Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2019

Un escenario preelectoral lquido

Lido Iacomini
Rebelin


Resulta contradictorio, a tan corto plazo de las elecciones, que siendo Cristina Kirchner y Mauricio Macri los dos grandes polos de la poltica argentina actual, sus candidaturas no estn totalmente aseguradas. La primera porque a pesar de su alto piso y su crecimiento sostenido en las encuestas mantiene un techo bajo y no asegura todava el triunfo indispensable del movimiento popular en las urnas y luego poder gobernar en medio del desastre que se avecina. El segundo porque su imagen viene en picada al ritmo del desarrollo de la crisis econmica que Cambiemos es incapaz de contener. Y de la que Macri es el principal responsable. Vidal transpira silenciosamente y se entrena en gateras.

Imposible evaluar la perspectiva electoral de ste ao sin considerar el complejo y duro marco poltico en que se desenvuelve esta situacin: el escenario de la lucha poltica excede en mucho las fronteras de nuestro pas y se inserta en una disputa geopoltica entre las grandes potencias mundiales. Pero adquiere particular relevancia porque EEUU siente que su destino de primera potencia est en riesgo extremo y debe asegurar a Latinoamrica como su patio trasero. Objetivo que crey al alcance de su mano con el triunfo de Bolsonaro en Brasil, con la crisis econmica en Venezuela que crey que lo habilitaba a una intentona golpista y con la reedicin del triunfo de Macri que crey y aun cree posible. Aclaracin: a como sea, es decir con los recortes o atropellos a la democracia que sean necesarios. El proceso en Brasil, comenz con la destitucin de Dilma, golpe parlamentario, y culmin con la proscripcin y encarcelamiento de Lula, golpe preventivo judicial pero golpe al fin, y muestra la entraa poltica que los gua y los caminos desvergonzados a seguir.

En Venezuela se juega en gran medida el destino inmediato de la poltica latinoamericana. Este primer intento golpista del 23 de Febrero fracas. Pero el proceso desestabilizador prosigue y todava es posible que EEUU se atreva a invadir ese pas. Si cree que la correlacin de fuerzas (con China y Rusia obvio) se lo permite y termina invadiendo Venezuela o generando un conflicto armado con fuerzas manipuladas, el destino democrtico de las elecciones en Argentina est seriamente cuestionado.

Si las encuestas que se ejecutan casi a diario siguen evidenciando la cada del principal lder de la derecha, es posible que Comodoro Py ensaye la jugada del encarcelamiento de Cristina. Sobrevuela siempre la posibilidad de su detencin. Hasta ltimo momento el juego se mantendr dentro de los lmites de la demonizacin y el desprestigio por corrupcin. Hasta que Cristina tenga que salir a la cancha blanqueando su candidatura -si obtiene los nmeros y las alianzas necesarias- pero no antes que se agoten para el kirchnerismo las posibilidades de construir una candidatura alternativa. Para el macrismo Brasil tambin es un ejemplo. A la alternativa Hadad no le dieron los tiempos.

As la cosas el volumen de fuerzas que el movimiento nacional y popular debe acumular no es slo el necesario para obtener un triunfo electoral, ya sea en primera vuelta o en el ballotage, sino el indispensable para garantizar un proceso relativamente transparente y democrtico capaz de enfrentar a la necesidad y decisin norteamericana de mantener la hegemona poltica sobre el continente e impedir que una nueva oleada del movimiento popular reedite el ciclo autonomista (en esencia antiimperialista, al menos en su perspectiva y su direccionalidad y a pesar de sus limitaciones). Ese ciclo de transformaciones que tuvo a Venezuela, Brasil y Argentina en su vrtice pero lleg a sumar un tal nmero de naciones que permitieron construir la Unasur. Ese ciclo, ese cielo en que constelaron Hugo Chvez, Nstor Kirchner, Lula Da Silva, Evo Morales, Correa, Lugo, el Pepe Mujica y por supuesto Fidel Castro. Con esa experiencia detrs pero con esa perspectiva de la nueva oleada de la historia, al decir de nuestro Garca Linera, como no van a estar duros y peligrosos los norteamericanos y todos nuestros reaccionarios, sus aliados.

Ms all de que consigamos instalar la candidatura triunfal de Cristina, su papel es fundamental. Cuanto tenga de kirchnerismo la prxima frmula del movimiento nacional es lo que puede sealar las posibilidades de la profundidad de las transformaciones y en su primea etapa la firmeza en la adopcin de las medidas profundas necesarias para sacarnos del pozo a que nos condujo el neoliberalismo: repudiar la deuda y renegociar su salida liberndonos de los dictados del FMI, reactivar el mercado interno, recomponer los ingresos de las mayoras y terminar con las super ganancias del sector financiero y la fuga del dinero, estatizar los servicios pblicos y el control del comercio exterior, reorganizar el servicio de Justicia y dictar una nueva Constitucin. Avanzar hacia una unidad latinoamericana capaz de insertarnos en el nuevo mundo que se viene y no el de la decadencia del imperialismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter