Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2019

Qu est alimentando las protestas masivas en Argelia?

Brahim Oumansour
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


La decisin del presidente Bouteflika de postularse para un quinto mandato es solo una de las causas de la extendida indignacin popular.

Decenas de miles de estudiantes argelinos se unieron esta semana al movimiento de protestas (Reuters)

La decisin de Abdelaziz Bouteflika de postularse para un quinto mandato presidencial, a pesar de su mala salud y avanzada edad, es algo inadmisible para muchos argelinos.

A lo largo de los ltimos das, cientos de miles de personas han salido a las calles en ciudades de todo el pas, as como en el extranjero, para oponerse pacficamente a la candidatura de Bouteflika rompiendo el muro de miedo y silencio.

El actual rgimen argelino no haba previsto en absoluto este nivel de movilizacin sin precedentes. Tampoco debera confiar en que se acabe rpidamente.

Las protestas han sorprendido asimismo a la comunidad internacional y a los observadores de la poltica argelina, ya que el pas haba evitado en gran medida las concentraciones masivas celebradas en todo el Medio Oriente y frica del Norte durante la llamada Primavera rabe de 2011.

He aqu algunos de los factores que han propiciado las protestas en Argelia, as como el impacto que estas pueden tener en las prximas elecciones del pas:

Un rgimen todopoderoso

El anuncio de Bouteflika de que se presentara para un quinto mandato como presidente provoc la indignacin de los ciudadanos argelinos e impuls un movimiento de base en varias ciudades tras una serie de llamamientos annimos las redes sociales para que la gente saliera a protestar.

Las manifestaciones se produjeron de forma espontnea al margen de las estructuras tradicionales del poder poltico en el pas, aunque algunos colectivos, como Mouwatana, un movimiento liderado por ciudadanos que incorpora a partidos polticos, asociaciones e individuos, tambin pidieron a los argelinos que tomaran las calles.

Argelia no presenciaba un movimiento masivo de descontento similar desde que en 1988 se produjo un levantamiento popular, cuando los jvenes protestaron en masa por el alto desempleo, el aumento del coste de la vida y las duras medidas de austeridad.

De hecho, la poblacin argelina lleva mucho tiempo divorciada de la poltica.

T y tu panda, marchaos. No habr un quinto mandato. Estamos hartos!

Bouteflika tiene todo el poder que necesita para asegurar su reeleccin, as como el apoyo de la administracin actual y del ejrcito, que prioriza la estabilidad frente a cualquier cambio poltico potencialmente arriesgado.

El presidente ha podido tambin consolidar su posicin debido a una coalicin poltica y econmica con ciertos partidos, como el Frente de Liberacin Nacional (FLN) y la Agrupacin Nacional Democrtica (RND, por sus siglas en francs), as como con algunos empresarios que han surgido como figuras clave durante su tiempo en el cargo.

Bouteflika se ha beneficiado tambin de los logros alcanzados durante su presidencia de veinte aos de duracin. Entre esos logros se incluyen, entre otras cosas: el retorno a la paz; las inversiones realizadas desde su primera eleccin; la modernizacin y construccin de infraestructuras; la construccin de viviendas y universidades y el acceso al gas y la electricidad en todo el pas.

Desesperacin social

Tambin es importante sealar que los partidos polticos de la oposicin se han derrumbado en todos los frentes, y que el panorama poltico y meditico de Argelia hace casi imposible que surjan nuevas personalidades o grupos polticos que transformen el sistema poltico.

En este contexto, no hay candidatos polticos lo suficientemente poderosos o crebles que representen un desafo serio a Bouteflika. Sin embargo, el movimiento de protesta actual puede cambiar todo eso y arrasar con el statu quo.

Las protestas estn facilitando una nueva dinmica y los argelinos estn convirtindose en actores del sistema poltico, algo que las autoridades argelinas deben tener ahora en cuenta.

Sin embargo, quiz podamos preguntarnos por qu este tipo de movimiento no apareci antes, tal vez durante las revueltas de 2011 en el mundo rabe o en las ltimas elecciones presidenciales de Argelia en 2014.

Varios factores, algunos ms visibles que otros, han contribuido a lo que est sucediendo, entre los que se destaca la situacin econmica y social actual en Argelia.

El Estado ha invertido sumas enormes para modernizar la infraestructura del pas y fomentar la recuperacin econmica, pero no logr desarrollar una economa que mejorara el poder adquisitivo de los ciudadanos y proporcionara trabajo a un gran nmero de jvenes desempleados.

La corrupcin y el clientelismo han creado un sentimiento de injusticia entre las personas que no se han beneficiado en modo alguno de las riquezas del pas.

La desesperacin social se ha agravado a causa de la serie de medidas de austeridad que se aplicaron a raz de la cada en los precios del petrleo en 2014, que fueron acompaadas por una inflacin en los bienes bsicos que afect duramente a las personas de clase media y baja.

Madurez poltica

La longevidad de la presidencia de Bouteflika, que corre el riesgo de prolongarse ms de dos dcadas si se asegurara un quinto mandato, ha desencadenado la ira de los argelinos y ha generado un sentimiento de cansancio, cuando no de humillacin, como resultado de la mala salud del presidente.

Postularse para un quinto mandato es demasiado a los ojos de un gran segmento de argelinos. La ausencia del presidente en los medios de comunicacin desde el infarto que sufri en 2013, y su estado visiblemente frgil, como se muestra en las imgenes de Bouteflika que han aparecido desde entonces, hace que hasta para los miembros de su entorno sea difcil en esta ocasin defender su candidatura.

Adems, el progreso econmico y social logrado en los ltimos veinte aos ha creado una clase media argelina que es polticamente madura.

Ese segmento de la sociedad del pas aspira, y as lo ha demostrado, a una serie de demandas polticas y sociales ms ambiciosas que las que ofrece el gobierno actual.

Finalmente, no puede ignorarse el papel de las nuevas tecnologas. Internet, y las redes sociales en particular, estn ahora disponibles por toda Argelia, contribuyendo a la propagacin de las protestas y ayudando a difundir y coordinar acciones en diferentes ciudades.

En respuesta a toda esta situacin, las autoridades argelinas deberan tratar de promover el dilogo y evitar el uso de discursos desafiantes hacia los manifestantes, lo que podra empeorar la situacin.

Tambin deberan proponer medidas concretas para ayudar a que Argelia inicie una transicin poltica real basada en un consenso nacional. El mismo Bouteflika se refiri a eso cuando anunci que planeaba postularse para un quinto mandato.

La posible respuesta del gobierno es especialmente crtica, ya que las protestas pueden hacerse duraderas y generalizarse, como lo demuestran las decenas de miles de estudiantes universitarios que se unieron al movimiento a principios de esta semana.

Brahim Oumansour es consultor en geopoltica y relaciones internacionales. Es asimismo investigador asociado del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratgicas (IRIS) y del Centro de Estudios e Investigaciones sobre el Mundo rabe y Mediterrneo (CERMAM). Sus investigaciones se centran en la poltica exterior de Estados Unidos en frica del Norte y Oriente Medio desde la II Guerra Mundial hasta la guerra contra el terrorismo y el proyecto de democratizacin.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/news/algeria-whats-fuelling-countrys-mass-protest-movement

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter