Portada :: Cultura :: Arte
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2006

Aniversarios de Picasso
Guernica, cima del arte moderno

Lisandro Otero
Rebelin


Guernica es un pueblecito de Vizcaya, en el corazn del pas vasco. Tiene una importancia histrica y sentimental para los vascos porque all se encuentra el rbol smbolo de sus libertades sagradas. El 26 de abril de 1937, da de mercado en que las calles estaban desbordantes de pblico, los aviones alemanes de la Legin Cndor al servicio de Franco bombardearon Guernica durante tres horas y media por escuadrillas que se relevaban unas a otras en un incesante ataque sin pausas. Se lanzaron bombas explosivas y bombas incendiarias mezcladas sobre la poblacin civil como un ensayo experimental de este tipo de asalto impetuoso que ms tarde se usara en la Segunda Guerra Mundial. El resultado fue que murieron dos mil personas y la aldea qued totalmente arrasada.

Una semana despus Pablo Picasso tena listos los primeros bocetos de un cuadro monumental que quera dedicar a la conmemoracin de aquella masacre. Son varios dibujos a lpiz sobre papel azul y ya ha trazado las grandes lneas de la composicin. Ms de un centenar de estudios sobre aspectos particulares de la obra van conformando el conjunto. En su taller de la rue des Grands-Augustins trabaja afanosamente mientras que su amante de turno, Dora Maar, se percata que el genio est iniciando una de sus obras capitales y decide fotografiar las diversas etapas del avance de la pintura. La cabeza del caballo herido y aullante, en primer plano, dar una visin inicial del golpe dramtico que provoca el cuadro. Otra, la madre que aprieta a su cuerpo a su hijo muerto. Los colores casi inexistentes dan paso al gris azulado que acenta la tragedia.

En junio de 1937 el cuadro es exhibido en el pabelln espaol, en Pars, e inmediatamente es reconocido como una de las obras esenciales del arte del siglo XX. Los smbolos del caballo y el toro quedan como alegoras del pueblo espaol martirizado por el fascismo y su mensaje acusador da la vuelta al mundo. Nunca antes se vio de manera ms clara la eficacia del arte en la lucha poltica cuando se evade el panfleto directo y el relato simplista.

Espaa se dispone a conmemorar los 25 aos de la llegada del Guernica a ese pas, procedente del Museo de Arte Moderno de Nueva York; los 70 aos del nombramiento del artista como director del Prado, y el 125 aniversario de su nacimiento. Al morir Picasso estipul que el Guernica era propiedad del pueblo espaol pero que solamente volvera al suelo patrio cuando hubiese una democracia. Qued depositado en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Algunos entendieron por esto la instauracin de la repblica, pero en Espaa sucedi a Franco una monarqua. Algunos argumentaron que una monarqua parlamentaria era suficiente democracia como para recuperar el cuadro. Tras arduas negociaciones entre el museo de Nueva York y los herederos del artista la obra por fin lleg a Espaa en 1981 y fue alojada en el Casn del Buen Retiro antes de pasar al Museo Reina Sofa.
El Museo del Prado y el Reina Sofa dedicarn una exposicin conjunta a Pablo Picasso Los museos Picasso de Francia y Espaa se preparan para los aniversarios Los museos Picasso de Barcelona, Mlaga y Pars mostrarn la riqueza creativa del genio en sus distintas facetas artsticas con diversas exposiciones.

Picasso fue nombrado en 1936 director del Museo del Prado, cargo que no lleg a ejercer, aunque ayud a evacuar a Francia algunas de las joyas ms relevantes de la pintura espaola organizando el traslado, realizado en camiones, hacia Valencia y Catalua de obras como el Carlos V de Tiziano, o Los fusilamientos del 3 de mayo de Goya.

El gran destructor de las formas, el renovador total de la representacin de la realidad, fue dotado de una mano inflexible y pudo haber sido un gran pintor acadmico, de la categora de Velzquez o Van Dyck, pero prefiri emprender la aventura ms importante de la creacin en la centuria que termin. Las condiciones austeras de su vida en Pars inspiraron el perodo azul en el cual un triste decaimiento sostiene apenas sus figuras. La aparicin de un nuevo amor cambi su paleta y comenz el perodo rosa.

El gran salto se producir con Las seoritas de Avignon, que deja estupefactos a los dems pintores y crticos de arte de su generacin. All comienza la separacin entre lo que vemos y lo que se representa. Poco despus, cuando realiza el Retrato de Gertrude Stein, se le reprocha el poco parecido entre la escritora y el leo y Picasso replica "no importa, ya se parecer". Sus cambios frecuentes de estilo justificaron su frase: "yo no busco, encuentro". Y el secreto de la creacin nadie lo expres mejor que l: "un cuadro no se termina nunca, simplemente se abandona".
[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter