Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2019

Entrevista a ngela Robledo, excandidata a vicepresidenta y actual representante en la Cmara por Colombia Humana
En la Colombia profunda, los lderes y lideresas estn bajo fuego

Hctor Bernardo
Contexto


Contexto dialog con la excandidata a vicepresidenta y actual representante en la Cmara por Colombia Humana, quien analiz la grave situacin de los lderes sociales en su pas. Diversos estudios indican que, desde la firma del Acuerdo de Paz, son ms de cuatrocientos los referentes asesinados. Detrs de estos crmenes de lderes y lideresas hay grandes intereses econmicos.

Esta semana se supo que otro lder social fue asesinado en Colombia. En lo que va de 2019 ya suman veinte, y desde la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno y las FARC-EP la cifra supera los cuatrocientos.

Para entender la terrible realidad que viven el pueblo colombiano y sus referentes, Contexto dialog con ngela Mara Robledo, intelectual, acadmica, dirigente poltica, miembro de la Cmara de Representantes y excandidata a la vicepresidencia en la frmula con Gustavo Petro por el partido Colombia Humana (expresin poltica que disput el balotaje y obtuvo ms de ocho millones de votos en las elecciones de 2018).

La dirigente analiz las motivaciones detrs de los asesinatos, la inaccin del gobierno de Ivn Duque frente a estos hechos, la negativa a reconocer una sistematicidad tras estos crmenes y la necesidad de profundizar los caminos para la paz a fin de garantizar la vida de los lderes y lideresas de Colombia.

Por qu los lderes sociales, dirigentes polticos y defensores de derechos humanos estn bajo este asedio en Colombia?

 En Colombia, durante dcadas, no slo los lderes sociales, sino todos quienes hemos estado ms cerca de las propuestas de la izquierda hemos cargado con una enorme estigmatizacin respecto a la legitimidad de nuestras exigencias y nuestras luchas.

Sabamos que el proceso de paz iba a permitir visibilizar muchsimos liderazgos que se estaban produciendo en los territorios a raz de este trnsito tenue, precario y frgil, pero al fin y al cabo trnsito de la guerra a la paz.

Se visibilizaron los liderazgos de personas que luchaban en defensa del agua, contra la minera ilegal, en defensa de los derechos de las mujeres, y todos resueltamente decididos a apoyar el proceso de paz.

Segn estudios de Indepaz (Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz), que es una de las organizaciones de la sociedad civil que hace seguimiento del asesinato de lderes y lideresas, luego de la firma del Acuerdo de Paz se han asesinado ms de cuatrocientos lderes y lideresas. Slo en lo que va de este ao ya van veinte asesinados.

Quienes han sido asesinados son defensores de la tierra, del agua, del proceso de paz y reclamantes de tierras. Todo esto es el efecto de una estigmatizacin en un pas que tiene una democracia frgil, y de que el proceso de paz ha visibilizado estos liderazgos.

Como no tenemos el monopolio de las armas, como el proceso con los paramilitares no signific un desarme sino una desmovilizacin, hoy, de manera contundente y clara, en la Colombia profunda los lderes y lideresas estn bajo fuego.

Algunos de esos lderes y lideresas defendieron a capa y espada el proceso de paz, el S al plebiscito, y hoy en sus territorios eso les ha significado la muerte

Se trata de un plan sistemtico de exterminio?

Desde hace dos aos, Ivn Cepeda y Alirio Uribe, dos parlamentarios del Polo Democrtico, y yo como feminista y pacifista, venimos pidindole a la Fiscala General de la Nacin y al gobierno nacional que explore una hiptesis de sistematicidad respecto de los asesinatos de lderes y lideresas. Si bien la situacin actual muestra un patrn diferente al ocurrido con el exterminio de la UP (Unin Patritica), donde el mayor responsable fue el Estado colombiano, y en este caso habra distintos patrones y, quizs, distintas razones, s existe, como dice el profesor Francisco Sann, una sistematicidad de contexto. Nuestra solicitud nunca fue acogida.

Hace slo quince das, Nstor Humberto Martnez, un fiscal que tenemos bajo sospecha por sus vnculos con los poderosos y los dueos de este pas, admiti que poda haber patrones de sistematicidad en esto que realmente consideramos un exterminio.

Tambin recientemente se dio a conocer un estudio realizado por cerca de diez organizaciones de Justicia, la Universidad Nacional, la Comisin Colombiana de Juristas, que documenta un conjunto de patrones que permitiran confirmar que los asesinatos de lderes y lideresas son sistemticos.

Qu intereses estn en juego detrs de estos crmenes?

El ltimo ministro de Defensa de Juan Manuel Santos dijo que estos crmenes de lderes y lideresas correspondan a los de faldas y de linderos, y, como dije anteriormente, la Fiscala se ha negado a investigar como crmenes de lesa humanidad. Lo cierto es que detrs de estos crmenes hay grandes intereses econmicos. Colombia es uno de los pases de la regin que tiene una de las mayores concentraciones de la tierra. Esa es una de las causas objetivas del conflicto. A raz del proceso de paz se han constituido grupos armados antirrestitucin de tierras que se han dedicado a atacar directa o indirectamente a quienes defienden los procesos de restitucin de la tierra.

Tambin la ilegalidad en el ejercicio de la minera y la deforestacin esconden grandes intereses econmicos en Colombia. Dos de los grandes problemas que hoy comienzan a hacerse visibles en nuestro pas.

Algunos de esos lderes y lideresas defendieron a capa y espada el proceso de paz, el S al plebiscito, y hoy en sus territorios eso les ha significado la muerte.

Cmo evala usted la postura del gobierno de Ivn Duque frente a un tema tan preocupante y que no parece tener lmites como este?

Frente a los asesinatos de lderes y lideresas, defensores de derechos humanos, el gobierno de Ivn Duque tiene una posicin ambigua y ambivalente. Parece que, en su narrativa ms blanda, condenara esos crmenes, sin embargo desech toda la arquitectura institucional que era fruto del tercer punto del acuerdo gobierno-FARC, que generaba garantas de seguridad no slo para los excombatientes, sino tambin para los lderes y las lideresas, porque han estado tambin estigmatizados por sus luchas y reivindicaciones en los territorios colombianos.

Duque acaba de crear un Plan de accin oportuna, que convoca a la institucionalidad, pero ha puesto como responsable para coordinar el trabajo con el Ejrcito y la Polica a un exgeneral de la repblica que estuvo acusado de falsos positivos, es decir que fue cmplice de las ejecuciones extrajudiciales, el general en retiro Barrera. Fruto de la presin de las organizaciones sociales y de un debate que hicimos en el Congreso, a este general se le quit esa tarea que iba a significar coordinar en los territorios la proteccin de lderes y lideresas.

Ivn Duque no ha mostrado una voluntad firme de condena a los asesinatos. Tampoco ha mostrado una voluntad clara de mantener y proteger el proceso de paz, lo que genera un enorme riesgo para los que habitan en los territorios de la Colombia profunda. Nosotros sostenemos que se defiende la vida defendiendo la paz.

Qu se debe hacer para poner un freno a este desangramiento social en Colombia?

Desde el Congreso de la Repblica hemos establecido dos rutas. Una ruta nacional, que va desde debates del control poltico con la concurrencia del Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, el consejero para Defensa de los Derechos Humanos, la Defensora del Pueblo, la Procuradura General de la Nacin y la misma Fiscala General de la Nacin, exigindole que adelante de manera acuciosa y eficiente la investigacin porque es muy alta la impunidad respecto de los asesinatos de lderes y lideresas. Tambin hay una ruta internacional en la que hemos buscado activar el sistema de Naciones Unidas, la Comisin Interamericana de Derechos Humanos y, si es necesario, la Corte Penal Internacional.

Esta es la tarea que hacemos desde el Congreso de la Repblica, pero es en los territorios, promoviendo medidas de proteccin colectiva, no individuales, reconociendo procesos de proteccin de la vida, como la guardia indgena, la guardia cimarrona, la guardia campesina, como se puede desarrollar una estrategia mucho ms protectora de quienes all habitan.

Adems, insistimos en que la mejor forma de proteger la vida de los lderes y lideresas es protegiendo el proceso de paz, y ojal, cuando se den las condiciones, continuar la negociacin con el ELN, porque creemos que una paz completa es la mejor forma de proteger la vida.

En el resto de la regin los medios hegemnicos callan lo que sucede con los lderes sociales en Colombia. Cmo estn actuando los medios all?, cul es y cul debera ser su rol?

Como ocurre en tantos lugares del mundo, los grandes medios de comunicacin estn en manos de los grandes poderes econmicos, muchas veces emparentados con los grandes poderes polticos. Sin embargo, es tan evidente lo que est ocurriendo en el pas, lo que ha ocurrido en los ltimos meses es tan ostensible, que resulta imposible no visibilizarlo.

Desde hace algunos meses, algunos grandes medios han empezado a darle visibilidad a lo que est ocurriendo en los territorios, pero todava lo hacen de manera anecdtica, falta una investigacin ms estructural que le d a este pas elementos para comprender qu es lo que hay detrs de estos asesinatos de lderes y lideresas sociales, defensores de derechos humanos, y entender que no son hechos aislados.

En la reciente visita del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, a travs de Michel Forst, que estuvo en diciembre de 2018, dej una serie de recomendaciones respecto de lo que el pas debe hacer y remarc especialmente el riesgo de la estigmatizacin, que en Colombia contina, respecto de la tarea de defensores y defensoras de derechos humanos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter