Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-02-2019

Repblica Dominicana
Un discurso reeleccionista y marcadamente clasista

Lilliam Oviedo
Rebelin


En un carro con la ensea nacional como llamativo elemento de decoracin, Danilo Medina parti este 27 de febrero desde su casa al Palacio del Congreso a pronunciar un discurso contentivo de datos aviesamente manipulados y de verdades a medias que, a fin de cuentas, se convierten en mentiras.

Hace varias dcadas lo dijo el cantautor Daniel Viglietti: Un seor abanderado tambin puede ser traidor.

Abanderado y listo para decir lo que sus asesores de imagen entienden conveniente para su proyecto politiquero, dedic la primera parte de la protocolar rendicin anual de cuentas a expresar un amor que no manifiesta en su accionar como funcionario y mucho menos en su prctica poltica.

El amor a la patria que late en todos nuestros corazones, lo transformaremos en el amor de los Hechos, dijo citando uno de sus primeros discursos como gobernante. Y seal que ha trabajado sin descanso para cumplir esa promesa.

Acaso figura en la definicin de amor el hablar plaidero ligado con los golpes a traicin?

Dado que en su proyecto reeleccionista (dirigido a lograr la repostulacin o a negociar la colocacin de uno de sus tteres) necesita el concurso de los grupos que han tomado la bandera de la xenofobia y el racismo, habla de soberana exhibiendo el aumento en las repatriaciones de personas indocumentadas (de nacionalidad haitiana en su mayora, como todo el mundo sabe) y la militarizacin de la frontera.

No menciona el acercamiento al rgimen criminal de Israel y los posibles pactos con ese pas para la vigilancia en la frontera, y menos la accin de sumarse, en la Organizacin de Estados Americanos, OEA, a la lista de mandatarios que no ha manifestado preocupacin alguna por la amenaza de invasin contra Venezuela y que desconocen al gobierno constitucional de ese pas.

Habr ms retorcida visin de ejercicio de soberana?

Pero adems, en momento alguno se ocup de negar la denuncia de que en el territorio nacional hay centros desde donde se prepara la agresin militar contra Venezuela. No incluy este tema en su discurso, porque le interesa satisfacer a los estrategas que se benefician de los pactos (no todos dados a conocer a la poblacin) mediante los cuales Estados Unidos utiliza los puertos del pas e instala y moviliza personal y equipos en nuestro suelo.

Tomando en cuenta todo esto, hay que decir que si su cursi declaracin de amor es arrojada a un zafacn, lo ensuciara.

El pas que no existe

Aunque dice que no habla falacias y que se refiere a un pas real, Danilo Medina describe un pas inexistente.

Destac que la Comisin Interamericana de Derechos Humanos ha reconocido avances en el pas en esa materia, pero no hizo mencin de la existencia de un cuerpo policial en cuyo interior operan equipos que se dedican a asesinar a jvenes que deciden dejar de ser delincuentes y, en consecuencia, dejan de suministrarles dinero como soborno o como pago por su proteccin y por su apoyo logstico.

Cmo es eso de que avanza la lucha contra el delito si hace apenas dos meses un coronel de la Polica fue asesinado en Ban y el jefe de la dotacin dijo que realizaba una supervisin rutinaria por los puntos de drogas?

En cuanto a cifras de salud, no mencion el deterioro progresivo de los ms importantes hospitales y menos el hecho de que, en la asignacin de recursos, el gobierno que preside privilegia a los patronatos como los que dirigen la Plaza de la Salud y CEDIMAT, sobre hospitales como el Salvador Gautier y otros.

Segn cifras oficiales, Repblica Dominicana es el segundo pas del continente en nmero de muertes maternas y neonatales. En el ao 2018 hubo 197 muertes de mujeres por razones ligadas a la maternidad, y 3,494 muertes infantiles neonatales.

En cuanto a la educacin, promete un recorte en los planes de estudios. Aunque esto luzca simptico, es un proyecto de clase, dirigido a formar trabajadores y a manipular la mal llamada movilidad social.

Lo mismo que el proyecto del primer empleo, que se dirige a favorecer a los empresarios subsidiando la utilizacin de mano de obra joven.

Danilo Medina, el de siempre

Entre frases cursis y plaideras muestras de falso amor a la gente, Danilo Medina no puede evitar dejar ver su verdadero ser, el del secretario de la Presidencia que en 1996 dijo que no haba dinero para un aumento general de salarios y proceda multiplicar primero varias veces los sueldos de los altos funcionarios.

Es el mismo funcionario que en 1998 dijo que no poda permitirse la formacin de sindicatos en las empresas pblicas porque eso alejara a los posibles compradores privados.

Ahora, con los recursos del Estado a la mano, puede anunciar algunos planes simpticos, pero es el mismo Danilo Medina enemigo de las mayoras.

No puede explicar por qu protege a los corruptos, los nombra, los mantiene en el Gobierno y los promueve Nadie asumira, con las manos limpias, tan alto compromiso con la corrupcin y la impunidad. Y lo evidente no es ocultable.

La oposicin electoral le critica su pretensin reeleccionista, pero no puede hacer lo mismo con la accin de favorecer a grupos empresariales abiertamente saqueadores No puede hacerlo, porque est sucia del mismo lodo y comparte el compromiso de clase. Jams firmara un documento contra ese contubernio de clase Hiplito Meja, Luis Abinader o Quique Antn, para solo citar algunos casos.

Es en este marco que Danilo Medina pretende maquillar su historial y disfrazar la esencia de su accionar.

Pero las frases demaggicas y el discurso alabardero del presidente del Senado (Reynaldo Pared Prez, uno de sus tteres), no son suficientes para impedir que se le perciba como lo que es Da asco

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter