Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2019

Huexca: neoliberales contra obradoristas

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


El asesinato de Samir Flores, activista social y destacado opositor a la planta termoelctrica de Huexca, en el estado de Morelos, tiene todos los visos de una provocacin. De un acto que pretende provocar un grave conflicto poltico.

Pero, como bien se sabe, todo conflicto poltico esconde un conflicto econmico. O, dicho de otro modo, todo conflicto poltico es en el fondo y en ltima instancia un conflicto de naturaleza econmica.

Y si se trata de un asunto econmico hay que preguntarse quin gana y quin pierde con el funcionamiento de la termoelctrica de Huexca. Y como lo demuestra toda la historia econmica de Mxico en los ltimos 100 aos, con la produccin de energa elctrica gana la sociedad, el pas, el pueblo de Mxico. Quines, entonces, pueden oponerse sensatamente a la produccin de electricidad?

La electricidad, sin embargo, puede ser producida por el sector pblico, por el gobierno, como lo fue por muchsimas dcadas; o bien, puede ser producida por la empresa privada, por el capital privado.

Y este es precisamente el sustrato del caso Huexca. Si se construye la termoelctrica, la produccin de electricidad ser de carcter pblico, lo que dejar a los productores privados sin una buena parte del mercado elctrico y, consecuentemente, sin una buena cantidad de ganancias dinerarias.

De modo que, en buena lgica, para los capitalistas del sector elctrico, la mayor parte de ellos extranjeros, es de la mayor importancia que no se construya la termoelctrica de Huexca, pues perderan muchos millones de dlares cada ao y por muchos aos.

Pero el capital privado tiene mucha experiencia en tirar la piedra y esconder la mano. No es tan ingenuo como para mostrar desembozadamente que son los capitalistas quienes se oponen a la termoelctrica. Prefieren que la oposicin tenga un rostro bonito. Y qu cara ms bonita y en apariencia ms noble que la proteccin del medio ambiente? Y qu mejor argumento emocional para oponerse a la planta que el asesinato de un opositor con buenas credenciales ambientales?

Slo que ni los rostros ms bellos ni las intenciones aparentemente ms nobles pueden esconder el inters econmico que mueve a los opositores a la termoelctrica de Huexca.

Vistos en trminos macroeconmicos, los hechos de Huexca son una disputa entre propiedad pblica y propiedad privada. Entre la apropiacin social de la riqueza social y la apropiacin privada de esa misma riqueza. Y, en resumidas cuentas, entre neoliberales y nacionalistas, es decir, entre neoliberales y obradoristas.

Blog del autor: www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter