Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-03-2019

Ciertamente Cuba ha cambiado, pero no como algunos esperaban

Arnold August
Rebelin


La votacin del referendo tuvo lugar el mismo fin de semana que la sorprendente victoria de la Revolucin Bolivariana contra el intento estadounidense del golpe de Estado (23 de febrero) a travs de la Ayuda humanitaria.

Los −excelentes− resultados finales fueron anunciados el 1 de marzo del 2019. No obstante, con base en mi visita a Cuba, realizada en los pasados meses de septiembre y octubre en el transcurso del debate, observ cmo la gente tuvo la oportunidad de revisar el proyecto (lo que efectivamente hicieron y llevaron hacia la izquierda!) Adicionalmente luego de mi reciente visita a La Habana, a finales de enero y principios de febrero, no estoy en absoluto sorprendido por los muy positivos resultados.

La campaa y la votacin se llevaron a cabo en condiciones muy difciles. Una campaa en contra de la obtencin de resultados positivos, concertada por los ms diversos sectores en Estados Unidos y dentro de la misma Cuba, constituye uno de los ejemplos ms feroces en la historia reciente de la guerra ideolgica, poltica y cultural que se est librando contra la opcin socialista cubana.

Un exdiplomtico cubano y acadmico residente en La Habana, por ejemplo, fue citado en los medios corporativos justo antes de la votacin:

Toda esta propaganda [por el S] ha creado la imagen de una fuerte presin sobre la gente para votar por el S; y votar por el NO significa que hay algo mal con usted. A partir de esto puedo afirmar que si se suman los votos del NO, las papeletas en blanco o nulas y las abstenciones, estamos en algn lugar entre el 20 y el 30 por ciento del total del padrn electoral. Eso significara que slo alrededor del 60 por ciento vot por el S. Y los votos vlidos seran entre el 70 y el 80 por ciento, y no el 97 por ciento como lo fue en el [referendo] de 1976. El pas ha cambiado.

En primer lugar, no es posible comparar los resultados del referendo de 1976 (donde se present alrededor del 97% del nmero de votantes, cuando cerca del 97% de ellos estuvo a favor de la Constitucin) con los resultados del referendo de 2019. Hacerlo sirve, conscientemente o no, para colocar deliberadamente la vara muy alta con el fin de desacreditar el proceso actual. Las condiciones histricas de 1976 y 2019 son totalmente diferentes, y estn ms all del alcance de este breve artculo.

De hecho, el nmero de votantes en las elecciones nacionales, celebradas cada cinco aos, ha venido disminuyendo regularmente as: 1993 (99.57%), 1998 (98,35.9%), 2003 (97.64%), 2008 (79,90%), con la cada ms importante en 2013 (90.88%) y otra en las ltimas elecciones de 2018 (82,9%).

En el mismo sentido que la primera fuente citada anteriormente, un periodista extranjero acreditado en La Habana realiz una activa campaa por el NO, o al menos por la abstencin, lo que adems fue una apuesta por la idea preconcebida de que Cuba ha cambiado y que se est alejando del socialismo (por cierto, nadie emprende cargos en contra de este periodista por interferir en el proceso electoral en Cuba?). Se titulaba: Los cubanos esperan una voz opositora sin precedentes en el voto constitucional, cuyo contenido fue similar a este: La oposicin a la nueva Carta podra alcanzar una cuarta parte de los votos, dijo un analista Cubano, un aumento considerable con relacin a la baja cifra de un solo dgito de la ltima votacin.

Por su parte, un tercer ejemplo lo constituye el del corresponsal de la CNN (ingl s) en La Habana, quien se atrevi a titular un artculo as: Tiene futuro el socialismo? Los cubanos estn golpeando las urnas. Y contina: Millones de cubanos estn a punto de decirle al mundo S −o algo as espera La Habana. Espera La Habana? Como si millones de trabajadores y otros cubanos no hubiesen participado en el debate constitucional. Y en realidad, se trata de cambiar para acercarse ms al socialismo e incluso incluir el ideal del comunismo, que fue suprimida del anteproyecto.

Esta orientacin meditica acerca de la sociedad cubana, dirigida por el pensamiento nico estadounidense que decide que los cubanos no pueden realmente desear el socialismo, es parte de la guerra ideolgica y poltica para dar la impresin de que el gobierno cubano est forzando a los cubanos a votar por el S. Para hacer esto an ms abominable, el corresponsal acreditado de la CNN ingls, despus de citar las habituales fuentes disidentes, concluye con una muy siniestra nota:

En un vdeo producido por el gobierno acerca de los medios de comunicacin social, el exespa cubano y ex prisionero de Estados Unidos, Gerardo Hernndez, eleva las apuestas: Voy a votar por el S, porque hay dos grupos, el del S y el del NO, dijo. Quienes nos llaman a votar NO son los traidores, los enemigos de Cuba.

Vaya! Los cubanos estn asustados! El hermano mayor [Big Brother] los est vigilando!

Existen muchos otros ejemplos similares.

Cules fueron los resultados y por qu estuvieron tan desacertadas sus predicciones?

Segn el Consejo Nacional Electoral (CNE), estos son los resultados finales de la tabulacin del conteo oficial de votos en los colegios electorales locales (de los cuales fui testigo presencial durante las elecciones de 1997-1998 y nuevamente en 2007-2008, en virtud de lo cual nada puede ser ms transparente):

Referendo:

Participacin electoral: 90,15% de los votantes elegibles

S: 86,85%

NO: 9,00%

Votos en blanco o nulos: 4,50%

El nmero de votantes fue muy superior al de las ltimas elecciones generales de 2018 las cuales, como se mencion anteriormente, registraron un 82,9%. Se debe tener en cuenta que la guerra meditica en contra de las ltimas elecciones parlamentarias de 2018 fue menos feroz con relacin al referendo de febrero de 2019. Esta guerra cultural fue iniciada mucho antes del perodo del referendo en s mismo. No obstante, a pesar de las condiciones adversas la participacin electoral de febrero de 2019 representa, por primera vez desde 1993, una inversin de la tendencia al descenso de votantes.

Un factor muy importante: el referendo de 1976 no tuvo que enfrentar la ofensiva meditica liderada por Estados Unidos a travs de los medios sociales de comunicacin, que por supuesto no existan en 1976.

No obstante, ste obtuvo el ms importante resultado:

S: 86.85%

NO: 9,0%

Esto representa una muy fuerte mayora.

De esta manera, mi conclusin inicial es que en efecto Cuba ha cambiado y est atravesando por un proceso de cambio, aun cuando no se trata del tipo de cambio esperado por algunos. Teniendo en cuenta los debates en la base (barrios, centros de trabajo y educacional) entre mediados de agosto y mediados de noviembre, y la campaa del referendo como tal, Cuba ha cambiado −y est cambiando− hacia un modelo cada vez ms socialista y renovado.

Hace esto parte del resurgimiento de lo que algunos crean ya muerto y sepultado, la llamada ola rosada? La votacin del referendo tuvo lugar el mismo fin de semana que la sorprendente victoria de la Revolucin Bolivariana contra el intento estadounidense del golpe de Estado (23 de febrero) a travs de la Ayuda humanitaria. Hace esto parte de un nuevo despertar de Amrica Latina y el Caribe, representado en los cambios que infunden miedo en los corazones de los enemigos de la Revoluciones Bolivariana y Cubana? En las prximas semanas y meses veremos cmo se desarrollan los acontecimientos rpidamente. Soy optimista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter