Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-03-2019

Los sindicatos se enfrentan a otro ataque del Gobierno

Elaine Tavares
Rebelin


Mientras millones de brasileos se preparaban para el carnaval, la mayor fiesta popular del pas, el presidente Bolsonaro disparaba una medida provisional, la 873, del 1 de marzo de 2019, que representa otro ataque al sindicalismo, como ya haba anunciado durante la campaa. El primero de esos ataques fue la desaparicin de la Magistratura de Trabajo y el traspaso de las responsabilidades de los sindicatos laborales, tales como el registro sindical, al Ministerio de Justicia, dirigido por Srgio Moro, que tan pronto habl sobre el asunto ya dispar: "vamos a cohibir la corrupcin".

Ahora, a partir de esa medida las contribuciones sindicales ya no podrn ser hechas como hasta ahora, mediante el descuento de la cuota sindical en la nmina; conforme a la nueva medida, a partir de ahora el sindicato tendr que mandar un boleto al trabajador y ser el trabajador quien tendr que acudir al banco a pagar. Para los sindicatos eso supondr ms gastos, pues tendrn que crear sistemas informatizados para la emisin de los boletos bancarios o cobranza electrnica y necesitarn contratar servicios de cobro con los bancos para que los boletos ingresen a la compensacin nacional a fin de recoger los pagos en agencias bancarias y cajeros automticos. Sin embargo, la medida ser buena para los bancos, que como se sabe cobran elevadas comisiones por prestar esos servicios.

Asimismo, de acuerdo con la medida, aunque el trabajador autorice el descuento y los convenios colectivos reconozcan esa clusula, el cobro no podr hacerse sobre la nmina. Lo que termina siendo una paradoja, pues la reforma laboral que fue aprobada dice que vale lo negociado y no lo que est en la ley. Y ahora, viene una ley que dice que lo que se negocia no vale. Un tremendo lo.

De cualquier forma, para los sindicatos esto puede representar una cada significativa de los ingresos, ya que siempre fue ms cmodo para el trabajador tener el descuento directo en la nmina, lo que tambin garantizaba que la contribucin llegase puntualmente a la cuenta del sindicato; sin embargo, con esta medida el trabajador tendr que esperar a recibir el boleto y luego hacer el movimiento de ir hasta un cajero o una sucursal bancaria o hacer la domiciliacin en la cuenta para pagar la mensualidad.

Parece poco, pero no lo es; de hecho, es muy probable que algunos sindicatos se vean asfixiados por la falta de recepcin de las contribuciones, ya sea por olvido, ya sea porque hay otras prioridades para el trabajador. Por otra parte, esta medida tambin puede tener un efecto beneficioso. Sin la comodidad de recibir la contribucin sin trabas, los sindicatos tendrn de retomar el contacto cuerpo a cuerpo con los trabajadores y eso puede revertir en ms politizacin de los trabajadores. No en vano, hubo un tiempo en que las cosas eran as y el pago tena que ser hecho en el sindicato. Esto hace que la relacin se estreche y el trabajador se queda ms cerca de la entidad.

Segn el IBGE, en 2017 slo el 14% de los trabajadores con empleos formales estaban sindicalizados y ese nmero vena en cada desde 2012. Para los investigadores la cada puede estar relacionada con la disminucin del nmero de empleos formales, pero tambin puede significar que los trabajadores no creen en la fuerza de los sindicatos que, en cierto modo, estuvieron bastante domesticados en los ltimos aos. Sin embargo, hubo movimiento y lucha.

El Dieese divulg el nmero de huelgas en 2017, 1.566, un volumen 25% menor que en 2016. No hay todava datos del ao pasado, aunque es probable que quede en esa media. La mayor parte de las huelgas fueron en el sector pblico (52%), pero el sector privado fue el responsable del 47%, lo que es bastante significativo.

Ahora, con la reforma laboral ya consolidada es muy probable que el nmero de trabajadores en empleos formales -hoy 36 millones- disminuya an ms, haciendo la accin de los sindicatos mucho ms desafiante. Es la hora de hacer brotar de nuevo la creatividad y la combatividad. Los trabajadores se enfrentan a prdidas profundas y pueden perder an ms con las nuevas reformas en curso. Lo que queda es la lucha.

La mayor central de trabajadores de Brasil, la CUT, analiz la medida como "absurda, antidemocrtica e inconstitucional", sealando que tiene por objetivo "retirarle a las entidades que legtimamente representan a la clase trabajadora los recursos que an les quedan tras la infame reforma laboral. Creen que, de esta forma, minarn nuestra organizacin y fuerza para enfrentar esa propuesta de reforma de la Seguridad Social que mantiene privilegios y empobrece al trabajador ".

De acuerdo con la central, la Medida Provisional ataca frontalmente el prrafo IV del artculo 8 de la Constitucin federal, que establece de manera explcita: "[...] la Asamblea General fijar la contribucin que, tratndose de categora profesional, ser descontada de la nmina, para el sostenimiento del sistema confederativo de la representacin sindical respectiva, independientemente de la contribucin prevista en la ley.

El argumento de la CUT, que busca ampararse en la ley, muestra que buena parte de la batalla debe ser dada en los tribunales, lo que es desalentador, ya que en los ltimos aos, la ley parece haber adquirido una flexibilidad mucho mayor, siempre favoreciendo a los gobernantes de turno.

Pero, aun as, el presidente de la entidad, Vagner Freitas, en un documento distribuido a todos los sindicatos el sbado 2, anima a la unidad y a la lucha, recordando que todas las conquistas de los trabajadores se lograron luchando en las las calles. Segn la CUT, las entidades sindicales, que ya estn construyendo un frente unitario para oponerse a la reforma de la Seguridad Social, no dejarn al gobierno sin respuesta.

Terminada la fiesta el mircoles, el ao comienza. Y, a juzgar por el movimiento del carruaje, ser muy movido. Adems, tambin est ah la reforma de las pensiones, una prdida tan grande para los trabajadores que obligar a los sindicatos a que reaccionen dando una batalla a la altura del combate.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter