Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2006

La ltima batalla de Kurt Vonnegut
Un hombre sin patria

David Swanson
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Kurt Vonnegut, a los 82 aos, ha publicado ms de una docena de libros. El ltimo se llama "A Man Without a Country." [Un hombre sin patria] Es un libro brutalmente honesto en su desesperanza; en realidad pienso que es exageradamente desesperanzado, y a pesar de ello humorstico. Tal vez hasta sea desesperanzado para ser ms humorstico. Vonnegut discute en el libro el uso de la tragedia para aumentar la risa. Pero no cabe duda de que el humor aligera el peso de abatimiento y desesperacin que este libro descarga sobre nosotros con tanta levedad.
S de muy pocos, escribe Vonnegut, que suean de un mundo para sus nietos. Ms adelante escribe este epitafio para la Tierra: La buena Tierra que podramos haber salvado, pero fuimos demasiado ineptos y flojos.

Vonnegut no se da por reconfortado con la fantasa de que nuestra destruccin de la Tierra forme parte de algn plan benvolo ajeno a nuestro saber, porque no cree en estupideces semejantes. Mis padres y abuelos eran humanistas, escribe, a los que solan llamar librepensadores. As que como humanista honro a mis antepasados, lo que segn la Biblia es algo bueno. Nosotros, los humanistas, tratamos de comportarnos lo ms decente, justa, y honorablemente que podemos sin esperar ni recompensas ni castigos en la otra vida. Mi hermano y mi hermana no pensaban que hubiera algo semejante, mis padres y abuelos tampoco lo pensaban. Les bastaba que estuvieran vivos. Nosotros los humanistas servimos lo mejor que podemos a la nica abstraccin con la que tenemos alguna familiaridad, o sea nuestra comunidad.

Vonnegut no ofrece consuelos o alivios, pero tiene humor. Dice a continuacin:

Soy, a propsito, Presidente Honorario de la Asociacin Humanista Usamericana, despus de suceder al difunto gran escritor de ciencia ficcin Isaac Asimov en esa capacidad sin funcin alguna. Tuvimos un acto conmemorativo para Isaac hace algunos aos, habl y dije: Isaac est ahora en el cielo. Fue lo ms divertido que podra haber dicho a un pblico de humanistas. Los hice revolcar de risa en los pasillos. Pasaron varios minutos antes de que pudieran restaurar el orden. Y si jams muriera, Dios no lo permita, espero que ustedes dirn: Kurt est ahora en el cielo. Es mi chiste favorito.

Qu sienten los humanistas respecto a Jess? Yo digo de Jess, como lo hacen todos los humanistas: Si lo que dijo es bueno, y gran parte es absolutamente hermoso, qu importa si fue Dios o no?

Pero si Cristo no hubiese pronunciado el Sermn de la Montaa, con su mensaje de misericordia y piedad, yo no quisiera ser un ser humano.

Preferira ser una serpiente cascabel.

As que Kurt no tiene religin. Pero, Por qu dice que no tiene patria?

Bueno, ah est: Yo, personalmente, siento que nuestro pas, por cuya Constitucin combat en una guerra justa, podra igual haber sido invadido por marcianos y profanadores de tumbas. Algunas veces deseo que hubiese sido as. Pero lo que ha ocurrido es que hemos sido capturados mediante el golpe de estado ms srdido, de astracanada, de policas ridculos, imaginable.

Kurt piensa que muchos de nuestros problemas resultan de una droga:

Puedo decirles la verdad? Quiero decir, esto no es como las noticias de la televisin, verdad? Pienso que la verdad es: Todos somos adictos a los combustibles fsiles en un estado de rechazo. Y como tantos adictos que estn a punto de enfrentar el sndrome de abstinencia, nuestros dirigentes cometen ahora crmenes violentos para conseguir lo poco que queda de lo que los tiene enviciados.

Y esto, desde luego, conduce a Vonnegut a la desesperacin pero no a perder su sentido del humor:

S que no hay ni la ms mnima probabilidad de que USA se vuelva humano y razonable. Porque el poder nos corrompe, y el poder absoluto nos corrompe absolutamente. Los seres humanos son chimpancs que se emborrachan a fondo con el poder, Al decir que nuestros dirigentes son chimpancs embriagados por el poder, corro peligro de destruir la moral de nuestros soldados que combaten y mueren en Medio Oriente? Su moral, como tantos cuerpos sin vida, ya ha sido despedazada a tiros. Los tratan, como a m nunca me trataron, como juguetes que un chico rico recibi para Navidad.

Contactos con David Swanson: [email protected]

Enlace a noticia original:
http://www.counterpunch.org/swanson12272005.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter