Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2006

La exitosa apuesta de Brasil para reducir su dependencia de los vaivenes del petrleo

David Luhnow y Geraldo Samor
The Wall Street Journal Americas


Tras casi 30 aos de esfuerzos, Brasil ha triunfado donde la mayora de los pases industrializados ha fracasado: el desarrollo de un combustible rentable y alternativo a la gasolina. Junto con los recientes descubrimientos de petrleo en altamar, sta es una importante razn por la que se espera que Brasil se convierta en un pas energticamente independiente este ao.

Tome el caso de Gildo Ferreira, un ejecutivo de bienes races de 39 aos. Hace poco entr con su Volkswagen Fox a una estacin de servicio y, en vez de usar gasolina, llen el tanque con etanol. Le costUS$29 en comparacin a los US$36 que le habra costado el combustible tradicional. El etanol es un combustible derivado de la caa de azcar y est disponible en 20.000 estaciones de servicio, desde Ro de Janeiro al Amazonas. "Es ms barato y es hecho en Brasil", dice Ferreira. Dados los actuales precios del petrleo, Ferreira podra ahorrar cerca de US$350 al ao.

Segn el Banco Mundial, en Brasil el costo de producir etanol puede ser de 26 centavos de dlar por litro. El precio internacional de la gasolina es de unos 39 centavos por litro. Si bien el etanol rinde menos kilometraje que la gasolina, en Brasil sigue siendo ms barato por kilmetro recorrido. Por eso, el etanol representa hoy casi un 20% del mercado de combustible para el transporte, mientras que el consumo de gasolina se ha reducido desde fines de los aos 70. En el resto del mundo, el uso de combustibles alternativos es de apenas 1%.

Pero los pases que quieran imitar el ejemplo brasileo tal vez no aplaudan su mtodo de implementacin. Los gobiernos militares y civiles sentaron las bases al forzar el uso del etanol e imponer metas de produccin. Pese a las crticas sobre despilfarro, financiaron proyectos de tecnologa que costaron miles de millones de dlares. Brasil tambin liber el mercado del azcar, lo que abarat la materia prima necesaria para la produccin de etanol.

Con el apoyo del gobierno, las compaas azucareras y los fabricantes de autos crearon innovaciones como los vehiculos de "combustible flexible", propulsados indistintamente por etanol, gasolina o una mezcla de ambos. Los consumidores brasileos ya no tienen que preocuparse de las fluctuaciones de precio de los combustibles, porque siempre pueden apostar por lo ms barato. Hoy, siete de cada 10 autos nuevos que se venden en Brasil son de combustible flexible.

Brasil tiene la suerte de que el azcar sea la forma ms econmica de producir el etanol y de reunir las condiciones aptas para cultivar la caa: abundancia de tierra, lluvia y mano de obra barata.

La experiencia brasilea es seguida con inters por pases con grandes cuentas de combustible. India y China han enviado a altos funcionarios de gobierno para interiorizarse del programa brasileo. El ao pasado, la unidad brasilea de Volkswagen AG, el primer fabricante en lanzar un modelo de combustible flexible, recibi a 38 delegaciones de ms de una docena de pases, segn sus representantes.

En 2005, la exportacin de etanol brasileo alcanz US$600 millones. El pas proyecta que esa cifra subir a unos US$1.300 millones en 2010. Los principales clientes son Suecia y Japn, pases que aspiran a que el etanol que libera menos dixido de carbono que los combustibles fsiles les ayude a cumplir con los requerimientos del Protocolo de Kioto.



La idea de utilizar carbohidratos en vez de combustibles fsiles para impulsar los automviles no es nueva. El primer auto que fabric Henry Ford funcionaba con etanol. Pero tras la Segunda Guerra Mundial el petrleo era tan barato y abundante que el etanol perdi su atractivo. La primera crisis petrolera de 1973 revivi el inters por el etanol. La crisis afect severamente a Brasil, que en ese tiempo importaba un 80% de sus combustibles. A los pocos meses, su economa cay en recesin.

"Enfrentbamos un claro desafo estratgico: Cmo nos podemos desarrollar sin petrleo?", recuerda Eduardo Pereira de Carvalho, en esa poca funcionario del Ministerio de Hacienda, que ahora encabeza la federacin de los cultivadores de caa de azcar del estado de So Paulo.

En 1975 el rgimen militar del general Ernesto Geisel orden que el 10% de las provisiones de gasolina del pas fueran mezcladas con etanol, un porcentaje que se increment a 25% en los siguientes cinco aos. Esto significaba que la misma cantidad de gasolina durara ms tiempo y le permita al pas pagar con moneda local por el combustible producido por agricultores locales.

Con el fin de impulsar esta naciente industria, el gobierno otorg a las azucareras prstamos de bajo inters para construir plantas productoras de etanol y les dio garanta de precios. El fisco tambin destin fondos para que Urbano Ernesto Stumpf, un investigador de la Fuerza Area, desarrollara un automvil que slo funcionara con base en etanol.

En noviembre de 1976, los tres primeros autos impulsados por etanol emprendieron un viaje de ms de 8.000 kilmetros, desde el laboratorio de la Fuerza Area en el sur del estado de So Paulo hasta Manaos, en el corazn del Amazonas. La travesa fue bautizada como "El viaje de la Integracin Nacional" y pretenda convencer a la poblacin de que el etanol brasileo realmente funcionaba. Poco despus, vehculos de las reparticiones estatales usaban el combustible llevando un letrero proclamando que el vehculo era "Propulsado por Alcohol" (el etanol es un alcohol destilado).

La revolucin islmica de Irn en 1979 origin la segunda gran crisis de petrleo en el mundo y llev a que Brasil acelerara sus esfuerzos energticos. El nuevo gobernante brasileo, general Joo Baptista Figueiredo, orden que las azucareras aumentaran su produccin. Tambin exigi que la petrolera estatal Petrobras tuviera etanol en sus estaciones de gasolina. Los fabricantes de automviles recibieron incentivos tributarios para promover los vehculos de etanol.

Los nuevos autos fueron un xito, ya que el subsidio del gobierno haca que el precio del nuevo combustible fuera 35% ms barato que la gasolina. En 1983, nueve de cada diez autos nuevos vendidos funcionaban exclusivamente con etanol.

Mientras los motoristas se entusiasmaban cada vez ms con el nuevo combustible hecho en Brasil, el gran costo fueron los subsidios gubernamentales. La firma consultora Datagro, que asesora a las azucareras ms grandes, estima que entre 1979 y mediados de los aos 90 el pas gast unos US$16.000 millones (en dlares actuales) en crditos y subsidio de precios.

Junto al retorno de la democracia en 1986, el precio mundial del petrleo se desplom, haciendo peligrar la meta gubernamental de mantener el precio del etanol siempre por debajo del crudo. En los aos siguientes el pas sufri bajo la hiperinflacin, lo que llev al Fondo Monetario Internacional y otros prestatarios a urgir al pas a adoptar estrictos controles de gasto fiscal. En 1989, el presidente Jos Sarney comenz a cortar los subsidios a los precios del etanol. Las ventas de autos con etanol se desplomaron, y algunos brasileos pensaron que todo el experimento haba sido en vano.

Pero el mercado del etanol nunca desapareci por completo, en parte debido a la exigencia estatal de que la gasolina fuese mezclada con el alcohol. Las azucareras continuaban con la produccin del combustible y aprendieron maneras de reducir sus costos. En tanto, cientficos del Centro de Tecnologia Canavieira, un laboratorio fundado por los productores de azcar, decodificaron el ADN de la caa y pudieron cultivar variedades ms resistentes a la sequa y las plagas y con un mejor rendimiento de azcar. Adems, la productividad de la industria del etanol ha aumentado consistentemente gracias a otros mejoramientos, como utilizar los desechos de la caa procesada para proveer energa a las plantas azucareras y aprovechar los restos de la produccin de etanol para fertilizar los campos azucareros. En 1975, Brasil obtena de una hectrea de caa de azcar 2.000 litros de etanol. Hoy son casi 6.000 litros.

Con los precios de la gasolina en aumento en los ltimos aos, el etanol se recuper. Pero quedaba un problema: muchos consumidores teman comprar autos de etanol ya que no estaban convencidos de que ese alcohol se mantuviera ms barato que la gasolina. Fernando Damasceno, ingeniero jefe de la planta local de la fabricante italiana de autopartes Magneti Marelli, pens que la solucin radicaba en tener autos que funcionaran con cualquiera de los dos combustibles. Cre un aparato que calcula la proporcin de etanol y gasolina que hay en el tanque y ajusta al motor para que trabaje adecuadamente con la mezcla. En 2002 vendi el aparato a Volkswagen iniciando la salida masiva de los autos con consumo flexible.

En una campaa publicitaria de Ford en Brasil, aparece un nio indeciso entre un par de zapatos caf y otro rojo. Luego, siendo adolescente, no se decide entre una triguea y una rubia. El aviso termina con el joven entrando a una gasolinera en su Ford Ecosport y cuando le preguntan "Alcohol o gasolina?", el hombre, feliz por no tener que decidir, levanta dos dedos, queriendo decir, los dos.

http://online.wsj.com/public/article/SB113676168811641092.html?mod=spanish_whats_news


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter