Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2019

El protagonismo de Trump impide cualquier solucin en su patio trasero

Aram Aharonian
CLAE / Rebelin

Fin de semana de tensin y nerviosismo en la frontera colombo-venezolana, donde detrs del caballo de Troya de la ayuda humanitaria que el pas no solicit, se esconde una posible invasin de tropas estadounidenses con el fin de salvaguardar los intereses actuales y futuros de EE.UU. y las empresas trasnacionales que representa.


El gobierno estadounidense afirm que el hemisferio occidental es "nuestra regin", y con ello justific su poltica de cambio de gobierno y rgimen de Venezuela, mientras el vicepresidente Mike Pence, anunci que viajar a Colombia el lunes 25 de febrero para declarar que es hora de cambiar el rgimen de Venezuela y participar en la cumbre del Grupo de Lima que se celebrar en Bogot.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, admiti que detrs de la preocupacin estadounidense por la "enorme crisis humanitaria", "tambin tenemos intereses de seguridad. Esta es nuestra regin. No queremos que esto sea un Estado ttere cubano en Venezuela", declar a la cadena NBC.

Agreg que "hay muchos intereses estadounidenses" en Venezuela y que el presidente Trump est determinado a proteger al pueblo estadounidense y proveer asistencia humanitaria a esta crisis real. Indic que este fin de semana "intentaremos entregar" cientos de toneladas de asistencia que "el pueblo estadunidense, nuestros contribuyentes, generosamente han pagado" (aunque no mencion si se le pregunt a ese pueblo si deseaba hacerlo).

El Departamento de Estado anunci que Elliott Abrams, representante especial para Venezuela quien fue condenado penalmente por mentir al Congreso durante el escndalo Irn-contras en los aos 80 y encubri la masacre de El Mozote, entre otras violaciones de derechos humanos en Centroamrica y quien ayud a impulsar el fallido golpe de Estado en Venezuela en 2002 viajar a la base area militar de Homestead, en Florida, y de ah a Ccuta, Colombia, "para apoyar (el sbado 23) la entrega de asistencia humanitaria a la gente ms vulnerable en Venezuela

En el transcurso de las semanas recientes, Trump y su equipo, junto con legisladores clave como Marco Rubio -que han promovido esta operacin para derrocar al presidente constitucional Nicols Maduro, han dejado en la ambigedad si estn o no preparando el uso de fuerza militar en la confrontacin con el gobierno venezolano. Cuando se les ha preguntado al respecto, han repetido que "todas las opciones estn sobre la mesa".

Mientras, el gobierno venezolano anunci que estar "cerrada hasta nuevo aviso", la frontera entre Venezuela y Brasil y ante bloqueo de EEUU, a consign una lista de la asistencia tcnica humanitaria a travs de la Organizacin de la Naciones Unidas (ONU), la cual contiene los requerimientos de medicinas y alimentos para un ao, tras aceptar la asistencia tcnica humanitaria de la Unin Europea, a travs de la ONU.

El mandatario venezolano indic que esta decisin se tom tras la reunin que tuvo la vicepresidenta con la delegacin del Grupo de Contacto Internacional (GCI), encabezado por la Unin Europea y Uruguay, que visita el pas desde el 20 de febrero.

En tanto, unas 300 toneladas de medicinas y equipamiento enviados por Rusia llegaron a Venezuela. La ayuda ofrecida por EEUU representa un 6% (270 toneladas mtricas) de atencin en comparacin con lo que los Comits Locales de Abastecimiento y Produccin (Clap) venezolanos distribuyen en un solo da a la poblacin (4.479 toneladas mtricas).

En 2018, segn Maduro, los Clap entregaron casi 120 millones de combos, un milln 800 mil toneladas mtricas. Maduro, calific esta supuesta ayuda humanitaria como un show meditico, al tiempo que agreg que con estas cifras se demuestra que Venezuela supera ampliamente las migajas que ofrece la derecha venezolana, imperio norteamericano y la oligarqua colombiana.

La tesis estadounidense

La idea de los intervencionistas guiados por el gobierno tuitero de Donald Trump es que, ante el anuncio de algunas toneladas de alimentos y medicinas del lado colombiano, en Venezuela haya una marea humana que corra a recibir ese material y agradezca a los gobiernos de EEUU, Colombia y al secretario general de la OEA, Luis Almagro, el expulsado por su propio partido.

Ese movimiento humano, estiman los estrategas, chocar con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y presumen que si hay choques y muertos venezolanos se gestara la excusa perfecta de la intervencin militar humanitaria para las tropas estadounidenses y sus aliados.

El guin es un remake del empleado en Yugoslavia, Libia y Siria, entre otros pases que a la postre resultaron destruidos casi en su totalidad. Pero parte de premisas falsas, de realidades virtuales lanzadas por su batalln de medios y la manipulacin de fakenews por las redes sociales que, lamentablemente, ellos mismo creyeron.

La realidad-real parece ser muy diferente: Miles de personas se concentraron en el Puente Angostura, en la frontera con Brasil, uno de los lugares anunciados por la oposicin para el ingreso de la supuesta ayuda humanitaria. Una real demostracin de fuerza frente a las amenazar de invasin militar estadounidense (con apoyo colombiano y brasileo) con excusa de la ayuda humanitaria.

Este contexto de confrontacin se quiere llevar a otros puntos de Sudamrica. Mara Faras, quien tiene doble nacionalidad, venezolana y costarricense, y designada por Guaid como "embajadora" en Costa Rica, tom con un grupo de simpatizantes la legacin del gobierno venezolano en San Jos. Mutis por el foro por parte del gobierno tico.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, coment en Twitter: "Cual ladrones un grupo de desconocidos ingres a la sede de la embajada de Venezuela en Costa Rica. El gobierno de ese pas, que reconoce a Guaid, dijo que la toma "es inaceptable, pues lesiona elementales normas diplomticas de respeto y confianza de las relaciones, y sobre todo, del derecho internacional".

El padre de Mara Faras es un militar relacionado con el caso de la Finca Daktari, de 2004, en el que se detuvo a un grupo de paramilitares colombianos acusados de querer generar en Venezuela un falso positivo asesinando a venezolanos para culpar al entonces presidente Hugo Chvez, recuerda la prensa venezolana.

Pero tambin asaltaron la sede del consulado venezolano en Quito y agredieron a personal diplomtico. Lenn Moreno hizo mutis por el foro. Es un peligroso juego que ante la agresin imperial, el gobierno deje a Guaid corretear como si se tratara de un muchacho alocado. Es un usurpador al servicio de EEUU para arrebatar los bienes de la Nacin y ocuparla militarmente. El Gobierno apuesta a que el tiempo convencer a esa opinin internacional que lo adversa que se deje de vainas. No es slo pasividad, asombra la ambigedad del gobierno venezolano, dice el analista Juan Manuel Rodrguez.

Cul es la clave del discurso de Trump? Los militares. La persuasin. La ayuda humanitaria. Lo mejor es que desobedezcan a Maduro, antes que sea demasiado tarde. Dice que ya no hay vuelta atrs. Y el general Vladimir Padrino Lpez responde que vamos a resistir, vamos a vencer. No es comedia. Y sin embargo, todo puede transformarse en tragedia, aade.

El protagonismo de Trump limita a la oposicin

El protagonismo de la administracin de Donald Trump, decisivo para forzar la asfixia econmica de Venezuela a travs de las sanciones a la petrolera estatal PDVSA, corre el riesgo de opacar la iniciativa de la oposicin, que lleva aos preparando el terreno para una transicin democrtica. Considerar el impulso de Estados Unidos como la nica manera de lograr la salida del poder de Maduro ha siso, quiz, el gran error poltico.

Somos nosotros los nicos protagonistas de la historia que estamos escribiendo hoy, proclam hace das el diputado Miguel Pizarro, presidente de la comisin especial encargada del seguimiento de la ayuda humanitaria y miembro de Primero Justicia, que ha aglutinado al electorado menos radical de la oposicin venezolana.

La sobreactuacin de Estados Unidos en la crisis venezolana es, adems, el principal pretexto del oficialismo para agitar el fantasma de una intervencin exterior.

Ms medido ha sido, en cambio, el apoyo de la Unin Europea, que hasta decidi participar en un grupo de contacto y abri la puerta a la posibilidad de facilitar una negociacin, aunque sin xito al menos por el momento.

Al continuar la presin estadounidense contra Venezuela, el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, advirti que los militares venezolanos sern responsables de lo que pueda ocurrir este sbado, cuando se intente ingresar al pas petrolero la "ayuda humanitaria" solicitada por el titular de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaid, quien se autoproclam "presidente encargado".

La oposicin de Venezuela est cada vez ms enfocada en tratar de convencer a militantes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela de que se unan a un gobierno de transicin, en momentos en que el presidente Nicols Maduro se aferra al poder pese a una indita presin para que renuncie, sealan Brian Ellsworth y Sarah Marsh, de la agencia britnico-estadounidense Reuters.

En un esfuerzo por conseguir el respaldo militar, el Parlamento opositor tramita un proyecto de amnista para funcionarios y militares que desobedezcan al mandatario. Pero las deserciones militares han sido mnimas y los altos mandos han reiterado su lealtad a Maduro, quebrando las esperanzas de un cambio rpido.

Reuters seala que lderes opositores hablan cada vez ms sobre incluir a figuras del PSUV en un posible gobierno de transicin. Esa transicin supone un gran acuerdo nacional entre las fuerzas polticas del pas, dijo Edgar Zambrano. No creo que Washington comprendiera las complejidades del objetivo Venezuela, dijo un exfuncionario estadounidense.

Hay que entender que el chavismo no es slo Maduro, dijo el segundo vicepresidente del Congreso, Stalin Gonzlez, en comentarios que provocaron una reaccin violenta en redes sociales.

Crticos o traidores

En un acto condado por diestra y siniestra, exministros chavistas como Ana Elisa Osorio, Gustavo Mrquez, Rodrigo Cabezas, Hctor Navarro y Jorge Giordani, y dirigentes de Marea Socialista como Oly Milln, Gonzalo Gmez, el socilogo Edgardo Lander, se entrevistaron (dicen que sin reconocerlo) con Juan Guaid.

Otros que han marcado distancia del gobierno de Nicols Maduro, siguen siendo crticos, pero no entreguistas. Destacadas figuras del chavismo han reaccionado enrgicamente contra la pretensin opositora de asumir el poder mediante una intervencin extranjera, como Javier Biardeau, Maripili Hernndez, quienes se han encontrado con un pequeo grupo de lderes y figuras de opinin de la oposicin, que tambin disienten de la estrategia de ruptura del dilogo y derrocamiento mediante el apoyo extranjero.

En ese estn el exalcalde acciondemocratista Claudio Fermn, Enrique Ochoa Antich, Manuel Isidro Molina y otros varios dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS). Este partido emiti incluso una declaracin institucional en la que deplor la injerencia extranjera con el clsico toque masista de acusar a los dos bandos.

La direccin de esta crisis est en manos de los EEUU, del presidente Trump, los cubanos, los rusos, los chinos y los colombianos que son quienes estn decidiendo acerca del desarrollo del conflicto de Venezuela, sostienen.

En dos semanas, hasta la prensa hegemnica trasnacional, cartelizada (incluyendo a CNN en espaol e ingls), ha cambiado su vocabulario respecto a Guaid, y pasaron de citarlo como presidente a llamarlo por lo que es, titular de la Asamblea Nacional.

Mensaje a la UE: de elecciones ni hablar

La presin de la Unin Europea por una inmediatas elecciones libres tampoco hizo mella en la oposicin radical. Maduro desafi a Guaid a convocar elecciones, ya que se asume presidente interino. Lo hizo en el marco de suposiciones, ciertamente, pero lo dijo fuerte y claro. Guaid ni se dio por enterado, pero hte aqu- esos periodistas que los lo siguen a todos lados, no le pregunt sobre este tema que para los europeos es crucial: elecciones.

Quiere o no quiere elecciones Guaid? Quiere o no quiere elecciones la oposicin? Es evidente que el plan de tomar el Gobierno por asalto no tiene marcha atrs, seala el portal Supuesto Negado.

Cada vez est ms claro que un pequeo grupo de derecha, encarnado en el partido Voluntad Popular, radicalizado y envalentonado por el apoyo del perro rabioso Trump, quiere el poder solo por las malas. Y no piensa arriesgarse a ir a una eleccin sin acabar primero con todo vestigio de chavismo activo, e incluso de antichavismo no alineado con la nueva minora dirigente, aade.

Lo real es que el 2 de febrero qued demostrado que las movilizaciones opositoras han decado bruscamente con respeto a las del 23 de enero, pero se han radicalizado las consignas en favor de una intervencin estadounidense y la guerra civil. Sucede lo contrario con el apoyo al Gobierno, amalgamado y unificado por la amenaza de exterminio que pende sobre el chavismo y la izquierda en general.

De todas maneras, ni el crecimiento del apoyo al Gobierno ha sido importante, ms que de tal cosa se puede hablar de recuperacin parcial, ni el decrecimiento sustantivo de la causa golpista da para hacerla insignificante o despreciable desde el punto de vista de una poltica de masas o como fuerza de apoyo a la violencia, analiza SN.

Invisibilizar el referndum cubano

Hoy la guerra vuelve a estar en las puertas de Cuba. Desde cundo en Cuba no se respira un ambiente blico? En la propia Venezuela, con toda la violencia que impacta a primera vista, cundo se ha vivido una guerra desde los tiempos de la independencia? La suerte de las dos repblicas est echada en un mismo tiro de dados.

Qu casualidad!: el domingo se juega Cuba su nueva Constitucin. El da antes vence el ultimtum dado a Venezuela insolentemente. Cuba-Venezuela-petrleo-economa-solidaridad-socialismo, todo en juego por un apriete de tuercas del imperio. Demasiada suspicacia pensar que el da de gracia de Venezuela dependa de la fecha en que Cuba intentar de manera indita darse una Constitucin.

Concierto por la guerra

Diez mil jvenes colombianos no podrn asistir al concierto que darn en Ccuta sus paisanos Vives y Juanes: campesinos, estudiantes, trabajadores, desempleados, fueron asesinados (segn los llamados falsos positivos que registra la ONU) por las fuerzas del orden y paramilitares sin que los cantantes que un magnate britnico contrat para envolver en un canto humanitario la opcin militar de EEUU contra Venezuela.

El concierto ser, anuncian, en Ccuta, capital del departamento Norte de Santander, con ms del 50% de su poblacin sumida en la pobreza (ms del 15% sumida en la pobreza extrema) y la violencia y, paradjicamente, dependiente de la economa de Venezuela. Es la zona de la masacre bananera en 1928 con tres mil campesinos asesinado por las trasnacionales y la elite colombiana.

Desde que asumi Ivn Duque, en agosto, la suma de lder sociales asesinados por fuerzas de seguridad y paramilitares superan los cuatro centenares, mientras cinco mil nios way, que s necesitan de ayuda humanitaria, murieron por desnutricin en la Guajira colombiana ante la invisibilizacin de los hechos por parte de la prensa hegemnica y, obviamente, de las cantantes contratados para este show belicista.

Asalia Venegas, docente universitaria, recuerda que el show no es original. Ya lo montaron en el mismo lugar, cuando el gobierno de Colombia viol la soberana de Ecuador y bombarde su territorio. Ante la protesta de Venezuela, se arm un concierto por la paz en la frontera, por donde entran al pas y reciben acogida los desplazados del narcotrfico, el paramilitarismo, las guerrillas y las fuerzas regulares de la nacin que hoy presenta todo su concurso para agredir a Venezuela y Amrica Latina.

Aram Aharonian: Periodista y comuniclogo uruguayo. Magster en Integracin. Fundador de Telesur. Preside la Fundacin para la Integracin Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la )

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter