Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-03-2019

Espaa demoniz a Venezuela para destruir a Podemos

Javier Cortines
Rebelin


Si tragis los mensajes de los medios de comunicacin acabaris amando al opresor y odiando al oprimido (1). Malcolm X

 

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que Podemos creca con una fuerza imparable y amenazaba con conquistar los feudos, algunos ya decrpitos, de un socialismo que gobern durante dcadas repartindose el botn con los fans del Valle de los Cados, el mausoleo del dictador Francisco Franco que est coronado con la cruz ms alta del mundo (de 150 metros) y constituye una monstruosa y deprimente exaltacin al fascismo, la religin de los guerrilleros de Cristo Rey y el nacional catolicismo.

Se palpaba miedo, pelos de punta, carne de gallina, a la diestra y siniestra del Seor (la momia del dictador) y los cerebros ms inteligentes de Hispania -con la ayuda de la mano negra de EEUU- no pararon hasta dar con el taln de Aquiles de la joven formacin poltica que, si hubiera seguido su escalada, ahora quizs tendramos un Parlamento de vanguardia en casa que hubiera tenido gran influencia en Grecia y en otros pases europeos.

Pero los genios de la poltica, los solucionadores de problemas (como los denomina Hannah Arendt en su ensayo sobre los Papeles del Pentgono, basado en las mentiras que justificaron la Guerra de Vietnam), empezaron a identificar a Pablo Iglesias con un ncubo amamantado por el gobierno venezolano. Con un ser despreciable que simpatiza con la represiva dictadura bolivariana, con un friki que quiere imponer el comunismo en la bendita Espaa, terminar con la democracia y, encima, convocar un referndum sobre monarqua o repblica, para acabar con la corona y, de paso, meternos en el grupo de pases que EEUU encerr en la jaula de El Eje del Mal.

Cuando los buenos activaron la alarma de Qu viene el lobo! un ejrcito de periodistas empez a bombardear el castillo de Podemos que, por ser de rpida y reciente construccin, careca de slidas estructuras para rechazar un permanente ataque orquestado, primero por el fascismo espaol, y luego por el internacional, ese que a veces se pone la careta de Donald Trump o, lo que es peor, ya impera sin rostro.

Luego, tras una ofensiva sin tregua, una parte importante del pueblo, que repite todo lo que oye hasta que se convierte en verdad de piedra, empez a olvidarse de sus miserias y de su dficit democrtico y, como robots a los que se da cuerda, empezaron a dirigir su odio hacia el Ejecutivo de Caracas y, por ende, a Pablo Iglesias y sus cachorros, a los que se puso la marca cainista para remachar su instinto fraticida.

La diosa ECO conoce muy bien el efecto que produce en el pensamiento dbil la repeticin constante de mensajes fobera (para meter miedo), de lo que ya hablaba Jonathan Swift en su obra El arte de la mentira poltica, en la Inglaterra del siglo XVIII.

Como escribi el otro da mi amigo y colega Julio Mateos Montero, en un esplndido artculo titulado Venezuela y muchas cosas ms:

Las opiniones de la sociedad son construcciones convenientemente divulgadas por periodistas y sus patrocinadores () y repetidas hasta la saciedad con gran potencial de replicacin vrica (modelo Goebbels, que suele decirse).

Lo anterior, unido a la ambigedad de Podemos, que a veces va en zigzag en vez de en lnea recta, y a los numerosos errores cometidos por su inexperiencia, ha hecho que la descomunal marea del 15-M (que muchos compararon el tsunami del Mayo francs del 68) haya descendido tanto que ya se pueden ver los primeros peces muertos por falta de agua u oxgeno. Los vigas de esa formacin no avistaron a tiempo la rapidsima carrera de los tiburones con dientes de oro que, cuando huelen un poco a sangre, mutan en piraas que se ceban con los ms dbiles, con los Derechos Humanos.

Ahora, de cara a las elecciones de 28 de abril, el espectculo contina y los ilusos (espaoles i lusos) esperan el momento apotesico en el que Franco quizs el espaol ms amado en nuestro pas durante dcadas- sea desahuciado de su maldita Baslica del Valle de los Cados (con lo que el PSOE espera araar votos). El otro as de los socialdemcratas es su masiva oferta de empleo pblico. Pero, con qu mano se tapar las vergenzas tras reconocer a Guaid, el mueco armado por EEUU, para gobernar Venezuela en nombre de Trump y sus perritos falderos?

Con ese panorama, Podemos espera un milagro para evitar la sangra que le anuncian las encuestas. Ser capaz de renacer, un da, cual Ave Fnix? No lo s, pero les ha llegado el momento de construir mapas de futuro, con rutas y brjulas, que sean bellos, atractivos y, sobre todo, alcanzables. Que la gente pueda ver y tocar, y los ciegos palpar. Como deca Nietzsche, la duda mata.

Por su parte, en la otra Espaa, los adoradores de la cruz-pual del Valle esperan que VOX (el partido neofascista que sube como la espuma) nos regrese a los tiempos de la oscuridad, para inmortalizar, en esta poca virtual, la incultura, la derrota de la razn y el rebuzno.

 

-1- El texto original es Si no estis prevenidos ante los medios de comunicacin, acabareis. Me he permitido una traduccin libre y directa, sin alterar el significado, aprovechando la riqueza de la lengua cervantina y teniendo en cuenta nuestra idiosincrasia.

Blog del autor: http://www.nilo-homerico.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter