Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-02-2019

Juicio a la democracia, no al procs

Paz Francs Lecumberri
Rebelin


La semana pasada empez el juicio al independentismo cataln y como era de esperar las dbiles acusaciones que recaan sobre las personas procesadas comenzaron a desenmascararse. No s cuntas personas estarn siguiendo el juicio ntegro, me temo que pocas, a pesar de que se trata uno de los mayores juicios polticos celebrados en Europa en este Siglo. Tan solo TV3 est retransmitiendo todas las vistas por televisin y en el resto de televisiones y radios espaolas nada nuevo bajo el sol: poco espacio y de baja calidad, empecinamiento en restar importancia a lo que est sucediendo y muchas interpretaciones torticeras y descontextualizadas.

En lo que llevamos de juicio se pueden apuntar algunas conclusiones importantes de lo practicado hasta el momento.

La primera: este juicio es una farsa. Est siendo uno de los casos de manipulacin ms escandalosos que ha conocido el Estado Espaol. De momento el escenario es totalmente disparatado y parecera una obra de teatro en clave de stira si no fuese porque esas mujeres y hombres llevan un ao y medio en prisin por esas acusaciones y porque se estn jugando muchsimos ms aos de crcel.

La segunda: por el momento encima del escenario se tiene: una huelga de estudiantes pacfica, varios cortes de carreteras, unas sentadas pacficas, la criminalizacin de la protesta por parte de la fiscala, unas pegatinas en varios coches de la Guardia Civil, Jordi Snchez dando el telfono mvil a la Guardia Civil, el cumplimiento de un programa electoral, murallas humanas tirndose contra la polica y no policas apaleando a personas en un ejercicio pacfico de democracia, unos cuantos tweets , el correo de una persona que nadie sabe quin es pero que la Fiscala, por si las moscas, no ha llamado como testigo, una secretaria judicial teniendo que salir (porque as lo quiso) por una puerta trasera, una huelga multitudinaria sin incidentes y ni un solo gasto de la Generalitat en el referndum. No hay ni una pregunta por la organizacin de la respuesta violenta, armas, planes para intervenir infraestructuras estratgicasvamos, lo que vendran a ser preguntas que probasen los delitos tan graves que se les imputan y que supuestamente han cometido.

La tercera conclusin se refiere a los innumerables derechos civiles, polticos y procesales ya vulnerados en este proceso. Algunos de ellos son los siguientes:

1. V ulneracin del derecho a la defensa y a un proceso con todas las garantas, por la reiterada denegacin de la incorporacin de elementos de prueba (sobre todo atestados policiales) que obran en poder del Juzgado de Instruccin nm. 13 (a los que no han podido acceder las defensas) y por l a fragmentacin de las investigaciones sobre los mismos hechos, que impide que buena parte de la informacin no est al alcance de la defensa. Tambin por la denegacin del sistema de la traduccin simultnea del cataln al castellano y admitirse slo la consecutiva, por estar en prisin provisional los/as acusados/as lo cual ha dificultado la defensa y por la inadmisin generalizada de todos los medios de prueba que vienen a cuestionar la regularidad y transparencia de la investigacin

2. Vulneracin del derecho a vivir en democracia, en relacin con el derecho a la libertad ideolgica, a la libertad de expresin, reunin y a la participacin poltica, todos ellos criminalizados con el procedimiento.

3. Vulneracin del principio de legalidad y de presuncin de inocencia.

4. Vulneracin de la tutela judicial efectiva y el derecho a la doble instancia, al derecho al juez ordinario y predeterminado por la ley en cuanto a la falta de competencia del Tribunal Supremo.

La ltima conclusin emerge la mano de la dignidad de quienes se sienta en el banquillo, su capacidad intelectual, su talla democrtica y la coherencia poltica que estn mostrando. Adems, cuando todas estas sobresalientes cualidades se comparan con una fiscala y abogaca del estado torpe, confusa, maliciosa, sin hilo argumental una se siente abochornada de tanta palabra hueca envuelta en toca negra y silla de terciopelo.

A mi modo de ver, con todo lo anterior, lo que se est dando en esa sala es un autntico juicio a la amorfa democracia del Rgimen 78/155. La primera intervencin de Oriol Junqueras fue una clase magistral de democracia. Las reflexiones de Romeva acerca de los 106 referndums de autodeterminacin que se han dado hasta ahora desde 1990 como ejercicio reconocido en la legislacin internacional fueron intachables. L os suculentos datos de Turull numerando una a una las resoluciones que el Gobierno del Estado no ha cumplido del Tribunal Constitucional y por lo que nunca ha sido sancionado, un zaska de los grandes. Cuando Dolors Bassa muestra que la Ley de renta garantizada del Pas Vasco, que tomaron como referencia para hacer la propia en Catalunya, es anulada por el Tribunal Constitucional porque la considera parte de la ruta de la generacin de estructura de Estado, da un ejemplo revelador de lo que se ha hecho con esa tierra desde hace dcadas.

Estas muestras, entre otras muchas que nos ha dejado una semana de juicio, la multitud de derechos fundamentales y procesales conculcados, la grosera criminalizacin de la protesta por parte de la fiscala y el insultante desapego de las acusaciones por los ms mnimos derechos democrticos que se trasluce en cada una de las preguntas que formulan, hace que nos encontremos ante un escenario opuesto al que se pensaban quienes judicializaron este conflicto poltico: este se trata de un juicio a la democracia espaola y a sus instituciones y van perdiendo por goleada.

Paz Francs Lecumberri. Profesora en derecho penal, Universidad Pblica de Navarra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter