Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2019

Los precios y otros horrores

Aurelio Pedroso
Progreso Semanal


No hay momento en el da para que no se nos presente la desdicha de mirar a la billetera o a lo alto de los cielos. Esto ltimo, como suelen hacer con ms frecuencia nuestros peloteros, que sin haber pisado jams una parroquia, cuando conectan un cuadrangular elevan sus brazos y ojos hacia lo infinito del firmamento, dndole gracias al Seor todopoderoso.

Y esa es, precisamente, la gran diferencia. Unos agradecen y otros le reclaman la posibilidad monetaria de enfrentar la nueva mala contingencia.

Todo ha subido es la frase socorrida del dueo de un restaurante que ejemplifica cmo debe pagar a 40 pesos la libra de limn, hasta la de una seora, que en su ms completa soledad, debe enfrentar el indispensable complemento que resulta de una visita a un mercado en divisas.

A la par, y ni las propias autoridades lo niegan, los salarios, pensiones y jubilaciones continan bajos y no pocos se ven obligados a ciertas actividades consideradas como ilegales, que no responden a otra cosa que a un principio de subsistencia y no a la aspiracin de convertirse en delincuentes y dejar de ser honrados.

Quien le roba al Estado veinte litros de petrleo para comercializarlo a unos 15 pesos cubanos cada uno, alega que lo hace para poder adquirir la libra de bistec de cerdo a 55 pesos. Y ese carnicero es quien afirma que el pienso est por las nubes, y debe abonar unos 220 pesos o diez CUC para, entre todos los vecinos, satisfacer la demanda de un individuo que cobra 100 CUC por limpiar la fosa del edificio donde vive. El operador de la fosa advierte en pblico que, fjese si todo est caro, que el mecnico le est ofertando un nuevo hidrulico nada menos que por 300 CUC. Otro operario, como para sostener la caresta de la vida y los pocos escrpulos de quienes comercializan en el mercado negro los medicamentos, jura como biblia en mano, que su mujer diabtica debe pagar el blster de glimenclamida a 30 pesos a otra persona, alarmada porque el cartn de 24 huevos le ha facturado 5 CUC o 120 pesos cubanos

La historia de nunca acabar. El intranquilo perro mordindose l mismo la cola o, como suele decirse en el domin, aquello de Songo le dio a Borondongo, Borongo a

Y la economa, de primersima responsable, arrinconada como pocas veces, contemplando el panorama desde la primera fila sin poder hacer mucho y s exigiendo mayor productividad. Si no hay riqueza, muy poco puedo hacer, parece reflexionar consigo misma.

Tiempos difciles que requieren tambin de decisiones de igual magnitud

Fuente: http://progresosemanal.us/20190307/los-precios-y-otros-horrores/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter