Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2019

Los enemigos y el adversario

Guillermo Almeyra
Rebelin


La lucha por la liberacin es de largo aliento y requiere mantener la capacidad de distinguir los enemigos de quienes son simplemente nuestros adversarios aunque stos puedan aliarse con los primeros.

A Samir Flores lo mataron las empresas y los caciques y sicarios al servicio de las mismas. AMLO no es un agente del gran capital; es slo un ejemplar inestable y menor, tardo y poco hbil, de la especie de caudillos latinoamericanos que fracas cuando el capitalismo entr en una nueva recesin y cayeron los precios de las materias primas.

Est contra los asesinatos de luchadores sociales porque le repugnan y, sobre todo, porque lo desestabilizan. Su ideal sincero es la Repblica Amorosa, en la que los patrones sean humanos y democrticos, los explotados amen a sus opresores y los lobos cuiden las ovejas. Su programa no es el del gran capital: es una nueva versin anacrnica de lo que intentaron hacer los nacionalistas burgueses Luis Echeverra y Jos Lpez Portillo.

Entre los 30 millones de personas que votaron MORENA, son contados los que lo hicieron por su programa. La casi totalidad lo hizo porque quiere acabar con la barbarie, los feminicidios, los asesinatos de activistas, la miseria, los bajos salarios y peores condiciones de vida, la pobreza, la desigualdad extrema, la corrupcin, la entrega del pas al capital financiero internacional con el que est entrelazada la burguesa nacional. Esos millones -a diferencia de los votantes de Chvez, Lula, los Kirchner y otros semejantes- estaban ya movilizados desde el terremoto de 1985, las elecciones de 1988, la rebelin zapatista 1994, la APPO y Ayotzinapa y votaron por un Salvador porque carecen an de consciencia de su propia capacidad y de su fuerza y no tienen consciencia de clase.

Por ahora le dan un crdito de confianza pero maana pueden desilusionarse rpidamente y tirar por la borda a AMLO como lo hicieron antes con otros caudillos que no respondieron a lo que se exiga de ellos. Porque la consciencia de clase se adquiere en la accin de masas, que recibi un impulso. AMLO, con su paternalismo, cree que los 30 millones de votos son suyos, de una vez y para siempre. Pero sus votantes piensan, tienen necesidades, luchan para satisfacerlas, se organizan, comparan las promesas con la realidad y tienen rabia acumulada. Por eso su triunfo electoral estimul la autoorganizacin, las luchas, la autogestin.

Las huelgas en Matamoros que se extienden por el Norte donde la izquierda siempre fue dbil son resultado de ese triunfo pero tambin de las primeras desilusiones. El tigre que AMLO ofreci domesticar est adormecido pero suelto y cada tanto da zarpazos.

AMLO pudo llegar al gobierno porque una parte de los que tienen el poder el capital financiero, los grandes capitalistas nacionales y las Fuerzas Armadas- prefiri, como el Gattopardo, cambiar todo para que no cambie nada. Ellos, como hicieron los militares argentinos con Pern, le dieron el gobierno para que contuviese a sus simpatizantes, para que hiciera de contrafuego, de bombero. Esta es otra diferencia con los gobiernos progresistas anteriores, que disputaron el gobierno con sectores dominantes dbiles y en crisis: AMLO vive en una situacin de libertad vigilada.

Ahora debe cumplir las promesas que hizo para ganar sin saber si podra o no hacerlas realidad. Debe responder a la esperanza, a la presin popular. Pero tambin debe concretar lo que prometi en secreto a los militares y grandes capitalistas que son mucho ms impacientes que los electores de MORENA y, sobre todo, tienen claros sus intereses de clase y tienen miedo.

Prefiri empezar a pagar a la derecha continuando con la Guardia Nacional la militarizacin del pas y dando luz verde a proyectos ecocidas y antisociales, como el Tren Maya y la especulacin inmobiliaria anexa, los proyectos en el Istmo, el gasoducto en la falda del Popocatpetl y la termoelctrica de Huexca. No se da cuenta de que, si le da un brazo a la jaura de lobos, los cebar y exigirn ms y ms.

Para peor, MORENA no es un partido. Es un instrumento electoral, una especie de hijo de Frankestein fabricado con pedazos de cadveres. Rene a Romo, que deca hace poco que AMLO es un peligro, a los desechos de todos los partidos, los ultraderechistas evangelistas del PES, oportunistas vidos y algunos intelectuales reformistas que una vez se dieron un bao de marxismo. Sobre todo, a millones de personas honestas sin consciencia de clase ni experiencia poltica pero que perciben que ese partido no tiene vida interior, que nadie les consulta, que todo es decidido por un vrtice que sienten ajeno y que no es controlado por nadie.

Hay que separar el trigo de la paja y ayudar en su evolucin anticapitalista a los revolucionarios potenciales que votaron por AMLO. Ni MORENA ni el mismo AMLO son adversarios aunque llamen provocadores a quienes defienden los intereses populares y ofendan a los pueblos con falsas consultas. Enemigos son los capitalistas que condicionan y chantajean al dbil gobierno.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter