Portada :: Feminismos :: Derechos de las mujeres
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2019

Derechos laborales & Feminismo
Las empleadas de hogar se organizan a nivel nacional para reclamar sus derechos

Marisa Kohan
www.publico.es

Ms de 50 organizaciones reunidas en Zaragoza acuerdan unirse para acabar con la precariedad y avanzar en derechos. Los retrasos e incumplimientos de los acuerdos para equiparar sus derechos al del resto de trabajadores ha colmado el vaso.


 Con 62 aos, Mara se qued sin trabajo. La muerte de la persona a la que haba cuidado durante los ltimos 12 aos, la dej en la calle en pocos das, sin derecho a cobrar subsidio de desempleo y sin indemnizacin. Tras negociar con sus empleadores consigui que le pagaran 1.000 euros en concepto de finiquito. No fue un trmite judicial, que hubiera llevado tiempo y mucho esfuerzo para conseguir tal vez un puado ms de euros. A pesar de tener la nacionalidad espaola y trabajar durante aos en nuestro pas, tampoco cotiz lo suficiente como para tener una pensin de jubilacin. Hace unos das volvi a su Ecuador natal con una mano delante y otra detrs. Mara no es su nombre real, pero su historia es muy similar a la de miles de mujeres que en nuestro pas se emplean como trabajadoras del hogar.

Segn los datos sobre condiciones de trabajo de la Encuesta de Poblacin Activa (EPA) de 2018, en nuestro pas hay 628.800 empleadores de trabajadoras del hogar, de las cuales 407.587 estn afiliadas a la Seguridad Social. Si bien la diferencia en las cifras apunta a que existe un importante nmero de ellas que no cotizan ninguna de las horas trabajadas, esta cifra es difcil de calcular, puesto que, tal como apuntan desde el sindicato UGT, muchas estn contabilizadas varias veces debido a que trabajan por horas o a tiempo parcial en ms de un hogar. Organizaciones del sector denuncian que cerca de un 30% de las trabajadoras no estn dada de alta en el sistema.

De lo que no cabe duda es de que se trata de uno de los sectores ms precarizados y con menos derechos de todo el espectro laboral. Tal como explica Ana Mara Corral, responsable de inmigracin del sindicato UGT, "el empleo domstico es el sector que tiene la tasa ms alta de empleo a jornada parcial de todo el mercado laboral, puesto que si la media est situada en el 14,6%, en las empleadas del hogar alcanza casi al 54%, es decir, algo ms de la mitad de las personas que estn ocupadas en este sector".

Sin embargo, este no es en absoluto el principal problema de estas trabajadoras. Hasta 2012 las que trabajaban menos de 18 horas semanales no podan estar afiliadas a la Seguridad Social. "No se les reconoca ni siquiera el derecho a formar parte del sistema", apunta Isabel Otxoa, profesora de Derecho del Trabajo en la Universidad del Pas Vasco y activista por los derechos de este colectivo la asociacin ATH-ELE. "Incluso trabajando unas 20 horas o en dos casas distintas, los empleadores no tenan que darlas de alta", aade.

Esto cambi con la ley 27/2011 sobre actualizacin, adecuacin y modernizacin del sistema de Seguridad Social, que entr en vigor en enero de 2012. En ese momento, las empleadas se integraron en el rgimen general de la Seguridad Social, pero con un sistema especial. A partir de esa fecha se hace obligatorio darlas de alta, pero con un recorte de derechos y cotizaciones que las mantienen en una situacin de tremenda precariedad. La cotizacin no se realiza por lo que efectivamente ganan, sino por tramos. A diferencia del resto de trabajadores por cuenta ajena, no tienen derecho a seguro de desempleo, ni los mismos criterios de clculos que el resto de trabajadores para cobrar las pensiones, "que son bajsimas, cuando no inexistentes", apunta Otxoa.

La incorporacin de las empleadas del hogar a este sistema especial de la Seguridad Social era una medida provisional. Los acuerdos con sindicatos y con organizaciones del sector incluan la puesta en marcha de un grupo tripartito formado por sindicatos, patronal y Gobierno que deba arrancar en febrero de 2012 y concluir el 1 de enero de 2019 con la incorporacin plena de estas empleadas en el sistema general, eliminando las discriminaciones que sufre este colectivo.

Sin embargo, tal como relatan expertas y voceras de las organizaciones de empleadas del hogar, el Gobierno del Partido Popular no movi un dedo en los siguientes seis aos, ni cre ningn grupo de trabajo, y en 2018 se limit a incluir una enmienda en la Ley de Presupuestos Generales del Estado que retrasaba la eliminacin del sistema especial al ao 2024. La aprobacin de la enmienda en cuestin, conocida como la 6.777, encendi la mecha.

En julio pasado un nutrido grupo de trabajadoras del hogar y las organizaciones que las representan hicieron una protesta frente al Congreso y en distintas ciudades como Bilbao, Valencia, Pamplona, Sevilla o Granada. Con el cambio de Gobierno, tras la mocin de censura del PSOE, la fecha de la eliminacin del sistema especial se adelant al ao 2021. "Los partidos conversaron y el actual Gobierno decidi la nueva fecha sin consultarnos ni pedir nuestra opinin", afirma Rafaela Pimentel, "portavoza" del colectivo Territorio Domstico de empleadas del hogar.

Este pasado fin de semana, ms de 50 organizaciones de empleadas del hogar de distintas localidades de nuestro pas se reunieron en Zaragoza para crear la primera red nacional para reclamar sus derechos y servir de altavoz para sus reivindicaciones, que van ms all de la equiparacin de derechos en la Seguridad Social, sino que incluye, entre otras cosas, la derogacin de la ley de extranjera, que condena a la "exclusin y la clandestinidad a un colectivo formado en un 90% por trabajadoras migrantes", afirma Pimentel.

La red nacional de empleadas del hogar y de cuidados, es la primera que se crea a nivel nacional y ser dada a conocer oficialmente en una nueva reunin en Valencia el prximo 30 de marzo, coincidiendo con el da internacional de las empleadas del hogar. Pero la organizacin ya ha comenzado.

Un sector ampliamente precarizado

Las repercusiones de no tener un trabajo digno y derechos no reconocidos son amplias y dramticas. Tal como relata Pimentel, no estar de pleno derecho en el rgimen general de la Seguridad Social tiene como consecuencia "que no tengamos paro, que en muchos casos no se cotice por nosotras y esta falta de cotizacin hace que muchas no tengamos derecho a pensiones dignas", afirma. Pero las repercusiones van ms all. "No tener contratos implica que no puedes alquilar un piso o una habitacin, ni traer a la familia usando la reagrupacin, ni siquiera comprar algo a plazos, porque no puedes demostrar ingresos", explica Pimentel.

Tambin se dan situaciones lmites dentro del mbito laboral, como internas que que no tienen habitacin propia para tener momentos de descanso en su tiempo libre o horarios de trabajo y tareas que se prolongan a lo largo de todo el da. En muchos casos, aade Pimentel, las trabajadoras internas trabajan durante varios aos como internas para conseguir el arraigo y "terminan siendo despedidas sin haber conseguido papeles".

Hay casos en los que se dan situaciones de semiesclavitud. Muchas trabajadoras internas relatan que su horario de trabajo es de 24 horas, porque si estn a cargo de personas dependientes que precisan cuidados, se espera que estn alerta a cualquier hora. "Las internas no tienen valoracin econmica de la pernocta y su jornada es de 24 horas", afirma Otxoa. Segn los datos recogidos por la Asociacin de trabajadoras de hogar Etxeko Langileen Elkartea (ATH-ELE) del Pas Vasco, el 73% de las internas trabaja ms de las 60 horas previstas en la ley de empleo.
Esta organizacin, adems, denuncia que ms del 90% de las trabajadoras internas no llegan a percibir en metlico el salario mnimo interprofesional.

Sustitutas de las polticas pblicas

Si bien la crisis econmica ha tenido consecuencias tremendas en casi todos los sectores laborales, en este se ha notado ms. "Estamos hablando de trabajadoras cuyos salarios estn siendo pagados por familias que a su vez son asalariadas y han visto reducir su renta. Y lo que hemos detectado a lo largo de los ltimos aos, especialmente desde 2012, es que se ha incrementado la afiliacin a la Seguridad Social, pero se han ido reduciendo los salarios. Y en la actualidad los salarios continan a la baja, especialmente en las trabajadoras a tiempo parcial", afirma Corral de UGT, que advierte que este incremento en la filiacin se debe al cambio de la ley.

"Estas empleadas sirven para que las mujeres de las familias espaolas puedan conciliar, lo que es aberrante"

"El Partido Popular no ha hecho absolutamente nada sobre este tema desde 2012. La nica visin que tiene el PP sobre las empleadas del hogar es desde el punto de vista de las familias. Estas empleadas sirven para que las mujeres de las familias espaolas puedan conciliar, lo que es aberrante", explica Corral. "Pero se trata de eso. Lo mismo ocurre con los migrantes. Son tiles porque nos sirven para algo, no se los considera que formen parte de la sociedad", aade.

Esta experta explica que nuestro pas tiene prcticamente el 30% del empleo domstico de toda la Unin Europea y sin embargo tenemos un ndice de empleo mucho menor que nuestros vecinos en actividades de servicios sociales. "Esto implica que las personas que trabajan como empleadas del hogar lo que hacen en realidad es cubrir necesidades que deberan estar asumidas por el sistema pblico, como el de la dependencia, la atencin a familias...", explica Corral.

"La falta de polticas pblicas lo que ha hecho es recargar el trabajo sobre las trabajadoras del hogar. Si entramos de pleno derecho en el rgimen general de la Seguridad Social, las cotizaciones seran ms caras. Pero es el Estado el que tiene que cumplir su papel de hacer polticas pblicas. Cuando una familia busca una residencia, puede estar aos esperando. Muchos han muerto en esa espera, y cuntas guarderas hay para que la gente pueda dejar a los hijos y poder ir a trabajar?" se pregunta Pimentel, empleada de hogar y activista.

Adems, afirma Corral, "en esta situacin laboral especial de las empleadas del hogar entra todo: las tareas domsticas, el cuidado de personas no profesionalizado... Y todo se valora de la misma forma. Para este sector el salario de referencia es el mnimo interprofesional. Pero en los convenios colectivos no se valoran igual los distintos trabajos, pero aqu entra todo en el mismo saco". De hecho en muchas ocasiones este colectivo ha denunciado que es salario mnimo muchas veces ni siquiera se llega a pagar.

Espaa sigue sin ratificar el convenio 189 de la OIT

El convenio 189 de la Organizacin internacional del Trabajo, es un tratado internacional que garantiza derechos a las trabajadoras del hogar. Se trata, de una herramienta del derecho internacional, con una serie de medidas de mnimos que los Estado deben cumplir para dignificar el trabajo las empleadas del hogar. A pesar de que Espaa firm este convenio, nunca lo ha ratificado, paso necesario para que entre en vigor.

Esta es una de las reivindicaciones de las asociaciones de empleadas del hogar. Recientemente el Gobierno socialista manifest su intencin de ratificarlo, pero hasta el momento no ha sucedido.

Los retrasos justificados por el Partido Popular en el hecho de que un cambio de sistema encarecera de forma importante las cotizaciones a la Seguridad Social, es para las expertas una mera excusa. Por un lado porque tras la ratificacin hay un plazo de un ao antes de que sea efectivo y por otro porque esos derechos hay que aplicarlos independientemente de que se ratifique el texto.

Para Otxoa, el PP no ha ratificado el tratado porque no quiere dar la prestacin por desempleo. Pero el contenido del 189 en realidad est casi todo incorporado en la legislacin espaola. Solo falta la equiparacin con los salarios reales en la Seguridad Social, y no los tramos actuales y la cobertura de vacos que influyen en las pensiones. Por eso esta experta prefiere centrarse en reivindicar derechos, ms que en la ratificacin.

"Es hora de dignificar el trabajo domstico y sus condiciones, as como su valoracin social", afirma Corral. "Porque an no est reconocido y queda mucho por avanzar", concluye.


Las empleadas de hogar entregan 100.000 firmas para reivindicar sus derechos

Fuente: https://www.publico.es/sociedad/derechos-laborales-empleadas-hogar-organizan-nivel-nacional-acabar-precariedad-empleadas-hogar-crean-red-estatal-reclamar-derechos.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter