Portada :: Ecologa social :: El genocidio industrial del amianto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2019

Uso inadecuado de estudios sesgados
Biopersistencia del crisotilo

Henri Pzerat
Fundclas


Este artculo fue publicado por el fallecido investigador Henri Pezerat en el ao 2009. Para esa poca Canad continuaba siendo un pas lder en la exportacin de asbesto crisotilo y el Instituto del Crisotilo de Quebec operaba bajo los apoyos del Gobierno canadiense. Hoy en da Canad renunci a la exportacin de este peligroso mineral, y declar en el ao 2018 la prohibicin del asbesto en su pas, apoyando iniciativas como la Convencin de Rotterdam que busca incluir al asbesto crisotilo en el anexo III de sustancias peligrosas. Igualmente Brasil, otro jugador importante en el escenario internacional de los pases exportadores, prohibi el consumo interno y cerr las minas de asbesto para exportacin. Por lo dems, las observaciones del Dr. Pezerat siguen teniendo una renovada vigencia frente al tema de la biopersistencia.

 

A pesar de que es ampliamente aceptado que la exposicin a cualquier tipo de asbesto puede aumentar la probabilidad de contraer cncer de pulmn, mesotelioma, tumores benignos y trastornos pleurales, los fabricantes de productos que contienen asbesto y algunos sindicatos de mineros afirman que el crisotilo no causa enfermedad, o que no existe la evidencia suficiente para llegar a esa conclusin. Al mismo tiempo, el Dr. D. M. Bernstein ha publicado varios estudios con animales, financiados por el Instituto del Crisolito de Qubec, para determinar su biopersistencia en los pulmones. El protocolo del estudio de Bernstein present una vida media de la fibra muy corta, lo que le permite concluir una dbil carcinogenicidad del crisolito. Los hallazgos de Bernstein contradicen los resultados obtenidos por cientficos independientes. Sus resultados nicamente pueden ser explicados por un agresivo tratamiento previo a las fibras, introduciendo varias fallas y fragilidades en las estructuras de las fibras, lo que provoca una rpida hidratacin, acompaada de la ruptura de las fibras largas en los pulmones. Palabras claves: asbesto, Instituto del asbesto, cncer relacionado con el asbesto, biopersistencia, crisolito, Instituto del crisolito.

Los minerales catalogados como asbesto estn divididos en dos grandes grupos: serpentinos y anfbolos. El crisotilo es el nico tipo de asbesto derivado del grupo serpentino. Hay un acuerdo general entre cientficos y agencias de la salud que la exposicin a cualquier tipo de asbesto, crisotilo o anfbolo, puede causar cncer de pulmn, mesotelioma, tumores benignos y desordenes pleurales (1-10).

Sin embargo, los fabricantes de crisotilo, gobiernos de naciones productoras de asbesto y algunos sindicatos de mineros afirman que sus productos no causan enfermedad o que no existe suficiente evidencia para llegar a esa conclusin exacta. De esta forma, continan oponindose a cualquier medida para prohibir el uso de este material en todo el mundo y as, continuar promoviendo su uso alrededor del planeta (11). Por ejemplo, Rusia protest cuando expertos de la salud en el 2007, durante el foro de seguridad de la sociedad mundial en Mosc, hicieron un llamado por una prohibicin global del asbesto, debido a los riesgos asociados con la exposicin a este mineral. Una compaa lder de asbesto en Rusia argument que Es solo una campaa de relaciones pblicas cuando afirman que el asbesto mata.

Sin embargo, los cientficos en el foro internacional, expresaron que aproximadamente 100,000 personas mueren por enfermedades relacionadas con el asbesto cada ao. Rusia es el principal mundial productor de asbesto, ya que suministra aproximadamente el 40% del asbesto a nivel mundial. Rusia se opone a la prohibicin debido al impacto econmico que esto tendra. Los expertos rusos afirman que cerca de 500,000 trabajadores rusos podran perder sus trabajos, si se aprobara la prohibicin global del asbesto. Junto con Rusia, los mayores productores de asbesto son China, Canad, Kazajstn, Brasil y Zimbabue.

Canad domina el comercio mundial con una exportacin de aproximadamente 300,000 toneladas de asbesto crisotilo. En ese pas, el Instituto del Crisotilo (IC), anteriormente conocido como el Instituto del asbesto, es el brazo de presin de la industria del asbesto. El IC promociona una serie de estudios que concluyen que el crisotilo es seguro de usar (13). Estos estudios sirven como ejemplo para entender cmo las empresas tienden a utilizar la ciencia para lograr el crecimiento de las ganancias, y escapar de la responsabilidad, a expensas de los trabajadores enfermos y muertos (14).

El IC ayuda a financiar y pone en circulacin masiva unas crticas revisionistas a los documentos de la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) sobre la eliminacin de las enfermedades relacionadas con el asbesto. La OMS afirma que, Teniendo en cuenta que no hay evidencia de un umbral para el efecto cancergeno del asbesto, y que existe incremento en el riesgo del cncer en poblaciones expuestas a bajos niveles, la forma ms eficiente para eliminar las enfermedades relacionadas con el asbesto es detener el uso de todos los tipos de asbesto (15).

En las crticas financiadas por el Instituto del Crisotilo, el Dr. Bernstein afirma que la base cientfica para los enunciados y las conclusiones de la OMS estn siendo desafiados por numerosos estudios. Esta conclusin est basada en gran medida, en datos sobre la biopersistencia del crisotilo en los pulmones, lo que ha llevado a los polticos de Quebec a declarar que un ao despus de un perodo de inhalacin de crisotilo, no hay ni un solo fibra o efecto secundario en el organismo humano. Tales declaraciones tienen implicaciones muy serias para la salud pblica y son cuestionadas por un cuerpo significativo de reconocidos cientficos.

Por lo tanto, es esencial debatir el desarrollo experimental de tales datos, en los que se basan estas declaraciones. Los datos publicados por Bernstein y sus colegas se derivan nicamente, a partir de estudios de inhalacin con ratas (18-24). Los primeros estudios fueron financiados por la Union Carbide Corporation, el antiguo propietario de una mina y una fbrica de crisotilo y el mismo que hoy enfrenta millonarias demandas en dlares, relacionadas con el asbesto; mientras que los estudios posteriores fueron financiados por los productores de asbesto a travs del Instituto del Crisotilo.

FACTORES QUE DETERMINAN EL POTENCIAL CANCERGENO DE LAS FIBRAS DEL MINERAL

Hasta qu grado la biopersistencia de la fibra (Vida media) en los pulmones determina la potencia carcinognica de estas fibras? Los expertos reunidos en el 2005 por la Agencia Internacional para la Investigacin del Cncer (IARC por sus siglas en ingls) de la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) concluyeron que:

La composicin qumica de los sustitutos (del asbesto) es un factor clave que influye en la estructura y las propiedades fisicoqumicas, tales como el rea de la superficie, la reactividad de la superficie, la solubilidad, etc. Se debe prestar atencin no solo a la composicin qumica de las fibras, sus elementos principales y su trazabilidad, sino tambin a los elementos contaminantes o acompaantes, incluida su especiacin. La generacin de radicales libres derivados de la fibra favorece el dao al ADN y sus mutaciones. Las propiedades de la superficie son un factor determinante en la respuesta inflamatoria.

En relacin a la dimensin de la fibra y la deposicin, se puede suponer que existe una continua variacin en la potencia cancergena de las fibras respirables, la cual aumenta dependiendo de la longitud.

La biopersistencia de una fibra aumenta la carga sobre el tejido, por lo tanto, puede aumentar el nivel de toxicidad de las mismas. Para las fibras vtreas sintticas, hay evidencia en animales que demuestra que el potencial de carcinogenicidad aumenta con la biopersistencia. Lo anterior, sin embargo, no ha sido demostrado para otras fibras (25). Adems, Hughes et. al descubri que el crisotilo y la crocidolita eran inductores con el mismo poder de inducir cncer de pulmn en los seres humanos (26). Por lo tanto, en este ejemplo, parece que las diferencias de biopersistencia, si son reales, no estn relacionadas con la potencia.

Varios factores entran en juego cuando hablamos de la duracin y potencia de la carcinogenicidad de una fibra. Para todas las partculas insolubles o relativamente respirables que son insolubles, el factor principal implicado en la carcinogenicidad es la reactividad de la superficie, la cual est vinculada a la composicin qumica de la fibra y su estructura. Las caractersticas dimensionales y la biopersistencia son simplemente dos parmetros complementarios adicionales.

El hierro bivalente (Tambin hierro trivalente en algunos compuestos) desempea un papel importante en la interfaz que se produce entre las fibras (o partculas) y un medio biolgico. El hierro bivalente, un donante de electrones, causa la formacin de especies radicales de oxgeno y nitrgeno activado, que son extremadamente agresivos y juegan un papel clave en la carcinognesis (27-31). Los iones Fe2+ (In ferroso) son particularmente comunes como sustitutos del magnesio en el crisotilo canadiense y en su contaminante fibroso primario, la nemalita, un hidrxido de magnesio el cual se ha demostrado que induce el mesotelioma en experimentos con animales (31).

Los expertos de la OMS coinciden en que las propiedades carcingenas de las fibras varan, dependiendo de la longitud. Destacan que, en aras de prevenir el cncer, debemos tener en cuenta las fibras de menos de 5 μm. El informe de la OMS confirma los hallazgos de los estudios realizados por el autor y sus colegas (33,34), concluyendo que en el estudio de la carcinognesis no hay justificacin alguna para limitar la investigacin sobre la carcinognesis del asbesto, a fibras de ms de 20 μm. Estos hallazgos estn de acuerdo con Tomatis y otros investigadores que concluyen que las fibras de todas las longitudes y dimetros juegan un papel en la induccin del mesotelioma. (35-41) El informe de la OMS pone el factor de la biopersistencia en su correcto lugar; es decir, un parmetro entre otros en la cadena causal que conduce al cncer, un factor en s mismo vinculado a la composicin qumica y a la estructura de las fibras y sus contaminantes

Para las fibras vtreas sintticas, la relacin entre la composicin qumica y la biopersistencia es algo obvio. En lanas minerales (lana de vidrio, lana de roca, lana escoria) hay iones alcalinos y alcalino-trreos (sodio, calcio, etc.) con una gran afinidad por el agua. Cuanto mayor sea su concentracin en el material dado, ms rpido el agua provocar que ese material se desintegre en un medio biolgico, lo que hace que la biopersistencia sea ms dbil. En contraste directo, la concentracin extremadamente baja de estos iones fcilmente hidratables, presentes en refractarias a base de fibras cermicas, por ejemplo, bruscamente aumentarn su persistencia en un medio biolgico.

Sin embargo, sera errneo concluir que la biopersistencia de las fibras vtreas sintticas es el nico parmetro para medir su carcinogenicidad. Investigadores franceses, incluido este autor, han demostrado esto en un estudio de seis muestras histricas de lanas minerales, todos materiales con baja biopersistencia (29). Tres muestras de lana de vidrio que contenan menos de 0,4% de hierro divalente, no mostraron ninguna actividad fuertemente oxidante que los pudiera vincular con radicales de oxgeno. Las tres muestras provenan de empresas donde los trabajadores expuestos no mostraban un exceso de cncer de pulmn. Tres muestras de lanas de roca an ms antiguas, (que datan de 1949 a 1974) produjeron activamente especies de radicales de oxgeno altamente agresivo en una medio acuoso, y esta actividad se clasific en el mismo orden que los porcentajes de hierro divalente (6.75-12% FeO). Estas muestras provenan de empresas donde un exceso de cncer de pulmn en poblaciones expuestas haba sido detectado. Este exceso pareca estar directamente relacionado con el contenido de hierro divalente en la lana de roca

Este estudio demuestra que incluso en niveles de biopersistencia dbil, la actividad carcinognica de la lana de roca puede ser importante. No obstante, Bernstein ignora estos hallazgos y concluye en un artculo reciente que, la estructura amorfa de las fibras vtreas sintticas, facilita el diseo de fibras en uso hoy en da, con baja biopersistencia. Tanto los datos epidemiolgicos y la base de datos de estudios con animales proporciona fuertes argumentos de que hay poco o ningn riesgo de salud asociado con el uso de fibras vtreas sintticas de baja biopersistencia (42).

LA BIOPERSISTENCIA DEL CRISOTILO Y LOS RESULTADOS DEL ESTUDIO DE BERNSTEIN

Se sabe que las fibras de crisotilo varan en longitud, por condiciones geolgicas presentes durante y despus de su formacin. Tambin pueden verse afectadas por defectos que rompen la continuidad de su estructura cristalina, creando zonas de fragilidad que son mucho ms propensas a la hidratacin, junto a la ruptura de fibras largas en cortas y la dispersin de fibras en fibrillas elementales que aparecen aisladas o reunidas en pequeas cantidades.

La mina Calidria en los Estados Unidos ofrece un ejemplo del crisotilo, cuya estructura fue profundamente afectada por fenmenos geolgicos, probablemente relacionados con lixiviados. No slo el crisotilo de esta mina se compone de una importante proporcin de fibras cortas, pero su superficie externa es de tres a cuatro veces mayor que la de otro crisotilo comercial de fibra corta. Esto significa que no slo tenemos dimetros ms pequeos, sino tambin una porosidad abierta debido a los numerosos defectos estructurales. Estas muestras estuvieron sometidas a duros tratamientos por lixiviados durante su historia geolgica, generando una gran cantidad de defectos estructurales que la hacen extremadamente frgil en un medio biolgico.

Estas observaciones sobre las diferencias en las fibras de crisotilo, relacionada con la historia geolgica de la mina de la que se toman las muestras, explican por qu los experimentos en animales de Bernstein, muestran diferentes valores de biopersistencia del crisotilo en las ratas (18-24), cuando estas muestras son tomadas de diferentes minas (Canad, Calidria, Brasil). Por ejemplo, en los estudios de Bernstein la vida media de fibras de crisotilo vara de 16 das a 7 horas para el crisotilo canadiense y la Calidria, respectivamente. Estos resultados son lgicos y son conocidos desde hace mucho tiempo, y las diferencias indicadas incluso podran aparecer en muestras tomadas de diferentes lugares en la misma mina.

Los efectos de las modificaciones estructurales que se produjeron durante los distintos periodos geolgicos pueden aparecer, e incluso se pueden intensificar fuertemente en los ambientes industriales, por no decir nada sobre los laboratorios, cuando las fibras son molidas, aplastadas, calentadas o, en otros casos, tratadas mecnicamente o con agua. Todas estas operaciones pueden inducir defectos estructurales que aparecen en las zonas de la superficie de la fibra que son extremadamente frgiles, cuando son atacadas por el agua dentro de los pulmones (43,44). La naturaleza e intensidad de los tratamientos previos, por lo tanto, afectan la vida media de la fibra respecto de su longitud (biopersistencia) cuando ingresa en los pulmones.

Bernstein dice poco y, en algunos casos nada, acerca del tratamiento a que fueron sometidas las fibras antes de ser usadas durante sus experimentos mediante inhalacin con aerosoles. En un artculo de 1994, se refiere a una pre-seleccin de fibras largas por sedimentacin en el agua; es decir, un tratamiento en un medio acuoso, lo que necesariamente implica la hidratacin y oxidacin, que provoca el efecto de disminuir la actividad de la superficie de la fibra y daa la estructura de la fibra (18). En un artculo de 2003 sobre crisotilo canadiense, Bernstein describe un mtodo de trituracin con alta velocidad de rotacin, particularmente perjudiciales para la estructura mineral: la muestra se lanza contra una superficie de trituracin continua (20). En otros artculos, (19,21-24) el tratamiento preliminar de las fibras se describe slo con una referencia a los dos artculos citados. Dado que la lixiviacin y la trituracin intensa puede daar seriamente la estructura de la fibra y acortar la vida media en los pulmones, este tratamiento preliminar plantea serios interrogantes.

DIVERGENCIAS ENTRE LOS AUTORES SOBRE LA BIOPERSISTENCIA DE LA FIBRA DE CRISOTILO

Los hallazgos de Bernstein y sus colegas sobre la duracin de la vida media del crisotilo en los pulmones, divergen ampliamente de aquellos hallazgos encontrados por otros equipos de investigacin; Las longitudes de tiempo segn Bernstein, siempre son ms cortas. Kimizuka et al., (45), Roggli y Brody (46), y Roggli et al. (47) observan que, contrario a Bernstein, la longitud media de las fibras retenidas en los pulmones aumenta con el tiempo.

La comparacin ms interesante se da entre el crisotilo canadiense, estudiado tanto por Bernstein et al. (20, 23) como por Coin et al (48, 49). Los dos grupos de investigacin no analizaron las mismas muestras canadienses y, lamentablemente, ninguno especifica el tratamiento al cual fue sometido el material antes de ser usado en las ratas por medio de aerosol. Bernstein (24) da algunas indicaciones acerca de cmo Coin et al. trataron sus fibras (sin incluir referencias precisas).

Bernstein y Coin obtuvieron resultados totalmente contradictorios, un mes despus del cese de la exposicin (en el experimento de Bernstein las ratas fueron expuestas 6 horas al da durante 5 das consecutivos; en el de Coin consista en solo 3 horas de exposicin). Bernstein encontr una vida media corta para las fibras largas en los pulmones (16 das para las fibras que miden ms de 20 μm), mientras que Coin encontr una vida media mnima de 114 das (para fibras que miden ms de 16 μm).

Coin et al. especificaron que, estadsticamente, el promedio de limpieza para fibras mayores que 16 μm no era significativamente diferente de cero (vida media infinita) (48). Esta cuasi-estabilidad en el tiempo se explica por la disminucin del dimetro promedio de las fibras, combinada con un nmero creciente de fibras largas; un fenmeno que se presenta debido a su divisin longitudinal. En el mismo estudio, Coin et al. demuestra que la tasa de limpieza de las fibras es inversamente proporcional a la longitud de la fibra: La vida media de las fibras que van desde 0,5 a 4 micras es de aproximadamente 10 das, contrario a los 114 das para las fibras mayores a 16 μm.

En contraste directo, los estudios por Bernstein demuestran que la vida media de la fibra aumenta, cuando disminuye su longitud. En su estudio sobre el crisotilo, las fibras superiores a 20 m tienen una vida media de 16 das frente a 107 das para las fibras menores a 5 μm (20). El aumento de la duracin de la vida media se explica en el artculo de Bernstein por el hecho de que las fibras largas se rompen rpidamente, aumentando as el nmero de fibras cortas en los pulmones y disminuyendo la limpieza de las mismas. En el experimento de Coin et al., el aumento del nmero de fibras largas se debe a la divisin longitudinal que es provocado por la ruptura de los enlaces de hidrgeno dbiles, que aseguran la cohesin de las fibrillas dentro de la fibra (49). El nmero de fibras cortas no se ve significativamente afectada por una ruptura de fibras largas. En los resultados de Coin, la eliminacin de las fibras cortas se acelera lgicamente por la fagocitosis, seguido por el transporte y despeje de los macrfagos.

La diferencia fundamental entre los resultados de los dos grupos de investigacin no pueden explicarse por una sobrecarga pulmonar, un trmino que generalmente es aplicado para una carga de ms de 1.5 mg. En el estudio de Coin et al. la carga total era solo alrededor de 30 μg, mientras que una sobrecarga en el estudio Bernstein habra resultado en una vida media ms larga de la fibra. Adems, contrario a lo que afirma Bernstein (24), la diferencia no puede explicarse por una excesiva concentracin de fibras cortas en el protocolo de Coin, porque en el estudio de Coin, un 32% de las fibras depositadas eran ms cortas a 4 μm un da despus de la exposicin, mientras que en Bernstein et al. se afirma que el 88% de las fibras depositadas eran ms cortas que 5 μm, un da despus del cese de la exposicin.

Parece que hay una sola explicacin para estos resultados contradictorios, y se trata de la densidad de defectos estructurales en las fibras. Tales defectos rompen la continuidad estructural de las fibras largas, creando zonas de fragilidad a lo largo de toda la longitud de la fibra, que a su vez generan cortes transversales tan pronto como las fibras entran en contacto con un medio acuoso.

En general, la alta incidencia de defectos transversales es el resultado de condiciones geolgicas antiguas o del manejo preliminar de las fibras.

Teniendo en cuenta los resultados de vida media obtenidos por Bernstein, que van de bajo a muy bajo, es probable que estos resultados estn estrechamente relacionados con el manejo preliminar de las muestras, los que a su vez generan mltiples defectos y rupturas a lo largo de las fibras largas.

Bernstein et al. solo recientemente (24) han mostrado un inters en los datos que Coin et al. publicaron en 1992, relacionados en primer lugar, con una crtica del estudio de Coin por una trituracin preliminar, excesivamente severa. Si eso hubiera sido el caso, los resultados de Coin habran sido contrarios a lo que afirman, ya que el primer efecto de dicho tratamiento es el de aumentar el nmero de defectos estructurales, debilitando as las fibras largas, y aumentando as, el nmero de fibras cortas. Si hubo una trituracin excesivamente severa, lo ms probable es que haya ocurrido en los estudios de Bernstein, y por el contrario, parecen incapaces de justificar sus resultados, en relacin con los obtenidos por Coin, Roggli y Brody.

CONCLUSIN

Los estudios sobre el crisotilo publicados por Bernstein y sus colegas carecen de rigor cientfico y credibilidad. Estos estudios de ninguna manera justifican la conclusin de los autores de que el crisotilo in vivo, no se comporta como una fibra, sino ms bien como una partcula, o que la exposicin al crisotilo solo puede causar cncer si los pulmones estn sujetos a exposiciones extremadamente altas o prolongadas. Tomatis et al (35), citando a diferentes autores (50-52) asegura que se ha afirmado repetidamente que los mesoteliomas pueden ser causados por exposiciones ligeras y/o breves. A pesar de las afirmaciones de Bernstein, en el caso del crisotilo, incluso en vidas medias ms cortas inferiores a varios meses o aos, y especialmente en el caso de exposicin renovadas da tras da, la agresin oxidante contra las macromolculas biolgicas, incluido el ADN, se seguirn manifestando en diferentes rganos, y los investigadores han demostrado que el crisotilo es la fibra predominante que se encuentra en la pleura (53-55).

Tampoco hay justificacin para afirmar que todas las fibras biopersistentes mantienen su efecto txico original, durante un largo perodo en los pulmones. Por su composicin y estructura, ciertas fibras, en el medio pulmonar, pueden dejar de tener actividad en la superficie y por lo tanto perder su toxicidad, mientras que otras pueden adquirir una renovada actividad en la superficie, siguiendo a unas interacciones con entidades endgenas como pueden ser los iones de hierro.

Los resultados de Bernstein no constituyen progreso cientfico. Por el contrario, estn siendo errneamente utilizados por el lobby internacional de los productores de asbesto para sugerir que el crisotilo es inofensivo Esta peligrosa afirmacin, particularmente, compromete la salud de los trabajadores en pases en desarrollo donde las condiciones de vida y las condiciones laborales, combinadas con una atencin mdica inadecuada, aumenta la morbilidad y mortalidad producto de la exposicin al crisotilo

REFERENCIAS

  1. IARC. Asbestos: Monograph on the Evaluation of Carcinogenic Risk to Man. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer. 1988.

  2. ATSDR. Toxicological profile for asbestos. U.S. Public Health Service. U.S. Department of Health & Human Services. Atlanta. Agency for Toxic Substances and Disease Registry. 2001.

  3. NTP. Report on Carcinogens, Eleventh Edition. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, National Toxicology Program. 2005.

  4. WHO. Environmental Health Criteria 203: Chrysotile Asbestos. Geneva. World Health Organization. 1998.

  5. Henderson DW, Rdelsperger K, Woitowitz HJ, Leigh J. After Helsinki: A multidisciplinary review of the relationship between asbestos exposure and lung cancer, with emphasis on studies published during 1997-2004. Pathology. 2004; 36(6):517-50.

  6. Hein MJ, Stayner LT, Lehman E, Dement JM. Follow-up study of chrysotile textile workers: cohort mortality and exposureresponse. Occup Environ Med. 2007; 64(9):616-25.

  7. Smith AH, Wright CC. Chrysotile asbestos is the main cause of pleural mesothelioma. Am J Ind Med.1996; 30(3):252-66.

  8. Stayner LT, Dankovic DA, Lemen RA. Occupational exposure to chrysotile asbestos and cancer risk: a review of the amphibole hypothesis. Am J Public Health. 1996; 86(2):179-86.

  9. Yano E, Wang ZM, Wang XR, et al. Cancer mortality among workers exposed to amphibole-free chrysotile asbestos. Am J Epidemiol. 2001;154(6):538-43.

  10. Lemen RA. Chrysotile asbestos as a cause of mesothelioma: application of the Hill causation model. Int J Occup Environ Health. 2004; 10(2):233-9.

  11. Egilman D, Fehnel C, Bohme SR. Exposing the myth of ABC, anything but chrysotile: A critique of the Canadian asbestos mining industry and McGill University chrysotile studies. Am J Ind Med 2003; 44(5):540-557.

  12. Mesothelioma News: Russia, worlds largest producer of asbestos, protests asbestos ban proposed by international forum. Available from: http://www.mesotheliomanews.com/2007/09/17/russia-worlds-largest-producer-of-asbestos-protestsasbestos-ban-proposed-by-international-forum/.

  13. Asbestos Institute: Conclusive Results from a Study by International Scientists Quebec Chrysotile Proven to be Far Less Hazardous. Canadian Corporate News, September, 2003. Available from: http://findarticles.com/p/articles/mi_hb5559/is_200309/ai_n23426424?tag=artBody;col1

  14. Egilman D, Roberts M. RE: controlled use of asbestos. Int J Occup Environ Health. Letter. 2004; 10(1):99-103.

  15. WHO. Elimination of Asbestos-related Diseases. September, 2006. Available from: http://whqlibdoc.who.int/hq/2006/WHO_SDE_OEH_06.03_eng.pdf

  16. Chrysotile Institute. A Review of the WHOs Document on the Adverse Health Effects of Exposure to Asbestos and WHOs Recommendations on the Prevention of Asbestos-related Diseases. September, 2008. Available from: http://www.chrysotile.com/en/news/news.aspx/?id=45&lang=en

  17. Corbeil ritre lengagement du gouvernement du Qubec soutenir lindustrie du chrysotile (Minister Corbeil reiterates the governments commitment to sustaining the chrysotile industry). February 25, 2005. Available from: http://www.mrn. gouv.qc.ca/presse/communique-detail.jsp?id=4085.

  18. Bernstein DM, Mast R, Anderson R, et al. An experimental approach to the evaluation of the biopersistence of respirable synthetic fibers and minerals. Environ Health Perspect. 1994; 102 Suppl 5:15-18.

  19. Bernstein DM, Chevalier J, Smith P. Comparison of Calidria chrysotile asbestos to pure tremolite : inhalation biopersistence and histopathology following short-term exposure. Inhal Toxicol. 2003; 15(14):1387-419.

  20. Bernstein DM, Rogers R, Smith P. The biopersistence of Canadian chrysotile asbestos following inhalation. Inhal Toxicol. 2003; 15(13):1247-1274.

  21. Bernstein DM, Rogers R, Smith P. The biopersistence of Brazilian chrysotile asbestos following inhalation. Inhal Toxicol. 2004; 16(9):745-761.

  22. Bernstein DM, Chevalier J, Smith P. Comparison of Calidria chrysotile asbestos to pure tremolite: Final results of inhalation biopersistence and hispathology examination following shortterm exposure. Inhal Toxicol. 2005; 17(9):427-449.

  23. Bernstein DM, Rogers R, Smith P. The biopersistence of Canadian chrysotile asbestos following inhalation: Final results through 1 year after cessation of exposure. Inhal Toxicol. 2005; 17(1):1-14.

  24. Bernstein DM, Rogers R, Smith P, Chevalier J. The toxicological response of Brazilian chrysotile asbestos: A multidose subchronic 90-day inhalation toxicology study with 92-day recovery to assess cellular and pathological response. Inhal Toxicol. 2006; 18 (3-6):313-332.

  25. WHO Workshop on Mechanisms of Fibre Carcinogenesis and Assessment of Chrysotile Asbestos Substitutes. Lyon, France. November 8-12, 2005. Available from: http://www.who.int/ipcs/publications/new_issues/summary_report.pdf

  26. Hughes JM, Weill H, Hammad YY. Mortality of workers employed in two asbestos cement-manufacturing plants. Br J Ind Med. 1987 Mar; 44(3):161-74.

  27. Zalma R, Bonneau L, Guignard J, et al. Formation of oxy-radicals by oxygen reduction arising from the surface activity of asbestos. Can J Chem. 1987; 65: 2338-2341.

  28. Bonneau L, Suquet H, Malard C, Pezerat H. Studies of surface properties of asbestos. I. Active sites on surface of chrysotile and amphiboles. Environ Res. 1986; 41:251-267.

  29. Fournier J, Guignard J, Nejjari A, et al. The role of iron in the redox surface activity of fibers. Relation to carcinogenicity. In, Mechanisms in Fibre Carcinogenesis. Plenum Press; 1991, p. 407-414.

  30. Elias Z, Poirot O, Schneider O, et al. Cytotoxic and transforming effects of some iron-containing minerals in Syrian hamster embryo cells. Cancer detection and prevention. 1995; 19(5):405-414

  31. Berger M, de Hazen, Nejjari A, Fournier J, et al. Radical oxidation reactions of the purine moiety of 2-deoxyribonucleosides and DNA by iron-containing minerals. Carcinogenesis. 1993; 14(1):41-46.

  32. Pott F, Ziem U, Reiffer JF, et al. Carcinogenicity studies on fibers, metal compounds and some others dusts in rats. Exp. Path. 1987; 33(3):129-152.

  33. Bertrand R, Pezerat H. Fibrous glass: carcinogenicity and dimensional characteristics. In, Biological Effects of Mineral Fibres, Vol. 2, IARC Scientific Publication No. 30; 1980, p. 901- 911.

  34. Bonneau L, Malard C, Pezerat H. Studies on surface properties of asbestos. II. Role of dimensional characteristics and surface properties of mineral fibers in the induction of pleural tumors. Environ Res. 1986; 41: 268-275

  35. Tomatis L, Cantoni S, Carnevale F, et al. The role of asbestos fiber dimensions in the prevention of mesothelioma. Int J Occup Environ Health. 2007; 13(1):64-9.

  36. Paoletti L, Falchi M, Batisti D, et al. Characterization of asbestos fibers in pleural tissue from 21 cases of mesothelioma. Med Lav.1993; 84:373-8.

  37. Boutin C, Dumortier P, Rey F, et al. Black spots concentrate oncogenic asbestos fibers in the parietal pleura. Thoracoscopic and mineralogic studies. Am J Respir Crit Care. 1996; 153:444-9.

  38. Suzuki Y, Yuen SR. Asbestos fibers contributing to the induction of human malignant mesothelioma. Ann NY Acad Sci. 2002; 982:160-76.

  39. Suzuki Y, Yuen SR . Asbestos tissue burden study of human malignant mesothelioma. Ind Health. 2001; 39:150-160.

  40. Suzuki Y, Yuen SR, Ashley R. Short, thin asbestos fibers contribute to the development of human malignant mesothelioma: pathological evidence. Int J Hyg Environ Health. 2005; 208:201-10.

  41. Dodson RF, Williams MG, Corn CJ, et al. Asbestos content of lung tissue, lymph nodes, and pleural plaques from former shipyard workers. Am Rev Respir Dis. 1990; 142:843-7.

  42. Bernstein DM. Synthetic vitreous fibers: a review toxicology, epidemiology and regulations. Crit Rev Toxicol. 2007; 37(10):839-86. Review.

  43. Zalma R, Guignard J, Pezerat H, Jaurand MC. Production of radicals arising from surface activity of fibrous minerals. In, Effects of Mineral Dusts on Cells. Springer Verlag; 1989. p. 257-264.

  44. Suquet H. Effects of dry grinding and leaching on the crystal structure of chrysotile. Clays and Clay Minerals. 1989; 5:439-445. 45.

  45. Kimizuka G, Wang NS, Hayashi Y. Physical and microchemical alterations of chrysotile and amosite asbestos in the hamster lung. J Toxicol Environ Health. 1987; 21: 261-264. 46.

  46. Roggli VL, Brody A R. Changes in number and dimensions of chrysotile asbestos fibers in lungs of rats following short-term exposure. Exp Lung Res. 1984;7:133-147.

  47. Roggli VL, George MH, Brody AR. Clearance and dimensional changes of crocidolite asbestos fibers isolated from lungs of rats following short-term exposure. Environ Res. 1987; 42: 94-105.

  48. Coin PG, Roggli VL, Brody AR. Deposition, clearance and translocation of chrysotile asbestos from peripheral and central regions of the rat lung. Environ Res.1992; 58:97-116.

  49. Coin PG, Roggli VL, Brody AR. Persistence of long, thin chrysotile asbestos fibers in the lungs of rats. Environ Health Perspect. 1994;102, Sup5:197-199.

  50. Gardner MJ, Saracci R. Effects on health of non-occupational exposure to airborne mineral fibers. In Mignon J, Peto J, Saracci R, ed. Non Occupational Exposure to Mineral Fibers. IARC Scientific Publication No. 90, Lyon, France: IARC, 1989: 375-97.

  51. De Vos Irvine H, Lamont DW, Hole DJ, et al. Asbestos and lung cancer in Glasgow and the west of Scotland. Br J Med. 1993; 306:1503-6.

  52. Hillerdal G. Mesothelioma cases associated with non-occupational and low dose exposures. Occup Environ Med. 1999; 56:505-13.

  53. Sebastien P, Janson X, Gaudichet A, et al. Asbestos retention in human respiratory tissues: Comparative measurements in lung parenchyma and in parietal pleura. In: Wagner J ed. Biological Effects of Mineral Fibres. Lyon, France; International Agency for Research on Cancer, 1980, pp 237-246, (IARC Scientific Publications No. 30).

  54. Dodson RF, Williams MG, Corn CJ, et al. Asbestos content of lung tissue, lymph nodes, and pleural plaques from former shipyard workers. Am Rev Respir Dis. 1990; 142:843-7.

  55. Kohyama N, Suzuki Y. Analysis of asbestos fibers in lung parenchyma, pleural plaques, and mesothelioma tissues in North American insulation workers. Ann N Y Acad Sci. 1991; 643:2752.

 

Este artculo es una traduccin liderada por la Universidad Juan N. Corpas, bajo la tutela de la antroploga Marcela Arandia y su grupo de estudiantes, en coordinacin con el Director de FundClas, Sr. Guillermo Villamizar. Agradecimientos especiales a los siguientes alumnos: Mara Paula Lasso, Mariana Reyes, Paula Villalobos, Andrea Murillo, Andrea Torres, Claudia Mazuera, Gabriela Uribe, Jhonatan Giraldo, Laura rodrguez, Maria Fernanda Parra, Mnica Salas y Mara Gabriela Leal.

Fuente: https://fundclas.org/biopersistencia-del-crisotilo/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter