Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2019

Uruguay
Las cnicas mentiras de Tabar Vzquez en Pueblo Centenario

Marcelo Marchese
Rebelin


El carnaval ms grande del mundo desembarc en Pueblo Centenario con sus murgas y humoristas, sus negros y lubolos, sus bombos y platillos y sobre todo, con sus mscaras y caretas de plstico.

Todo fue un montaje grotesco, empezando por la apariencia de dilogo que tuvo el esperpento, y terminando con las mentiras descaradas que, sin el menor atisbo de pudor, se lanzaron, desde el prestigio y poder que tiene una institucin de nuestra Repblica, a toda la poblacin. El Presidente minti y sabe que minti y cualquier ciudadano puede, con slo leer el Contrato ROU UPM, apreciar estas mentiras desesperadas.

Veamos algunas de las aberraciones que se dijeron ayer en Pueblo Centenario por parte de la murga que con todo derecho, podra aspirar al premio del carnaval del engao y de la estafa.

1- El tren no tiene nada que ver con UPM y se har con o sin UPM.

Esta mentira repite algunas mentiras anteriores como la regasificadora se har con o sin Aratir o el puerto de aguas profundas se har con o sin Aratir. El asunto es muy sencillo. Nadie habl de hacer este tren hasta que UPM exigi, y est en el Contrato, que nosotros lo hagamos. Como es un escndalo que el pueblo uruguayo pague de su bolsillo 2400 millones de dlares en un tren para una trasnacional, el gobierno inventa que el tren no tiene nada que ver con la trasnacional. Segn el Contrato, UPM tendr las vas a su servicio las 24 horas del da los 365 das del ao, y UPM designar al operador ferroviario y sern los tcnicos de UPM quienes fiscalicen la construccin de las vas. El tren que supuestamente no ser de UPM, saldr desde la puerta de la planta de UPM, y llegar a la terminal portuaria de UPM.

2- Los beneficios que tiene UPM son los mismos beneficios de las empresas uruguayas.

Si las empresas uruguayas tuvieran los mismos beneficios que UPM, el Estado se derrumbara, pues un Estado necesita del pago de impuestos para funcionar. UPM paga impuestos, pero no los paga ac. Por acuerdo de nuestro gobierno con el gobierno de Finlandia, los impuestos los paga all. A ninguna empresa uruguaya se le asegura que se le comprar toda la energa elctrica que produzca, a un precio fijo y por veinte aos, aunque no la precisemos. A ninguna se le brinda un ferrocarril para uso exclusivo, ni se le da preferencia en el uso del agua de un ro, ni se le da esa inmensa cantidad de agua gratuitamente, ni se le da una terminal portuaria, ni un viaducto, ni se le refuerzan los puentes, ni se le asegura celeridad en los trmites ambientales, ni se le da estabilidad jurdica, es decir, a ninguna se le asegura que de ac al infinito nadie podr legislar nada que la afecte, ni se le permite zafar de los tribunales de la Repblica y acudir a los tribunales que ella gobierne en EEUU, ni se le permite escribir nuestros planes de estudio ni nuestras leyes laborales.

3- Se ha dado plazo a UPM hasta febrero de 2020 para una definicin sobre el tema, pero se espera una respuesta antes para empezar a concretar todas las obras.

El Contrato dice precisamente lo contrario. Tenemos que hacer las obras, las vas del ferrocarril, el viaducto, la terminal portuaria y reforzar los puentes, y luego de terminado todo esto, slo ah, UPM decidir si se instala o no se instala.

4- La inversin de UPM ser de 4000 millones de dlares. Esta mentira circul por varios aos, hasta que en el Contrato UPM declar que la inversin ser de 2400 millones de dlares. No sabemos si llegar a invertir esa cifra, pero de seguro, ms que eso no invertir. No tiene objeto mentirle a la poblacin cuando cualquiera puede acceder al Contrato, pero al parecer, no importa, pues el Presidente cree que la gente es tonta. O cree que la gente es tonta o ni siquiera ley el Contrato que firm o las dos cosas. El 80% de esos 2400 millones ser maquinaria que venga de afuera. Seguramente, cuando mencion los 4000 millones que significarn la inversin, el Presidente tuvo un lapsus, estaba pensando que a nosotros, los uruguayos, UPM nos costar 4000 millones de dlares, sin obtener siquiera un 1% de las acciones. Se qued corto. Nos costar muchsimo ms que 4000 millones de dlares.

5- Tenemos estudios independientes para evaluar los impactos de las pasteras.

Si tenemos esos estudios independientes dnde estn? Con qu pruebas el Presidente afirma lo que afirma y destrata a un ciudadano indignado, que lo acusa de repetir como un loro los informes de las consultoras a sueldo de UPM? El gobierno olvida su Decreto Mordaza, que impide que los investigadores de la Universidad revelen el estado de nuestras aguas, sin la aprobacin previa del Gobierno? El ciudadano indignado tiene razn. El gobierno no ha realizado estudios independientes para evaluar los efectos econmicos, sociales y ambientales de las plantas de celulosa. No puede afirmar sin mentir, que las plantas de celulosa han levantado zonas deprimidas. Ro Negro es uno de los departamentos con mayor desocupacin en el pas. El gobierno se ha dedicado a repetir la propaganda de UPM, pues el gobierno se ha puesto la camiseta de UPM, el gobierno, a decir verdad, es el capataz de UPM en Uruguay.

6- Si UPM contamina, la cerramos.

Si este delirio fuera cierto, no se le estara asegurando a UPM celeridad en los trmites ambientales. Desde el momento en que el gobierno se convierte en capataz de UPM, no es creble su funcin de contralor en ningn aspecto. Segn el capataz, la planta se instalar pese a quien pese, viole las normas ambientales que viole, arrase las leyes nacionales que arrase. Adems, y esto es clave, si el gobierno pretendiera cerrar la planta, expondra al pas a juicios multimillonarios, pues como el Contrato establece, UPM apelar ante un tribunal del Banco Mundial, el mismo Banco Mundial que conceder los prstamos para que UPM instale su segunda planta.

7- Todo se ha hecho a la luz pblica.

El Contrato fue negociado en secreto, sin generar el debate pblico necesario ante una inversin indita por parte del Estado, y ante los cambios que generar en nuestro orden institucional. El gobierno se cuid de no pasar por el Parlamento la aprobacin de este Contrato, pues ello hubiera permitido, entre otras instancias, la posibilidad de un referndum.

8- No han nacido nios con dos cabezas.

Aqu nuestro Presidente ha dicho una verdad, o en rigor, una media verdad, lo que lo transforma en una terrible mentira. Si el Presidente quiere hacernos creer que 106 millones de litros de efluentes diarios, arrojados al ro, no le harn dao a ese ro y a la salud de la gente, all l. Pero la media verdad es la siguiente: con estas pasteras y estos contratos de inversin, no han nacido nios de dos cabezas, pero s han aparecido monstruos de dos cabezas, gobernantes que con un rostro contestan con soberbia al pueblo que le paga el sueldo, pero con el otro rostro adoptan el gesto del siervo obsequioso. Gobernantes que a un digno ciudadano que enfrent a la dictadura le contestan con desprecio, cuando ellos mismos en tiempos de la dictadura ni siquiera sabemos qu estaban haciendo, pero con certeza, no estaban enfrentando a la dictadura. Gobernantes que frente a toda la poblacin montan un tablado para mentir de forma alevosa, hacindose los defensores del dilogo y la tolerancia, para apenas salir del foco del tinglado, frotarse las manos y congratularse de los dudosos negocios que estn llevando a cabo, a costa del sacrificio de todo el Pas.

Para un gobierno, para este tipo de gobierno, es necesario mentir, pero no se puede mentir de forma tan estruendosa, de forma tan exagerada, de forma tan insultante. La escandalosa mentira ha demostrado que el Gobierno siente temor. Hemos sido nosotros, todos los que enfrentamos este Contrato despreciable, los que hemos logrado, con nuestro paciente trabajo, que el Gobierno se expusiera de esta manera lamentable. Seguiremos informando a nuestro pueblo, seguiremos con nuestra noble tarea, la tarea de hablar con nuestro hermanos para defender nuestra tierra, nuestra gente y nuestra cultura. No necesitamos mentir, no necesitamos armar un circo, no necesitamos usar mscaras. Nos costar, pero derribaremos este Contrato repugnante. Nos hemos demostrado a nosotros mismos, el gobierno nos lo acaba de demostrar, que el trabajo y la verdad rinden sus frutos.

Que muera la cultura de la desesperanza y que viva y cumpla su destino, el movimiento ciudadano nacido para derribar este contrato monstruoso y despreciable.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter