Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2006

Ante Irn, impaciencia injerencista e hipcrita

Editorial La Jornada


Ante la decisin del gobierno de Irn de reiniciar sus actividades nucleares pese a las presiones y amenazas occidentales particularmente las procedentes de los gobiernos de Estados Unidos y de varios miembros de la Unin Europea, el director de la Agencia Internacional de Energa Atmica, AIEA, Mohamed ElBaradei, advirti ayer: "Estoy perdiendo la paciencia; la comunidad internacional est perdiendo la paciencia" para con la Repblica Islmica. El jueves pasado la secretaria de Estado del gobierno de George W. Bush, Condoleezza Rice, dijo que al gobierno de Tehern "se le est cumpliendo el plazo" para que suspenda sus tareas de investigacin y desarrollo en materia atmica.

No es fcil esclarecer en qu medida son ciertas las acusaciones de que las autoridades iranes estn tratando de dotarse de armas nucleares y que usan como pantalla las actividades civiles y pacficas, toda vez que el anlisis de las versiones de una y otra partes, contrapuestas, demanda alto grado de conocimiento en el tema de los procesos atmicos.

Independientemente de que las autoridades de la Repblica Islmica quieran enriquecer uranio para producir electricidad o para colocar a su pas en la lista de naciones que poseen armas nucleares, no son honestos ni crebles los esfuerzos de los gobiernos occidentales y de la AIEA por disuadir a los iranes, toda vez que los mismos que ahora se escandalizan ante la perspectiva de que Tehern fabrique armas atmicas permitieron, en su momento, su desarrollo en Israel, Pakistn e India.

Despus de esos tres peligrosos casos, y debido a la obsecuencia para con ellos de Estados Unidos, Europa y Rusia, la tarea de impedir la proliferacin de artefactos blicos nucleares ha perdido credibilidad y legitimidad. Lo que habra debido ser un empeo honesto y enrgico por ahorrar al mundo la multiplicacin de misiles de Damocles se convirti en un ejercicio de simulacin, parcialidad e hipocresa; la AIEA, por su parte, ms que pugnar por una reduccin efectiva del peligro de un holocausto atmico, se ha dejado usar como espacio de mercadeo entre las potencias nucleares para reconfigurar los escenarios estratgicos internacionales de acuerdo con sus intereses.

Uno de los argumentos de la lucha occidental contra la proliferacin de armas de destruccin masiva la principal de las cuales es el arma atmica es que tales artefactos no debieran estar en poder de gobiernos antidemocrticos, despticos o violadores de los derechos humanos. Si se aplicara al caso presente, habra que empezar por admitir que Irn no es menos democrtico que Israel, y que en todo caso lo es ms que Pakistn y China. Habra que reconocer, asimismo, que el mayor arsenal atmico del planeta es el de Estados Unidos, cuyo gobierno ha sido colocado, durante el gobierno de Bush, como el principal violador de derechos humanos en el mundo, que ostenta, para colmo, el triste antecedente de ser el nico que ha empleado tales artefactos letales en la historia; no los lanz, por cierto, contra objetivos militares, sino contra las poblaciones civiles de Hiroshima y Nagasaki.

En rigor tico y lgico, ningn Estado debera poseer armas nucleares. Una labor de desarme atmico mnimamente verosmil tendra que incluir, adems de medidas estrictas de no proliferacin, el desmantelamiento total de las bombas atmicas estadunidenses, rusas, francesas, inglesas, chinas, israeles, paquistanes e indias. En tanto no exista ese propsito, las advertencias de Occidente y los alegatos de ElBaradei deben entenderse como meras maniobras propagandsticas para justificar un intervencionismo hostil contra el rgimen de Tehern que podra llegar no hay que descartarlo a una agresin militar tan injustificable, brbara y criminal como la que lanz en 2003 la Casa Blanca contra Irak, con el pretexto de eliminar armas de destruccin masiva cuya existencia era insostenible desde antes de la invasin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter