Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2019

Una visin feminista de la deuda
Vivas, libres y desendeudadas nos queremos!

Berta Iglesias y Yago lvarez
CADTM


El colectivo feminista argentino Ni Una Menos ha colocado el enfrentamiento a las finanzas como uno de los ejes principales del movimiento, introduciendo la cuestin de la deuda entre los principales lemas del 8M

El 2 de junio de 2017, frente al Banco Central de la Repblica Argentina, en Buenos Aires, miles de mujeres se concentraron bajo el lema Vivas, libres y desendeudadas nos queremos!. La relacin de las finanzas y el endeudamiento con la vida cotidiana y la violencia hacia las mujeres necesitaba ser estudiada. El colectivo Ni Una Menos visualiz la necesidad de problematizar esa capacidad que tienen las finanzas para plantearse como algo ajeno a la vida real, como si la deuda fuera algo casi mstico, una norma sagrada de la naturaleza que se debe cumplir siempre y que no tiene nada que ver con las relaciones de poder, con la desigualdad, con la raza y, sobre todo, con las mujeres y las violencias que soportan cada da. Como si la deuda no tuviera nada que ver con el patriarcado.

Sacar del closet a la deuda, tal y como han bautizado las compaeras argentinas a este proceso de politizacin y colectivizacin del problema financiero, y de la deuda como su principal herramienta, trata de poner el cuerpo y narracin concreta a la abstraccin financiera. Expone cmo se asocia el problema de la deuda a las violencias contra los cuerpos feminizados y las actuales formas de explotacin laboral. En resumen, trata de explicar por qu algunos feminismos confrontan a las finanzas.

Los logros del movimiento Ni Una Menos en esta confrontacin, ms extensamente explicados en el libro Una mirada feminista de la deuda. Vivas, libres y desendeudadas nos queremos! (Rosa Luxemburgo, 2019) de sus integrantes Veronica Gago y Luci Cavallero, radican en haber convertido el problema del endeudamiento en un eje principal de la lucha feminista argentina. El 4 de junio de 2018, en medio de las negociaciones del Gobierno de Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI), distintos sindicatos se unieron y usaron esa consigna en la marcha NiUnaMenos. El pasado 25 de noviembre, Da Internacional de la eliminacin de la violencia contra la mujer, la visibilizacin de la deuda como herramienta de la violencia patriarcal tuvo tambin un especial protagonismo. Se usaron esas mismas consignas.

El patriarcado es funcional al capitalismo, porque mantiene sumisas a las mujeres, reproduciendo la mano de obra que este necesita, cuidando y formando a esos recursos humanos, hasta que se insertan en el mundo laboral para producir. La economista feminista Amaia Prez Orozco lo llama, muy grficamente, el trabajador champin. Sale rentable para el capital que los cuidados que sostenemos principalmente las mujeres sigan invisibilizados. El lema Si paramos nosotras, se para el mundo no es un simple eslogan vaco. Si las mujeres paran los trabajos reproductivos y de cuidados, el capitalismo caera en bancarrota. Y tambin la vida.

El lema Si paramos nosotras, se para el mundo no es un simple eslogan vaco. Si las mujeres paran los trabajos reproductivos y de cuidados, el capitalismo caera en bancarrota

Por otro lado, el capitalismo nos mete en una espiral de consumo y endeudamiento que nos vuelve ms vulnerables, insertndonos en un mundo laboral hiperprecarizado, hipotecando nuestro futuro, obligando a reestructurar nuestra vida en torno a deudas. Esta realidad, en Argentina, ha llegado a unos niveles que en Espaa nos pueden sonar lejanos, pero no lo son tanto. La factura de la luz te llega con planes de pagos a plazos ante la imposibilidad de muchas familias de pagarlo de golpe y la mayora de mujeres se han endeudado para pagar necesidades cotidianas, como ropa o pequeos objetos de consumo. As explicaba Vernica Gago el fenmeno de la financiarizacin de la vida cotidiana como respuesta a la creciente desigualdad y pobreza de las argentinas. Gago y Cavallero han realizado una reciente visita a Espaa para tejer redes con otros movimientos feministas en el Estado espaol.

Las compaeras argentinas han entendido que, para ser libres de verdad, no basta con vencer al patriarcado, sino que tenemos que superar/derrotar al sistema econmico que se basa en extraer recursos del futuro, obligndonos a encadenarnos, aceptando trabajos precarios, insalubres. Pone en riesgo el planeta, nuestros cuerpos y nuestras formas de relacionarnos.

Esa financiarizacin de la vida cotidiana no ha llegado a los mismos niveles en Espaa, pero no podemos perder de vista ese ataque del capitalismo y el patriarcado, o pensar que aqu no llegar. La acumulacin por desposesin, que dira el terico britnico David Harvey, ha llegado a nuestros hogares. El neoliberalismo se quiere apoderar de la vida cotidiana. Endeudar el pilar fundamental de esa vida, las mujeres y sus labores de reproduccin y cuidados, es su actual va de desposesin.

Endeudar el pilar fundamental de la vida cotidiana, las mujeres y sus labores de reproduccin y cuidados, es la actual va de desposesin del neoliberalismo

En este marco se inscriben los recortes en partidas ms sensibles para las mujeres, como sanidad, educacin o dependencia, debidos en gran parte al incremento de la partida de pago de la deuda en los Presupuestos Generales del Estado. El cambio en el artculo 135 de la Constitucin Espaola para poner la deuda por encima de cualquier otro pago. El veto de los partidos clsicos a la implementacin de la educacin infantil pblica y gratuita. Un verdadero ataque del neoliberalismo a nuestro estado de bienestar pero, sobre todo, un ataque a las mujeres que crea lo que, desde la Plataforma de la Auditora Ciudadana de la Deuda, siempre hemos llamado deuda de gnero

- La deuda del patriarcado

- No reconocimiento del trabajo femenino

- Violencia de gnero

- Desigualdad laboral

Tambin hay ataques directos a la mujer en este pas mediante el uso de la deuda. Las relaciones de desigualdad y patriarcales, que la derecha espaola trata de promover y proteger, usan el endeudamiento, la precariedad y la necesidad de sobrevivir para empujarnos a la desesperacin, siendo buena muestra de ellos. Que las personas que resistieron hasta cuatro desahucios en el edificio de Argumosa 11 , en el barrio madrileo de Lavapis, enfrentndose a fondos buitres y especuladores fueran mujeres no es casual. Que los antidisturbios que las acabaron sacando y tirando a la calle fueran hombres, tampoco lo es.

Que las mujeres que acaban gestando bebs para otras personas sean pobres, en su inmensa mayora, tampoco es casualidad. Ese feminismo liberal que defiende Ins Arrimadas no es ms que la transposicin del neoliberalismo patriarcal a los cuerpos de las mujeres. La capilarizacin del poder del dinero sobre la tarea de reproduccin principal y necesaria para la continuidad de la vida y exclusiva de las mujeres: parir. No es casualidad que, en la guerra semntica de intentar blanquear ese patriarcado capitalista, hayan abandonado el uso del trmino vientres de alquiler. Intentan camuflar que ese feminismo liberal se basa en la libertad de aceptar transacciones financieras partiendo de situaciones de desigualdad e injusticia. Proponen mercantilizar los cuerpos de las mujeres, saldar deudas mediante el alquiler de las tareas reproductivas. Ese mal llamado feminismo habla de libertad obviando que, para ser verdaderamente libres, hay que tener las necesidades mnimas cubiertas. Optar entre quedarse en la calle por no poder pagar o aceptar alquilar el vientre no es libertad: lo sera si la mujer tuviera un trabajo digno, bien pagado, independiente de su cuerpo. No es el caso. Por eso, el feminismo liberal es cualquier cosa, menos feminista.

Tambin existen aqu factores que se asimilan a las experiencias en Argentina que nos explicaron las dos compaeras de Ni Una Menos y que van avanzando en nuestras calles: la inmensa proliferacin de las casas de apuestas en los barrios obreros, cerca de institutos de secundaria, provocando problemas de ludopata y endeudamiento en personas cada vez ms jvenes. Aumentan las empresas de prstamos rpidos que anuncian sus crditos para imprevistos y que se acaban convirtiendo en crceles de deudas con intereses leoninos. La burbuja del alquiler empujada por un ciclo especulativo que vuelve a empujar una burbuja inmobiliaria bajo el dogma de para lo que valen los alquileres, mejor compro est elevando de manera alarmante el endeudamiento de las familias. Los datos de desahucios y endeudamiento no estn desagregados por sexo pero, segn un informe de Amnista Internacional , las mujeres se ven afectadas por la trampa de la deuda. Toda una serie de mecanismos que nos alertan de que lo que denuncian nuestras compaeras argentinas est ya muy presente entre nosotras.

De los gritos del 8 de marzo se aprende mucho. En cada pas, las reivindicaciones globales del feminismo adquieren tintes propios de la realidad local. Este ao, se oirn lemas y consignas generales del feminismo, acompaadas de otras ms especficas de cada entorno. Seguro que aqu nos acordaremos de Laura Luelmo y la Manada, del resurgir de una extrema derecha misgina que ataca frontalmente y sin complejos al feminismo. Quienes militamos en el movimiento antideuda de Espaa tenemos el reto de ser capaces de transmitir cmo la deuda se enreda en el patriarcado, para que en Espaa, y en el resto de pases de nuestro entorno y del Sur global, podamos escuchar y aprender de estos consejos que nos llegan de nuestras compaeras argentinas. Vamos a gritar, todas a unas misma voz: Vivas, libres y desendeudadas nos queremos!

Yago lvarez, (@EconoCabreado), es activista y periodista. En 2014, fund el medio de economa crtica y social El Salmn Contracorriente que ms tarde pas a unirse con otros medios para formar el medio independiente y cooperativista El Salto , donde es coordinador de la seccin de economa. Como activista de la Plataforma Auditora Ciudadana de la Deuda (PACD) ha dado decenas de charlas y talleres sobre deuda y auditoras ciudadanas. Es coordinador y promotor de la Red Municipalista contra las Deudas Ilegtimas y los Recortes y public el libro Descifra tu deuda. Gua de auditora ciudadana municipal .

Fuente: http://www.cadtm.org/Vivas-libres-y-desendeudadas-nos-queremos-Una-vision-feminista-de-la-deuda

Soraya Gonzlez Herrero, Izaskun Aroca Snchez, El Salto TV.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter