Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2019

Volver, bajo Trump, a los das de Irn-Contra

Wayne Madsen
La pupila insomne

Demostrando que est adoptando el libro de jugadas de los neoconservadores todos los das que le restan en el cargo, Donald Trump le dio a los neocons una gran victoria cuando nombr a Elliott Abrams, el criminal del escndalo Irn-Contra, como su enviado especial para Venezuela


Abrams se declar culpable en 1991 de dos cargos por retener informacin sobre la venta secreta de armas estadounidenses por dinero en efectivo para ayudar a suministrar armas ilegalmente a los contras de la derecha nicaragense, que luchaban contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Abrams deba haberse dirigido a una prisin federal, pero el presidente George H. W. Bush, un co-conspirador no procesado en el escndalo, emiti indultos a Abrams y sus cinco colegas de conspiracin, el ex secretario de Defensa Caspar Weinberger, el ex asesor de seguridad nacional Robert McFarlane y los ex funcionarios de la Agencia Central de inteligencia Alan Fiers, Duane 'Dewey' Clarridge y George Clair, en la vspera de Navidad de 1991, durante las ltimas semanas de su administracin.

Abrams evit ser acusado de crmenes ms graves por el abogado independiente Lawrence Walsh porque hizo un trato de ltimo minuto con los fiscales federales. Trump, quien no ha ocultado su desdn por los testigos federales que cooperaron, normalmente habra llamado a Abrams una "rata", un trmino gangsteril que significa informante. El hombre que ayud a disear los perdones para Abrams y sus cinco amigos condenados no era otro que el Fiscal General de Bush, William Barr, quien acaba de ser juramentado como el Fiscal General de Trump. El presidente Trump, quien siempre est denunciando la presencia del "estado profundo" que frustra su accionar, se ha convertido en el principal guardin de esa entidad.

Durante una audiencia reciente del Comit de Asuntos Exteriores de la Cmara de Representantes de los EE. UU., la congresista recientemente nombrada Ilhan Omar, demcrata de Minnesota, record a sus colegas y al mundo sobre el trasfondo srdido de Abrams.

Omar se centr en la historia criminal de Abrams:

'Sr. Abrams, en 1991 usted se declar culpable de dos cargos de retencin de informacin al Congreso con respecto al caso Irn-Contra, por los cuales posteriormente fue indultado por el presidente George H.W. Bush. No comprendo por qu los miembros de este comit o el pueblo estadounidense deben considerar que cualquier testimonio que usted brinde hoy sea verdico.'

Abrams, como es la naturaleza de los neocons, rechaz responder a Omar tildando sus comentarios como "ataques personales".

El uso de mercenarios y "escuadrones de la muerte" por Abrams y sus colegas criminales para llevar a cabo guerras secretas en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala durante el gobierno de Ronald Reagan en la dcada de 1980 ha retornado bajo Trump.

Abrams fue contratado por neoconservadores como el asesor de seguridad nacional John Bolton, el vicepresidente Mike Pence y el secretario de estado Mike Pompeo para supervisar un aumento de la concentracin militar estadounidense en Colombia. Se dice que hay 5.000 soldados estadounidenses para apoyar los esfuerzos de los paramilitares y militares de Venezuela para derrocar al presidente Nicolas Maduro.

Se cree que Abrams y Bolton tambin contrataron los servicios de otro conspirador no procesado en el caso Iran-contra, Michael Ledeen, un colega del deshonrado y condenado ex Consejero de Seguridad Nacional de Trump, el Teniente General retirado Michael Flynn. Ledeen y Flynn son coautores de un libro titulado "El campo de la lucha: Cmo podemos ganar la guerra mundial contra el Islam radical y sus aliados". El libro no contiene nada ms que la estupidez neoconservadora estndar que uno podra esperar de gente como Ledeen.

Una investigacin oficial sobre el escndalo Irn-Contras conducida por el senador republicano John Tower de Texas concluy que el amigo de Abrams y Ledeen, el intermediario iran-judo Manucher Ghorbanifar, un activo del Mossad desde hace mucho tiempo y conocido prevaricador, contribuy decisivamente al establecimiento de los acuerdos clandestinos del trfico de armas con Irn.

Ghorbanifar ha estado durante mucho tiempo en la 'lista de quemados' de la CIA como un charlatn poco confiable, junto con otros en el Medio Oriente de similares dudosas credenciales, incluyendo a Ahmad Chalabi de Irak, Farid 'Frank' Ghadry de Siria y Samir 'Sami' Geagea de Lbano. Estos individuos, sin embargo, fueron cariosamente acogidos por neocons como Abrams y sus socios.

Abrams, cuyos vnculos con la inteligencia israel siempre han sido un punto de consternacin con los funcionarios estadounidenses de contrainteligencia, es parte de una vieja camarilla de demcratas antisoviticos de derecha que se unieron alrededor del senador Henry Jackson en los aos setenta. Junto con Abrams, este grupo de halcones de la guerra inclua a Richard Perle, Frank Gaffney, William Kristol, Douglas Feith, Lewis 'Scooter' Libby, Abram Shulsky y Paul Wolfowitz. Ms tarde, este grupo tendra sus huellas dactilares en grandes debacles de la poltica exterior de Estados Unidos, desde Nicaragua y Granada hasta el Lbano, Irak y Libia. Posteriormente, en diciembre de 2000, estos neocons consiguieron convencer a presidente electo George W. Bush de la necesidad de 'democratizar' el Medio Oriente. Esa poltica llevara ms tarde no la democracia sino el desastre al Medio Oriente rabe y al norte de frica.

Abrams y sus compinches no se detendrn con Venezuela. Tienen viejas cuentas que saldar con el Presidente Nicaragense Ortega. El inicio de las operaciones de "cambio de rgimen" en Nicaragua, apoyadas por la CIA y el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) en Miami, han estado en curso durante ms de un ao.

La administracin Trump ya ha logrado una especie de cambio de rgimen en El Salvador. Nayib Bukele, el ex alcalde de San Salvador, quien fuera expulsado del partido gobernante, el izquierdista Frente Farabundo Mart para la Liberacin Nacional (FMLN), y se uni al partido de derecha GANA, fue elegido recientemente presidente de El Salvador. Bukele rpidamente ha alineado las polticas de su pas con las de la administracin de Trump. Bukele se ha referido al presidente Maduro de Venezuela como un "dictador". Tambin ha criticado el reconocimiento de China por parte del anterior gobierno del FMLN y la ruptura de las relaciones diplomticas con Taiwn. Ser interesante ver cmo un sicofante como Bukele podr sobrevivir polticamente mientras Trump contina llamando a los desafortunados migrantes de su pas que buscan residencia en los Estados Unidos, 'violadores, pandilleros, asesinos y traficantes de drogas'.

Otro pas que se dirige a un dictador de "repblica bananera" instalado por Estados Unidos es Hait. El presidente Jovenal Moise ha presenciado disturbios en las calles de Puerto Prncipe cuando el Departamento de Estado de los Estados Unidos retir a todo el personal "no esencial" del pas. Moise, cuyo pas ha recibido 2 mil millones de USD en ayuda petrolera de Venezuela, para ayudar a compensar el aumento de los precios del combustible, ha continuado apoyando al gobierno de Maduro. Sin embargo, en el artificio neocolonial y administrado por Estados Unidos, la Organizacin de Estados Americanos (OEA), los enviados de Moise han estado bajo una presin tremenda para cortar los lazos con Venezuela y reconocer al ttere estadounidense Juan Guaido como presidente venezolano. La negativa de Moise a hacerlo dio como resultado que bandas armadas se lanzaran a las calles de Puerto Prncipe exigiendo la renuncia de Moise. Es el mismo libro de jugadas de "cambio de rgimen" de los neoconservadores que se usa en Venezuela y Nicaragua.

Habr intentos similares para reemplazar a los gobiernos pro-Maduro en sus aliados restantes en la regin. Estos incluyen Surinam, Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas.

Abrams tambin fue contratado como asesor sobre poltica de Medio Oriente en el gobierno de George W. Bush. La carnicera de Irak es un claro testimonio de su historial. En 2005, se inform que dos funcionarios clave de la Casa Blanca de Bush, el subjefe de personal Karl Rove y el asesor adjunto de seguridad nacional Elliot Abrams dieron un guio y un s con la cabeza a los asesinatos por agentes pagados por Israel de tres importantes figuras polticas libanesas que buscaban un acercamiento con Siria y Hezbollah, el miembro del Parlamento libans Elie Hobeika, el ex jefe del Partido Comunista Libans George Hawi y el ex primer ministro Rafik Hariri.

En 2008, un panel de las Naciones Unidas encabezado por el ex fiscal canadiense Daniel Bellemare lleg a la conclusin de que Hariri fue asesinado por una "red criminal" y no por la inteligencia siria y libanesa ni por el Hezbol libans tal como lo propona Abrams y sus amigos en Washington.

La representante Omar di en el blanco al cuestionar por qu Abrams, cuyo nombre esta desacreditado, como sus dos colegas conspiradores, Oliver North y John Poindexter, cuyas condenas penales se anularon en apelacin, est trabajando para la administracin de Trump en Venezuela. La respuesta es que los neoconservadores, que pueden sentir, como aves de rapia, la debilidad poltica de Trump, han llenado el vaco dejado por las vacantes de primer nivel en la administracin.

Traduccin para La pupila insomne de Juan Fernndez

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2019/02/21/volver-bajo-trump-a-los-dias-de-iran-contra-por-wayne-madsen/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter