Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-03-2019

Nuestras vidas valen ms que sus ganancias

Mario Hernandez
Rebelin


El martes 26 de febrero 400 trabajadores de PedidosYa fueron despedidos. Empezaron a ver cmo iban a ser sus horarios, y les sale que tenan las credenciales invlidas, o sea, que les bloquearon las cuentas.

Los que conocen PedidosYa saben que hacen eso cuando te quieren echar: te llaman a la base, te bloquean la cuenta y cuando llegs te inventan un telegrama con una justificacin que no existe. A veces dicen que robamos pedidos, o que no los aceptamos, o que nos vamos de la zona. Inventan cualquier cosa para que el despido sea con causa, relata un trabajador.

Al da siguiente hicieron una asamblea y votaron una permanencia pacfica en la sede de Gurruchaga y Costa Rica, hasta que los reincorporen a todos. Tambin reclaman el pase a planta permanente de los monotributistas que estn contratando.

Decenas de trabajadores y trabajadoras de la app se concentraron en el edificio que la empresa tiene en el barrio de Palermo. La decisin de permanecer en la sede fue tomada en asamblea luego de que durante horas la empresa no diera ninguna respuesta ante el despido de ms de 400 trabajadores, que fueron bloqueados de la aplicacin. Algunos denuncian que ya recibieron telegramas de despido sin causa mientras que otros se encuentran en estado de alerta.

La protesta fue acompaada por otros trabajadores de servicios de delivery y mensajera y la Asociacin de Personal de Plataformas.

A diferencia de las dems plataformas de delivery como Rappi o Glovo, en un comienzo, la uruguaya PedidosYa no empleaba personal a travs de la figura del monotributo. Sin embargo, hace un tiempo la empresa intenta ponerse a tono con la competencia y busca implementar la misma forma de contratacin, lo cual implica un retroceso en las ya de por s malas condiciones laborales.

A partir de diciembre empezaron a tomar a gente con monotributo (mismo sistema que en Glovo y Rappi) y as comenzaron los despidos masivos en diciembre, enero y ahora. Antes ramos 2.000 empleados en blanco y ahora solo quedamos 400, comenta otro trabajador.

No obstante, las condiciones de trabajo incluan que cuando haba accidentes la ART no los reconoca. O cuando fueron a reclamar las vacaciones les respondieron que eran un premio por desempeo.

Previo a que comiencen los despidos, trabajadores y trabajadoras comenzaron un proceso de organizacin debido a las ms que precarias condiciones laborales.

Al principio pareca que tenan buenas intenciones, contratos part-time y fulltime, en blanco, aportando para la jubilacin y con ART. Sin embargo ya a los meses se empezaron a ver irregularidades tpicas de esta nueva precarizacin laboral que se nos quiere imponer: pedidos que no tienen lmite de kilmetros (te pueden mandar a donde el sistema te asigne y si no acepts el pedido te pausan, descontando ese tiempo de tu sueldo), no cumplieron con las paritarias hasta hoy (aumento de 42 %), relata otro joven. Y contina luego empezaron a tomar a nuevos cadetes, todos con contratos distintos: igualmente siempre con horarios y francos rotativos. Obviamente no hay descansos entre pedidos. Hay veces en este trabajo que porque nos cae un pedido a 15 minutos de terminar nuestro turno (estamos obligados a aceptarlo), terminamos la jornada 20 minutos despus de lo correspondiente y sin percibir ni un peso por este trabajo extra.

Pero la cosa se puso peor con el paso del tiempo, la empresa uruguaya al igual que sus pares no respeta los ms mnimos derechos laborales. Luego compaeros han pedido licencia por ART (ej. dos semanas) y la empresa no quera pagar el sueldo correspondiente, nos descontaba lo que no trabajamos. Ya en julio empezaron a liquidar masivamente mal los sueldos, quitndole miles de pesos a compaeros por causas inventadas y cuando se iba a reclamar nos tenamos que comer una apretada de los coordinadores y tambin un boludeo, concluye el trabajador entrevistado por La Izquierda Diario.

Bicicletazo en Crdoba

El viernes las calles cntricas de Crdoba fueron testigos de una particular protesta. Decenas de pibes y pibas con mscaras para mantener el anonimato marcharon desde Coln y General Paz hasta el Patio Olmos llevando sus bicis. Lo hicieron para exigir que las empresas de aplicaciones de delivery los pongan en blanco y reconozcan todos sus derechos laborales. Rappi inclusive aument el monto que abona por cada pedido ese da, para intentar quebrar la organizacin.

Las empresas de aplicaciones operan bajo la premisa de poner en contacto a dos partes que intercambian un bien o un servicio. En el caso del delivery, contactan al cliente con quien le lleva el pedido. Con esta lgica, los trabajadores son colaboradores que se conectan las horas que pueden, por lo cual son sus propios jefes.

Esto se tiene que normalizar; cuando vas a la entrevista te venden que sos dueo de todo, pero despus resulta que no. No se hacen responsables si tenemos algn accidente, no les importa nuestra seguridad, solo que el pedido llegue a tiempo, afirm uno de los manifestantes.

Fuentes: La Izquierda Diario, Tiempo Argentino

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter