Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-02-2019

El IBI, impuesto de patrimonio de las clases bajas

Juan Francisco Martn Seco
Repblica


Quizs sea el de patrimonio el impuesto ms odiado y vilipendiado por ese pensamiento nico que se ha adueado de la economa, lo cual, hasta cierto punto, tiene su lgica ya que este tributo junto con el de sucesiones y el de renta constituyen los instrumentos esenciales de la progresividad del sistema fiscal. No pretendo en esta columna refutar el discurso falaz que se suele emplear para denostarlo. Para ello, vase mi artculo en este mismo peridico del 22 de septiembre de 2011 o en mi libro Economa, mentiras y trampas de la editorial Pennsula. Persigo, eso s, sealar la contradiccin que representa el hecho de que los mismos que condenan sin paliativos este tributo muestren indiferencia e incluso promocionen el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que es en realidad un gravamen sobre la riqueza, si bien limitado a un nico tipo de patrimonio, el inmobiliario. Este tributo tiene adems el agravante de no ser progresivo, sino proporcional (lo que en cierta forma es congruente al no incidir sobre todas las riquezas del contribuyente). Ser tal vez esa ausencia de progresividad la razn de que este gravamen no moleste demasiado a los realmente adinerados, que son los que imponen el pensamiento nico.

En Espaa, el IBI es el impuesto que ms ha crecido en los ltimos treinta aos. Su recaudacin nunca se ha reducido, por el contrario, se ha multiplicado por ocho desde 1990. Incide directamente sobre la vivienda, que es el nico ahorro y patrimonio del que dispone la mayora de los ciudadanos. El 77% de los espaoles tienen casa en propiedad, diez puntos ms que en la media de la Unin Europea. En este caso, s nos encontramos frente a un impuesto que grava a las clases medias y bajas y, adems, como ya se ha dicho, de una manera proporcional y no progresiva.

Sobre la vivienda inciden tambin otra serie de impuestos: plusvala municipal, plusvala estatal, transmisiones patrimoniales, etc., que hacen que, en Espaa, segn la OCDE, el porcentaje que representa la imposicin sobre el patrimonio inmobiliario respecto a la totalidad de ingresos est muy por encima del de la mayora de los pases de la Organizacin. Curiosamente, los que recurren al argumento de la doble imposicin para oponerse al impuesto de patrimonio o al de sucesiones no encuentran objecin a que se paguen dos veces por el mismo concepto las plusvalas generadas en las ventas de los inmuebles. Una vez al ayuntamiento, y otra al Estado dentro del impuesto sobre la renta.

El Impuesto sobre el Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (conocido popularmente como plusvala municipal), que solo grava los inmuebles urbanos (no las grandes fincas de los terratenientes), se ha convertido en un tributo discrecional, puesto que cada ayuntamiento aplica los criterios que cree convenientes y de forma nada transparente. Hay que aadir que la obligacin de este gravamen se genera en cualquier transmisin, incluso en los casos en los que se produce por herencia, lo que no ocurre en el impuesto sobre la renta con la plusvala estatal (llamada habitualmente la plusvala del muerto). La arbitrariedad de esta figura tributaria es tan clara que el Tribunal Constitucional ha tenido que intervenir y considera que este impuesto vulnera el principio constitucional de capacidad econmica en la medida en que no se vincula necesariamente a la existencia de un incremento real del valor del bien, sino a la mera titularidad del terreno durante un periodo de tiempo.

Habr que considerar, adems, tal como ya se ha dicho, que el Estado en el IRPF grava tambin el incremento de los bienes inmuebles manifestado en las transmisiones (las llamadas plusvalas). Esta carga fiscal se ha hecho tremendamente gravosa despus del injusto y distorsionante tratamiento dado a estas operaciones en la reforma fiscal de 2014. Desde la implantacin del IRPF por la Ley 44/1978, una cuestin ha estado siempre presente en el desarrollo legislativo: cmo descontar la inflacin de las plusvalas de manera que no se grave una ganancia que es puramente ficticia. El tema es especialmente relevante cuando el incremento patrimonial se produce en la transmisin de un activo que ha permanecido largo tiempo en el patrimonio del sujeto pasivo (suele ocurrir con los inmuebles), ya que el efecto de la inflacin se acenta, de tal forma que la parte de ganancia debida a la prdida de valor de la moneda puede llegar a ser muy elevada. Por ello, en las sucesivas reformas de la Ley, el legislador ha introducido en todos los casos mecanismos correctores (aunque no siempre los mismos) para separar los incrementos reales de los ficticios.

En 2014, el Gobierno decidi modificar el rgimen fiscal vigente en aquel momento sobre esta materia, y aun cuando el injustificable tratamiento previsto en el proyecto se suaviz a lo largo de la tramitacin parlamentaria, las plusvalas por la venta de un inmueble tributan en el IRPF por cantidades muy superiores a las que corresponda con anterioridad a la reforma. Especial gravedad reviste este tema para los inmuebles adquiridos en los aos setenta y principios de los ochenta, puesto que, dado el tiempo transcurrido y las elevadas tasas de inflacin de aquellos aos, dichas ventas pasaron de estar casi exentas a tributar en un porcentaje significativo de la totalidad del valor inmueble.

Los damnificados no son desde luego ni las empresas ni los contribuyentes de rentas altas, que tienen todos sus inmuebles depositados en sociedades, ya que a todos ellos se les ha dado la opcin en mltiples ocasiones de revalorizar todos sus activos sin coste alguno. Afecta en mayor o menor medida a las clases medias con una segunda vivienda, y en especial a personas mayores jubiladas o a punto de jubilarse y que han considerado la propiedad inmobiliaria como la mejor forma de ahorrar para completar la pensin frente a los fondos de pensiones, y ahora, despus de sufrir la merma de valor de la crisis inmobiliaria, se les dice que van a perder un porcentaje importante del resto de sus ahorros.

En Espaa, la propiedad inmobiliaria est fundamentalmente en manos de las clases medias y bajas. La verdadera riqueza se encuentra, por el contrario, en el capital mobiliario al que por supuesto no le afecta ni el IBI ni la plusvala municipal y cuenta con infinidad de medios para escapar del gravamen de las plusvalas en el impuesto sobre la renta. De ah la importancia del impuesto de patrimonio y del de sucesiones, y de ah tambin el empeo del neoliberalismo econmico en suprimirlos.

Fuente: https://www.republica.com/contrapunto/2019/02/07/el-ibi-impuesto-de-patrimonio-de-las-clases-bajas/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter