Portada :: Feminismos :: Machismos-Neomachismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2019

Supremacismo & Ideologa machista
Supremachismo

Miguel Lorente Acosta
https://miguelorenteautopsia.wordpress.com

Sobre las manipulaciones que hace el posmachismo para proyectar su ideologa supremacista sobre el feminismo y las mujeres feministas.


La terminologa que habitualmente utilizan desde el machismo revela de forma grfica cules son sus fuentes de conocimiento e inspiracin. Es el machismo quien recurre al nazismo para llamar feminazis a las feministas y feminazismo al feminismo, es el machismo quien llama adoctrinamiento a la educacin en Igualdad como si fuera una religin, es el machismo el que considera parte de una ideologa, la denominada ideologa de gnero, proponer acabar con la violencia de gnero y la injusticia de la desigualdad, no como una defensa de los Derechos Humanos Y ahora es el machismo el que recurre al concepto racista del supremacismo.

Con todas esas referencias no poda tardar mucho en llegar a la idea que aglutina todos esas ideas y hablar de la supremaca de las mujeres, del feminismo o de gnero para levantar la crtica y el rechazo a quien cuestiona su modelo de sociedad.

Nada sorprendente. El machismo es muy previsible porque se mueve en una realidad histrica que no quiere cambiar, lo cual hace que las referencias se le queden pequeas y que tenga que recurrir a las palabras para modificar el enunciado sin que cambien las ideas. Por eso sus conceptos son tan mutantes, como por ejemplo ocurre con el llamado SAP (Sndrome de Alienacin Parental), que primero hablaron de alienacin, luego de interferencias parentales, despus de programacin afectiva y as cambiarn todas las veces que hagan falta para decir lo mismo: que las mujeres son malas y perversas, y que manipulan a los hijos contra los padres tras la separacin.

Esa misma necesidad de cambiar para seguir igual y de ocultar los nombres con otros nuevos, ya refleja la falacia que esconde su actitud, pero como hablan desde posiciones de poder y juegan con el favor de la normalidad y todos sus mitos y estereotipos, sus argumentos resultan crebles, al menos durante el tiempo suficiente para generar algo de confusin, y con ella distancia al problema y pasividad en la implicacin social para poder resolverlo. Por eso an estamos donde estamos.

El supremacismo surgi como un posicionamiento racista basado en el llamado racismo cientfico del siglo XVII, que a travs de la manipulacin de la ciencia y con argumentos pseudo-cientficos, estableci la superioridad de la raza blanca sobre la negra y el resto de grupos tnicos. Como se puede ver, no muy diferente a lo que ahora, en pleno siglo XXI, algunos cientficos quieren hacer con el SAP y sus pseudnimos. Ya les he dicho que el machismo es previsible, reincidente y redundante.

El supremacismo liga la superioridad a la condicin, de manera que es la persona por sus caractersticas la que resulta superior a las otras que no tienen esos elementos al no formar parte de su condicin. No se trata de que determinadas circunstancias o factores les den ventaja, sino que esta se debe a su superioridad, y esa superioridad a su naturaleza.

Mucho antes del siglo XVII, en este caso bajo argumentos y posicionamientos que nada tienen que ver con la ciencia, concretamente 10.000 aos atrs, justo en el Neoltico, los hombres decidieron que su condicin era superior a la de las mujeres. Y bajo ese argumento organizaron la convivencia, distribuyeron los roles, los tiempos y los espacios, y establecieron unas formas de relacin y dinmicas sociales que alimentaban y reforzaban esa construccin machista basada en la superioridad de los hombres.

El machismo es supremachismo porque los machistas son supremachistas. Se trata de hombres que se consideran superiores a las mujeres por su condicin masculina y al margen de cualquier otra circunstancia. Da igual el status, el trabajo que tengan, los ingresos econmicos desde esa concepcin el hombre siempre tiene un plus de racionalidad que lo hace superior, y un plus de fuerza por si alguien lo pone en duda, especialmente si quien lo hace es alguna mujer.

Lo que sucede estos das con la irrupcin en la poltica de los argumentos machistas explcitos, y su continuidad en un sector de la sociedad, slo es reflejo de ese supremachismo fracasado, pues a pesar de todo su poder, debemos ser conscientes de que ha contado con la cultura como inductora, con la normalidad como cmplice, con la inercia de la historia como motor, y con todos los instrumentos institucionales de una sociedad: educacin, Derecho, Administracin de Justicia, religiones y ha fracasado. No ha sido capaz de mantener esa superioridad falaz sobre la figura de los hombres. Es cierto que muchos hombres estn dispuestos a renunciar a la Igualdad para mantener esas ventajas levantadas sobre la injusticia de la desigualdad, pero tambin es verdad que la transformacin que vive la sociedad, liderada y protagonizada por las mujeres, ya ha producido un cambio que aglutina cada da a ms mujeres y a ms hombres, conscientes de que nada hay mejor que vivir en una sociedad que cuente con el privilegio de la Igualdad, y as hacer de la convivencia identidad.

La realidad demuestra que el machismo no quiere entender que el ideal de Igualdad es algo inalienable a la persona, y se encuentra en la conciencia de cada hombre y de cada mujer, por eso la Igualdad avanza y avanzar en las circunstancias ms difciles, y lo har gracias al feminismo y a travs de todos los campos minados que con sus mentiras, amenazas y violencia coloque el machismo supremachista para defender sus privilegios. Nada ni nadie va a detener al feminismo ni a la Igualdad.



Fuente: https://miguelorenteautopsia.wordpress.com/2019/02/25/supremachismo/amp/?__twitter_impression=true



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter