Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2019

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (XVI)
Dinero y proceso de intercambio (actuaciones de los poseedores de mercancas)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Seguimos en el captulo III -Valor, trabajo y dinero- del libro de MH. Ocho apartados en total, estamos en el sexto de ellos: Dinero y proceso de intercambio (actuaciones de los poseedores de mercancas).


Por si quisieran asomarse un poco ms a las tesis e interpretaciones de MH: El Capital: una obra colosal para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones: Entrevista a Michael Heinrich (https://marxismocritico.com/2018/09/18/el-rechazo-de-marx-a-la-teoria-laboral-del-valor/)

El sexto apartado es el ms breve de este captulo, pp. 98-100.

Marx, seala MH, empieza a ocuparse explcitamente de los poseedores de mercancas y de sus actuaciones en el captulo segundo de EC: El proceso de cambio (en la edicin de OME, traduccin, presentacin y notas de Manuel Sacristn: OME 40, pp. 95-104). Como tales, como poseedoras de mercancas, las personas solo son representantes de la mercanca, seala el autor alemn. Por ello, nos recuerda, tena que investigarse (como hace Marx) en primer lugar la mercanca.

Si se considera solo la relacin de intercambio de las mercancas, vale -como forma de manifestacin del valor de la mercanca- cualquier otra mercanca con la que se intercambie.

Pero el poseedor de mercancas no quiere intercambiar la suya por cualquiera otra sino por una mercanca determinada: su propia mercanca no es valor de uso para l y su cambio ha de proporcionarle el valor de uso que necesita.

El poseedor de mercanca querra por tanto, seala MH, poder tratar su mercanca como equivalente general, querra que fuese inmediatamente intercambiable por todas las dems mercancas. Pero dado que esto es lo que desea cualquier poseedor de mercancas con respecto a la suya propia, ninguna mercanca es equivalente general.

Los poseedores de mercancas parece que se enfrenten a un problema en el proceso de intercambio. MH seala que Marx resuelve la solucin fctica a este problema de manera pregnante [1]:

Puestos en esa perplejidad, nuestros poseedores de mercancas reaccionan como Fausto; en el principio fue la accin. Y por eso obran antes ya de haber pensado. Las leyes de la naturaleza de la mercanca se actan en el instinto natural de los poseedores de mercancas. Estos no pueden relacionar entre ellas sus mercancas en cuanto valores y, por lo tanto, en cuanto mercancas, ms que si las relacionan y contraponen con alguna otra mercanca tomada como equivalente general. Este fue es un resultado del anlisis de la mercanca [*]. Pero solo la accin social puede convertir una determinada mercanca en equivalente general. Por eso la accin social de todas las dems mercancas segrega una mercanca determinada en la que todas exponen su valor desde todos los puntos de vista. De este modo la forma natural de esa mercanca se convierte en forma de equivalente socialmente vlida. A travs de la accin social, el ser equivalente general llega a ser funcin social especfica de la mercanca segregada o excluida. De este modo se convierte esta mercanca en dinero.

La cursiva - solo la accin social puede convertir una determinada mercanca en- es de MH. (*) Entre corchetes seala el autor: Es decir, el anlisis formal realizado por Marx en el primer captulo (Ha sido tratado en la seccin precedente de su libro).

Cojamos el hilo de nuevo.

El anlisis de la mercanca haba mostrado la necesidad de la forma general de equivalente.

Para comportarse hacia las cosas efectivamente como mercancas, para referir las cosas unas a otras como valores, los poseedores de mercancas tienen que referir sus mercancas a un equivalente general. Por lo tanto, su accin social tiene que convertir una mercanca en equivalente general y de ese modo en dinero real.

Las personas que intercambian sus mercancas son libres en sus acciones, prosigue MH, pero en tanto poseedores de mercancas tienen que seguir (es Marx quien habla ahora) las leyes de la naturaleza propia de las mercancas.

MH recuerda que ya Marx seal en el prlogo de EC que las personas solo aparecen en tanto que personificacin de categoras econmicas. Si en el anlisis se partiera de las actuaciones y de la conciencia de los poseedores de mercancas, aade, se estara presuponiendo ya el contexto social que hay explicar.

Por eso, era decisivo que Marx distinguiera en su exposicin entre las determinaciones formales de la mercanca y las acciones de los poseedores de mercancas, exponiendo en primer lugar esa determinaciones formales como tales, ya que constituyen el presupuesto de las acciones y reflexiones de los poseedores de mercancas (y que estos reproducen de nuevo con sus acciones). MH remite a un apartado ya estudiado, el III.II: Una demostracin de la teora del valor-trabajo?.

El dinero real es, pues, el resultado de la actuacin de los poseedores de mercancas.

No se basa de ningn modo, como sostena Locke (MH comenta: uno de los filsofos ms importantes de la burguesa reciente), en un acuerdo tcito. El dinero, insiste MH, no se introduce en un momento dado a travs de una deliberacin consciente como suponen, apunta crticamente, aquellos economistas que sostienen que el dinero se utiliza para simplificar el intercambio. Los poseedores de mercancas ya han actuado antes de haber pensado (de nuevo Marx): sus acciones deben dar como resultado el dinero, pues de otro modo que no se pueden referir las mercancas unas a otras como valores.

[En nota a pie, la 10 de este captulo, MH comenta que solo despus de que el dinero se ha desarrollado como resultado necesario -aunque inconsciente- de la accin de los poseedores de mercancas, se puede comprender el proceso histrico que produjo este resultado: en la exposicin de Marx, tras el desarrollo categorial se presenta un breve esbozo de la formacin histrica del dinero. En suma: primero la teora, el desarrollo conceptual; despus de la historia, el desarrollo rea de lo analizado].

As pues, resume MH:

1. El dinero no es un simple medio auxiliar de cambio a nivel prctico.

2. El dinero no es un mero apndice de la teora del valor a nivel terico.

3. La teora del valor de Marx es ms bien una teora monetaria del valor.

4. Sin la forma valor no pueden referirse unas mercancas a otras y solo la forma de dinero es la forma de valor adecuada para el valor.

5. Las interpretaciones sustancialistas del valor [2] son, por el contrario, teoras premonetarias del valor: creen poder desarrollar el valor sin referencia al dinero.

6. Tanto la teora del valor-trabajo de la economa poltica clsica como la teora utilitarista del valor de los neoclsicos son, todas ellas, teoras premonetarias.

7. Tambin la teora marxista usual del valor [3], aquella que considera que el valor est ya determinado de manera definitiva, con el tiempo de trabajo socialmente necesario es premonetaria.

En nota a pie, la 11, seala MH que fue sobre todo Hans-Georg Backaus quien puso de relieve el carcter monetario de la teora del valor de Marx y con ello influy de manera decisiva en la llamada nueva lectura de Marx [4].

El siguiente apartado, el VII, lleva por ttulo: Funciones del dinero, mercanca dineraria y sistema monetario moderno. Son las pginas 100-107 del libro. En la prxima entrega.

Notas:

(1) Doy la traduccin de Sacristn: OME 40, pp. 97-98.

(2) Interpretaciones sustancialistas = quieren fijar el valor a la cosa aislada. Se ha hablado de ellas en anteriores entregas.

(3) MH, por supuesto, entrecomilla marxista en este paso porque, en su opinin, no es propiamente marxista. Es una mala lectura de la obra marxiana.

(4) El autor habla de ella en el apartado I.III de su libro: Marx y el 'marxismo'.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter