Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2019

La militante anticolonialista que durante 60 aos denunci torturas y ejecuciones del ejrcito francs en la guerra de Argelia muri el 2 de febrero
Josette Audin y los justos de Argelia

Gonzalo Gmez Montoro
Ctxt


Josette y Maurice Audin

El sbado 2 de febrero, a los 87 aos, falleci en Pars Josette Audin, la anciana de blancos cabellos, frgil aspecto y tierna mirada que salt a los medios de comunicacin el pasado mes de septiembre, cuando el presidente francs, Emmanuel Macron, reconoci la responsabilidad del Estado en la tortura y el asesinato de su marido, Maurice Audin, en la guerra de Argelia, y le pidi perdn en persona.

Josette Audin haba exigido justicia a todos los presidentes de Francia desde que a su marido lo detuvieron paracaidistas franceses el 11 de junio de 1957, en la batalla de Argel, y nunca ms supo de l. Maurice tena veinticinco aos; era profesor universitario, militante comunista y anticolonialista y padre de tres hijos. Segn Pierre Vidal-Naquet (autor del informe Laffaire Audin, que destap el caso en 1958), los paracaidistas, sospechando que Maurice ayudaba a la guerrilla independentista FLN, lo torturaron para sonsacarle informacin y lo ejecutaron.

Segn la versin oficial, Maurice se escap durante un traslado, lo que nunca creyeron sus allegados. No obstante, ni sus compaeros de profesin ni sus camaradas (en situacin clandestina) pudieron movilizarse para liberarlo, y Josette tuvo que emprender sola la lucha contra el Estado, que durante seis dcadas dictamin que no haba lugar para investigaciones. Ni la campaa en memoria de Maurice Audin que organiz el diario LHumanit ni las cartas que Josette dirigi a Nicolas Sarkozy y a Franois Hollande en medios de comunicacin obtuvieron respuesta.

Macron rompi, pues, el silencio oficial, y al anunciar la apertura de archivos de la guerra de Argelia (aunque no dio fechas) y pedir que los testigos pongan sus documentos a disposicin de los historiadores, reabri el debate sobre los desmanes del ejrcito francs en Argelia: durante los meses posteriores a su declaracin, los medios de comunicacin recordaron a quienes, como Maurice Audin, sufrieron torturas y an estn desaparecidos, as como la matanza de manifestantes musulmanes del 8 de mayo de 1945, mientras en la metrpoli se celebraba la victoria frente al nazismo.

El debate sobre lo ocurrido en Argelia est, por tanto, lejos de terminar. La apertura de archivos probablemente desvelar ms atropellos del ejrcito francs, as como otros episodios del conflicto an desconocidos; sin embargo, un importante captulo permanece olvidado: la participacin de pieds noirs (franceses de origen europeo nacidos en territorio argelino) en la causa independentista. El que la noticia de la muerte de Josette Audin acaecida solo seis meses despus de la declaracin de Macron apenas haya trascendido las fronteras galas es sntoma de la amnesia. Ni siquiera hay rastro cinematogrfico ni literario de estos justos dira Albert Camus, otro pied noir que, arriesgando sus vidas, antepusieron sus ideales a su filiacin nacional, tnica, lingstica y religiosa.

El olvido se debe fundamentalmente a tres motivos: el primero, que a la ex potencia colonial nunca le ha interesado producir ficciones sobre su derrota ni sobre sus hijos dscolos (para los franceses de Argelia, el peor traidor era un compatriota independentista); el segundo, que la historia oficial ha silenciado a los pieds noirs anticolonialistas, la mayora ya fallecidos; y el tercero, que habiendo vivido mayoritariamente en Francia desde 1962, ao de la emancipacin, estos activistas mantuvieron perfil bajo por miedo a sufrir represalias de partidarios de la Argelia francesa, que impusieron su relato del episodio histrico.

Por otra parte, los pieds noirs anticolonialistas formaban un conjunto heterogneo y mal avenido, unido solo por un fin. La mayora, como el matrimonio Audin, eran comunistas que, ante la ambigedad del Partido Comunista Argelino en el conflicto, ayudaron al FLN (los portadores de maletas repartan dinero, vveres y armas a los guerrilleros) y/o se unieron a l. El ms conocido fue Henri Alleg, director de Alger Rpublicain (donde Albert Camus public artculos) y una de las ltimas personas que vieron vivo aunque moribundo a Maurice Audin. Alleg pasara a la historia por escribir La question, relato de las torturas que le infligieron militares franceses y que redact sobre papel higinico del campo de internamiento de Lodi.

Un colectivo menos numeroso pero tan implicado en la independencia argelina como los comunistas fueron los anarquistas. La Fdration Communiste Libertaire (FCL) y el Mouvement Libertaire Nord-Africain (MLNA) formaron en 1954 (ao en que comenz la guerra) la primera red de portadores de maletas. Los activistas Georges Fontenis, Line Caminade, Paul Philippe, Pierre Morain, Suzanne Morain y Landre Valro pasaron aos recluidos en Lodi y en prisiones de Francia, donde tambin recababan apoyos para el FLN. Paradjicamente, los libertarios que ayudaron al primer movimiento independentista argelino, el MNA, de Messali Hadj, recibieron ataques del FLN, que acusaba a los mesalistas de inmovilismo.

Captulo aparte merecen los pieds noirs judos anticolonialistas. Presentes en Argelia antes que los rabes, los judos haban sufrido discriminacin bajo mandatos otomano y francs, hasta que el decreto Crmieux (1870) les convirti en franceses de pleno derecho, estatus que perdieron durante el rgimen de Vichy y recuperaron tras la Segunda Guerra Mundial. La memoria de las injusticias sufridas incit a algunos hebreos a apoyar la independencia pese al recelo existente entre musulmanes y judos, cuenta Nathalie Funs en Mon oncle dAlgrie, cuyo protagonista, el ex resistente antifascista y militante libertario (adems de to de la autora) Fernand Doukhan, no soportaba que Francia humillara a los indignes, algo que los nazis ya haban hecho con los franceses judos en especial durante la ocupacin.

Ningn colectivo de pieds noirs anticolonialistas ha permanecido sin embargo tan olvidado como el de las mujeres, cuyo afn por conseguir justicia social inclua la igualdad entre sexos. Si bien algunas activistas musulmanas las famosas moudjahidate tuvieron reconocimiento y popularidad (Djamila Boupacha recibi apoyo de Simone de Beauvoir y de Pablo Picasso), de las activistas HG Esmeralda, juda comunista torturada con picana elctrica, as como de Jacqueline Guerroudj y Monique Hervo, por citar solo tres ejemplos, apenas sabemos nada, y mereceran un artculo para ellas solas.

Ms atencin merecera tambin el devenir de los pieds noirs anticolonialistas tras la independencia, a la que, segn Pierre Daum, sigui una euforia que se convirti en sensacin agridulce, o incluso, en desengao: durante la guerra, algunos militantes por ejemplo, Fernand Doukhan fueron deportados a Francia, pas del que no sentan formar parte, con la prohibicin de retornar a Argelia bajo riesgo de sufrir dursimas condenas; otros, tras haber pasado aos en crceles francesas, consideraban la Argelia libre como un pas lejano, extranjero; la mayora, cumplido el objetivo de la independencia, se instalaron en Francia, donde siguieron discretamente la vida poltica argelina y militaron en otras causas.

En cambio, una minora permaneci en Argelia desdeando la maleta o el atad, creencia segn la cual los musulmanes ejecutaran a todo francs que no abandonase el pas tras la independencia. Fue el caso, por ejemplo, de Josette Audin, que se convirti en funcionaria argelina pese a que ello implicaba una notable reduccin de salario. Al igual que otros camaradas, Josette tuvo que abandonar Argelia tras el golpe militar de Boumedienne, en 1966, y se instal en Francia. Los resistentes fueron marchndose durante las dcadas de 1970 y 1980 por la penuria econmica, el autoritarismo de los sucesivos gobiernos que, para ellos, traicionaba la revolucin y la islamizacin social, hasta que la guerra civil de los aos noventa empuj al xodo a los ltimos irreductibles.

La historia de la Argelia independiente, que los pieds noirs contribuyeron a construir, quiz presenta menos luces que sombras. Las desigualdades sociales de un pas rico en recursos, el dficit democrtico y la falta de libertades de las mujeres, entre otros, son problemas que algunos militantes anticolonialistas ya presagiaban antes de la emancipacin. No obstante, lucharon por una causa legtima y no son responsables del devenir del pas despus de 1962 (a menudo han criticado la evolucin sociopoltica de Argelia). Por tanto, antes de que el ltimo de ellos muera, mereceran salir del olvido y que se reconociera su esfuerzo.

Fuente: http://ctxt.es/es/20190227/Politica/24661/Josette-Audin-Maurice-Audin-militante-anticolonialista-torturas-ejecuciones-ejercito-frances.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter