Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2019

La guerra contra Venezuela se basa en mentiras

John Pilger
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Esta fotografa fue producida por Agncia Brasil, una agencia de noticias pblica brasilea.

Viajando con Hugo Chvez pronto entend la amenaza sobre Venezuela. En una cooperativa agrcola en el estado de Lara, las personas esperaban en el calor pacientemente y con buen humor. Se pasaban jarras de agua y jugo de meln. Tocaron una guitarra; una mujer, Katarina, se puso de pie y cant con un ronco contralto.

"Qu ha dicho?",pregunt.

"Que estamos orgullosos", fue la respuesta.

El aplauso para ella se fusion con la llegada de Chvez. Bajo un brazo llevaba una bolsa llena de libros. Vesta su gran camisa roja y saludaba a las personas por su nombre, detenindose para escucharlas. Lo que me impresion fue su capacidad para escuchar.

Pero ahora l lea. Durante casi dos horas leyal micrfono de la pila de libros que tena a su lado: Orwell, Dickens, Tolstoy, Zola, Hemingway, Chomsky, Neruda: una pgina aqu, una o dos lneas all. La gente aplauda y silbaba mientras pasaba de autor a autor.

Luego los agricultores tomaron el micrfono y le dijeron lo que saban y lo que necesitaban; un anciano autctono de cara surcada que pareca un administrador cercano, pronunci un discurso largo y crtico sobre el tema del riego; Chvez tom notas.

Aqu se cultiva vino de una uva oscura tipo Syrah. "John, John, ven aqu", dijo el Presidente, despus de verme dormirme en el calor y las profundidades de Oliver Twist.

"A l le gusta el vino tinto", le dijo Chvez al pblico que lo aclamaba y silbaba, y me regal una botella de "vino de la gente". Mis pocas palabras en mal espaol provocaron silbidos y risas.

Ver a Chvez con la gente tena sentido para un hombre que prometi al llegar al poder que cada uno de sus movimientos estara sujeto a la voluntad de la gente. En ocho aos, Chvez gan ocho elecciones y referendos: un rcord mundial. Fue electoralmente el jefe de Estado -probablemente de todo el mundo- ms popular en el hemisferio occidental.

Se votaron todas las reformas chavistas importantes, especialmente una nueva constitucin de la cual el 71 % de las personas aprobaron cada uno de los 396 artculos que consagraron libertades desconocidas, como el Artculo 123, que reconoci por primera vez los derechos humanos de las razas mixtas. Y a los negros, de los cuales Chvez era uno.

En el camino, en uno de sus tutoriales cit a una escritora feminista: "El amor y la solidaridad son lo mismo". Sus audiencias entendieron esto bien y se expresaron con dignidad, rara vez con deferencia. La gente comn consideraba a Chvez y su Gobierno sus primeros defensores: de los suyos.

Esto fue especialmente cierto en el caso de los indgenas, mestizos y afrovenezolanos, quienes haban sido condenados al desprecio histrico por los predecesores inmediatos de Chvez y por los que hoy viven lejos de los barrios, en las mansiones y ticos del este de Caracas, que viajan continuamente a Miami donde estn sus bancos y se consideran a s mismos "blancos". Ellos constituyen el poderoso ncleo de lo que los medios llaman "la oposicin".

Cuando me reun con esta clase, en los suburbios llamados Country Club, en hogares con candelabros bajos y malos retratos, los reconoc. Podran ser sudafricanos blancos, la petite bourgeoisie de Constantia y Sandton, pilares de las crueldades del apartheid.

En la prensa venezolana, la mayora propiedad de una oligarqua que se opone al Gobierno, los caricaturistas describieron a Chvez como un simio. Un presentador de radio se refiri a l como "el mono". En las universidades privadas, la forma verbal de los hijos de los ricos es, a menudo, el abuso racista de aquellos cuyas chozas son visibles a travs de la contaminacin.

Aunque las polticas de identidad estn de moda en las pginas de los peridicos liberales de Occidente, raza y clase son dos palabras que casi nunca se pronuncian en la mendaz "cobertura" del ltimo intento ms descarado de Washington de tomar la mayor fuente de petrleo del mundo y apoderarse de su "patio interior".

An con todas las fallas de los chavistas -como permitir que la economa venezolana se convirtiera en rehn de las fortunas del petrleo y nunca desafi seriamente al gran capital y la corrupcin- trajeron justicia social y orgullo a millones de personas y lo hicieron dentro de una democracia sin precedentes.

"De las 92 elecciones que hemos monitoreado", dijo el expresidente Jimmy Carter, cuyo Centro Carter es un monitor respetado de las elecciones en todo el mundo, "dira que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo". Por contraste, dijo Carter, el sistema electoral de Estados Unidos, con su nfasis en el dinero de la campaa, "es uno de los peores".

Al extender la autoridad de la soberana al estado comunal de un pueblo, a los barrios ms pobres, Chvez describi la democracia venezolana como "nuestra versin de la idea de Rousseau de la soberana popular".

Sentada en su pequea cocina del Barrio La Lnea, Beatrice Balazo me dijo que sus hijos eran la primera generacin de pobres que asistan a una escuela de todo el da y reciban una comida caliente y aprendan msica, arte y danza. "He visto florecer su confianza", dijo.

En el barrio La Vega, o a una enfermera, Mariella Machado, una mujer negra de 45 aos con una risa mordaz, dirigirse a un consejo de tierras urbanas sobre temas que van desde la falta de vivienda hasta la guerra ilegal. Ese da lanzaron la Misin Madres de Barrio, un programa dirigido a la pobreza de las madres solteras. Segn la constitucin, las mujeres tienen derecho a cobrar como cuidadoras y pueden pedir prestado a un banco especial para mujeres. Ahora las amas de casa ms pobres obtienen el equivalente a 200 dlares por mes.

En una habitacin iluminada por un solo tubo fluorescente, conoc a Ana Luca Ferndez, de 86 aos, y a Mavis Mndez, de 95 aos. Una humilde mujer de 33 aos, Sonia lvarez, haba venido con sus dos hijos. Anteriormente, ninguno de ellos pudo leer y escribir, ahora estaban estudiando matemticas. Por primera vez en su historia, Venezuela tiene casi un 100 % de alfabetizacin.

Este es el trabajo de la Misin Robinson, que fue diseada para adultos y adolescentes a quienes previamente se les neg una educacin debido a la pobreza. La Misin Ribas les brinda a todos la oportunidad de una educacin secundaria, llamada bachillerato (los nombres de Robinson y Ribas se refieren a los lderes de la independencia venezolana del siglo XIX).

En sus 95 aos Mavis Mndez haba visto un desfile de gobiernos, en su mayora vasallos de Washington, que presidan el robo de miles de millones de dlares en botn de petrleo, gran parte de los cuales volaban a Miami. "No importamos en un sentido humano", me dijo. Vivamos y moramos sin educacin real, sin agua corriente, sin alimentos que no podamos permitirnos. Cuando nos enfermbamos moran los ms dbiles. Ahora puedo leer y escribir mi nombre y mucho ms, "y digan lo que digan los ricos y los medios de comunicacin, hemos plantado las semillas de la verdadera democracia y tengo la alegra de verlo".

En 2002, durante el golpe de Estado respaldado por Washington, los hijos, hijas y nietos de Mavis y sus bisnietos se unieron a cientos de miles de personas que se movilizarondesde los barrios en las laderas y exigieron que el ejrcito permaneciera leal a Chvez.

"La gente me rescat", me dijo Chvez. Lo hicieron con los medios de comunicacin en mi contra, negando incluso los hechos bsicos de lo que sucedi. Para un acto heroico de democracia popular, sugiero que no busques ms".

Desde la muerte de Chvez en 2013 su sucesor, Nicols Maduro, se deshizo de su irrisoria etiqueta en la prensa occidental de "exconductor de autobs" y se convirti en la encarnacin de Saddam Hussein. Su abuso de los medios es ridculo. Por su parte, la cada en el precio del petrleo ha causado una hiperinflacin y ha causado estragos en los precios en una sociedad que importa casi todos sus alimentos; sin embargo, como inform esta semana el periodista y cineasta Pablo Navarrete, Venezuela no vive la catstrofe que se ha pintado. "Hay comida por todas partes", escribi. "He filmado muchos videos de comida en los mercados [en toda Caracas]... es viernes por la noche y los restaurantes estn llenos".

En 2018 Maduro fue reelegido presidente. Un sector de la oposicin boicote la eleccin, una tctica intentada contra Chvez. El boicot fracas: votaron 9.389.056 personas; participaron 16 partidos y seis candidatos se presentaron a la presidencia. Maduro gan 6.248.864 votos, el 67,84 %.

El da de las elecciones habl con uno de los 150 observadores electorales extranjeros. "Fue completamente justo", dijo. No hubo fraude; ningn de los reclamos mediticos fue tenido en cuenta. Cero. Realmente increble".

Como una pgina de la fiesta del t de Alicia, el Gobierno de Trump present a Juan Guaid, una creacin emergente del Fondo Nacional para la Democracia de la CIA, como "presidente legtimo de Venezuela". Desconocido para el 81 % de los venezolanos, segn The Nation, a Guaid no lo ha elegido nadie.

Maduro es "ilegtimo", dice Trump (que gan la presidencia de los Estados Unidos con tres millones de votos menos que su oponente), un "dictador", dice el desquiciado vicepresidente Mike Pence y el premio del petrleo que espera, segn el asesor de "seguridad nacional" John Bolton (quien cuando lo entrevist en 2003 dijo: "Oye, eres comunista, quizs incluso laborista?").

Como "enviado especial a Venezuela" (golpe de Estado), Trump nombr a un delincuente convicto, Elliot Abrams, cuyas intrigas al servicio de los presidentes Reagan y George W. Bush ayudaron a producir el escndalo Irn-Contra en la dcada de 1980 y llev al hundimiento Amrica central en aos de miseria empapada de sangre.

Dejando a un lado a Lewis Carroll, estos "locos" pertenecen a los noticiarios de los aos treinta. Y sin embargo sus mentiras sobre Venezuela han sido tomadas con entusiasmo por quienes estn pagados para mantener "las cosas claras".

En el canal de noticias 4, Jon Snow bram ante el parlamentario laborista Chris Williamson: "Mira, t y el seor Corbyn estn en un rincn muy desagradable [en Venezuela]!" Cuando Williamson trat de explicar por qu amenazar a un pas soberano estaba mal, Snow lo sac del aire. "Te has marchado justo!"

De hecho, en 2006, el mismo canal acus a Chvez de planear fabricar armas nucleares con Irn: una fantasa. El entonces corresponsal de Washington Jonathan Rugman permiti que un criminal de guerra, Donald Rumsfeld, comparara a Chvez con Hitler, sin oposicin.

Investigadores de la University of the West of England estudiaron los informes de la BBC sobre Venezuela durante un perodo de diez aos. Observaron 304 informes y encontraron que solo tres de ellos se referan a alguna de las polticas positivas del Gobierno. Para la BBC, el historial democrtico de Venezuela, la legislacin de derechos humanos, los programas de alimentos, las iniciativas de salud y la reduccin de la pobreza no sucedieron. El mayor programa de alfabetizacin de la historia de la humanidad no sucedi, al igual que los millones de personas que marchan en apoyo de Maduro y en memoria de Chvez, no existen.

Cuando se le pregunt por qu film solo la marcha de la oposicin, la periodista de la BBC Orla Guerin tuite que era "demasiado difcil" estar en dos marchas en un da.

Se ha declarado una guerra a Venezuela, de cuya verdad es "demasiado difcil" informar.

Es demasiado difcil informar de que el colapso de los precios del petrleo desde 2014 es en gran medida el resultado de las maquinaciones criminales de Wall Street. Es demasiado difcil denunciar el bloqueo del acceso de Venezuela al sistema financiero internacional dominado por Estados Unidos como sabotaje. Es demasiado difcil informar de las "sanciones" de Washington contra Venezuela que han causado la prdida de al menos 6 billones de dlares en los ingresos de Venezuela desde 2017, incluidos 2 billones en medicamentos importados como ilegales o la negativa del Banco de Inglaterra a devolver el oro de Venezuela. Robo de las reservas como acto de piratera.

El exrelator de las Naciones Unidas Alfred de Zayas, lo ha comparado con un "asedio medieval" diseado para "poner a los pases de rodillas". Es un asalto criminal, dice. Es similar al que enfrent Salvador Allende en 1970 cuando el presidente Richard Nixon y su equivalente a John Bolton, Henry Kissinger, se propusieron "hacer que la economa [de Chile] estallara". Le sigui la larga y oscura noche de Pinochet.

El corresponsal de The Guardian Tom Phillips, ha tuiteado una foto de un gorro en el que las palabras en espaol significan en la jerga local: "Haz que Venezuela vuelva a ser genial". El reportero como payaso puede ser la etapa final de la decadencia del periodismo oficialista.

Si el ttere de la CIA Guaid y sus supremacistas blancos toman el poder, ser el 68 derrocamiento de un Gobierno soberano por parte de los Estados Unidos, la mayora de ellos democracias. Seguramente se realizar una venta a granel de los servicios pblicos y la riqueza mineral de Venezuela junto con el robo del petrleo del pas, tal como lo describe John Bolton.

Bajo el ltimo Gobierno de Caracas controlado por Washington la pobreza alcanz proporciones histricas. No haba atencin mdica para los que no podan pagar. No haba educacin universal, Mavis Mndez y millones como ella, no podan leer ni escribir. Qu tan genial es eso, Tom?

Fuente: https://www.counterpunch.org/2019/02/22/the-war-on-venezuela-is-built-on-lies/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter