manos, diciendo: "[Hemos hecho por Palestina todo lo que pudimos, pero este problema nunca se resolver".

Mientras tanto, Israel exigi 3.300 millones de dlares de EE.UU. para ayudarle a reubicar una base militar del Sina a Israel. Eizsentat nunca vio a Carter golpear la mesa con tanta furia como en ese momento. Dijo que no "permitira a Israel comprar la paz" y sinti que Israel estaba tratando de "extorsionar dinero" de los Estados Unidos.

VII. Egipcios e israeles firman un trato, mientras Begin hace chistes sobre la explosin del hotel King David.

Carter reconoci que "no hemos hecho nada ms que perder polticamente" al oponerse a las colonias, pero continu presionando a Begin hasta el punto en que el primer ministro temi "una ruptura total con Washington" por las colonias y los palestinos.

Sin embargo, el gobierno israel expandi las colonias en Cisjordania incluso mientras continuaban las negociaciones sobre un acuerdo egipcio.

Las colonias de Israel en Cisjordania se convirtieron en el tercer carril de la diplomacia de Medio Oriente. Es posible que Carter hubiera podido resolver la disputa si hubiera sido elegido para un segundo mandato, pero no fue as. Ronald Reagan no se comprometi con el Medio Oriente".

Carter luego se ampli viajando a Israel en marzo de 1979. En una reunin en la Suite Presidencial del Hotel King David, Begin se jact delante de Carter por haberlo hecho en 1946. "Siempre me ha gustado el Hotel King David". Sabes, lo hice estallar una vez, usando explosivos en botes de leche. Le gust la broma, sonriendo al concluir: No te preocupes, no lo volver a hacer.

El acuerdo emergente con Egipto inclua un acuerdo de energa que le da a Israel acceso al petrleo estadounidense a precios de mercado si Israel no poda satisfacer sus demandas en los mercados internacionales, "una promesa que Estados Unidos nunca haba hecho antes (o desde entonces) a ningn otro pas". Y Carter quera anunciarlo antes de la eleccin porque "el apoyo judo [estaba] rezagado", escribe Eizenstat.

26 de marzo de 1979, Washington, DC, EE. UU. - El presidente egipcio Anwar as-Sadat, el presidente estadounidense Jimmy Carter y el primer ministro israel Menachem Begin se dan la mano al firmar los acuerdos de Camp David, un tratado de paz firmado por Sadat y Begin. Washington, DC, EE. UU., 16 de marzo de 1979. - Imagen de CORBIS

VIII. Carter pierde las elecciones de 1980.

Carter perdi por un "desplazamiento, obtuvo solo el 40 por ciento del voto judo, el porcentaje ms bajo de cualquier presidente demcrata en los tiempos modernos". Cmo sucedi eso? Carter pareca "algo ajeno a sus partidarios judos" y logr tener una "serie de decisiones diplomticas fallidas sobre las resoluciones de la ONU sobre Israel" que empeoraron las cosas, escribe Eizenstat.

Tambin hubo una controversia que puso fin al mandato de Andrew Young como embajador de Carter en la ONU. 

Young haba sido elegido para el Congreso en 1972. Con la ayuda de Eizenstat, Young desarroll una posicin fuerte sobre Israel que atraa a la influyente comunidad juda en Atlanta, y la llev consigo al Congreso, donde compil una impecable votacin record pro israel".

Pero como embajador Young sostuvo una reunin informal con Zehdi Labib Terzi, el representante de la OLP ante la ONU y profesor de literatura inglesa en Columbia, en el verano de 1979. De ese modo, "rompi una regla oficial establecida por Henry Kissinger como Secretario de Estado... acordar con Israel que los Estados Unidos no negociaran con la OLP. Carter renov este compromiso durante su campaa electoral para mantener el voto judo, y el Congreso formaliz y ampli la prohibicin diplomtica en 1976.

Eizenstat sugiere que los israeles filtraron la reunin de Young. "Nadie saba mejor que Dayan cmo despertar la ira de los judos estadounidenses" cuando se trataba de la reunin con Terzi, dice Eizenstat.

Young renunci y fue reemplazado por Donald McHenry. Y en marzo de 1980, una resolucin del Consejo de Seguridad que peda el desmantelamiento de las colonias se aprob con el apoyo de los Estados Unidos. "Vance y el propio presidente estaban buscando una oportunidad para enviar una fuerte seal a Menachem Begin sobre el impacto que la expansin de las colonias estaba teniendo en las conversaciones sobre la autonoma de los palestinos".

La Casa Blanca crea que todo lo acordado sobre Jerusaln haba sido eliminado de esa resolucin, dice Eizenstat; pero no era as. La resolucin 465 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contena numerosas referencias a Jerusaln, y se adopt tres semanas antes de las primarias demcratas de Nueva York.

El personal de la campaa en Nueva York se rebel, le dijo Mondale a Carter; Los trabajadores estaban literalmente saliendo de la sede. "[Mondale] estaba lvido y" desanimado ", pronosticando con precisin que"revivi a Kennedy "y le costara a Carter la primaria de Nueva York... Mondale era como un hombre posedo [diciendo]: 'Tenemos una tormenta de fuego' ".

Carter desaprob la resolucin, pero Mondale culp a Vance, y Rosalynn Carter dijo que Cy Vance no era del palo poltico, ya que testific ante el Congreso y dijo que era una poltica de la administracin.

El dao estaba hecho. Antes de Nueva York, el presidente Carter haba barrido en nueve estados de todo el Medio Oeste y el sur y solo haba perdido Massachusetts. Haba ganado Illinois, ganando el 70 por ciento de los demcratas judos, y tena una ventaja en las encuestas del 20 por ciento sobre Kennedy. Se inform que Kennedy planeaba retirarse despus de las primarias de Nueva York. Pero: "En la primaria sufrimos deserciones judas masivas". Y Kennedy gan a Nueva York por 59 a 41 por ciento.

En un voto clave de la ONU, la oposicin a las colonias provoc la separacin de Carter del oficialismo judo estadounidense, dice Eizenstat. "Los aullidos de indignacin de Israel, AIPAC y los principales lderes judos estadounidenses alcanzaron su nivel ms alto... el 24 de marzo en una reunin del personal de la Casa Blanca, Carter se quej: "La comunidad juda nunca me ha dado un respiro, incluso cuando Begin est en el extremo ms extremo, y otros israeles estn de acuerdo conmigo".

Carter prevaleci sobre Kennedy en la convencin demcrata en Nueva York; pero en la eleccin general, Carter recibi "el porcentaje ms bajo de apoyo de la comunidad juda estadounidense a cualquier candidato presidencial demcrata moderno": 45 por ciento, un 70 por ciento menos que 4 aos antes (Reagan y John Anderson se dividen el resto, 39/15) .

Carter incluso pag por el histrico tratado de paz que haba negociado entre Israel y Egipto en Camp David. El presidente tuvo que "empujar a ambos bandos, y a la comunidad juda no le gust el hecho de que haba empujado a Israel", dijo ms tarde el gur poltico del presidente, el difunto Ham Jordan. Eizenstat escribe:

Desde la primaria de Nueva York en adelante, creo que a Carter le qued la idea de que los judos de Nueva York no solo lo haban derrotado en la primaria, sino que tambin fueron un factor en su prdida en noviembre. Tambin se sinti herido por la amarga oposicin por el voto de la ONU del alcalde judo egocntrico de la ciudad de Nueva York, Ed Koch, incluso despus de que Carter literalmente salvara a su ciudad de la bancarrota".

Ham Jordan dijo que parte de la oposicin era cultural, una sospecha de Carter como bautista del sur.

Begin tambin contribuy a ese disgusto. Aunque l habl amablemente sobre Carter de vez en cuando, continu haciendo declaraciones para intentar atraer a la comunidad juda en su favor en el proceso de paz. En verdad, ninguna buena accin queda sin castigo".

La presidencia de Carter es justamente legendaria. Su devocin por la autonoma palestina lanz un proceso de paz de dos estados -que ha fracasado- durante ms de 40 aos (ms de 70 se remontan desde la particin de la ONU), frustrado por el gobierno israel que trabaja con los lderes sionistas estadounidenses.

Las lecciones de la cada poltica de Carter nos acompaan hasta el da de hoy. Estuvo en la Casa Blanca durante la llegada del lobby israel como una fuerza en la poltica estadounidense. La ignorancia voluntaria de su poder sobre la prensa es, por supuesto, un componente de su efectividad. Aunque eso al fin puede estar cambiando, presenciar el artculo de Michelle Alexander en el New York Times diciendo que al fin estaba dispuesta a sufrir las consecuencias en la carrera al enfrentarse al lobby.

El hecho de que Carter no haya logrado obtener nada para los palestinos ha sido su punto de apoyo desde que dej el cargo. l ha solventado esa deuda honorablemente. Sus declaraciones sobre las condiciones palestinas y el futuro palestino son nobles, y se ganaron la excomunin del Partido Demcrata en los ltimos das. La base progresista del partido y sus jvenes hroes seguramente lo honrarn.

Philip Weiss es fundador y coeditor de Mondoweiss.net.

Fuente: https://mondoweiss.net/2019/02/settlements-alienated-eizenstat/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su inetgridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter