Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2019

Desastre

Ramiro Bejarano Guzmn
El Espectador


No hay duda de que padecemos la tragedia de vivir en una repblica fascista sometidos a lo que la banda uribista decida. Es obvio que el subpresidente Duque objetar la ley de la JEP, pues no puede desobedecer tantas rdenes.

El presidente eterno habilidosamente propuso eliminar la JEP, pero, claro, empezando por objetar esta ley. Un grupo de conservadores salvo Hugo Palacios, Hernando Yepes y Alberto Abello; los dems, un contingente de intolerantes, ignorantes y cadveres polticos le pidieron a Duque que objetara porque, segn ellos, eso no afectara la mdula de la JEP. Y el fiscal lider el coro malvado insistiendo en que lo que la Corte Constitucional declar inconstitucional, y que l haba introducido con su nadadito de perro intimidando a los congresistas, sea restablecido para repetir un debate que ya lo tienen ganado en el Congreso. Objetada la ley, como lo anunci la ministra del Interior, lo que sigue es una reforma constitucional para cumplirle a Uribe su anhelo de eliminar la JEP.

La seal ms peligrosa de esta derechizacin que nos invadi es lo que est sucediendo con la Fiscala y su desprestigiado titular Nstor Humberto Martnez (NHM). En efecto, tal es la entrega del fiscal al rgimen y al Centro Democrtico los pilares en que se sostiene desde que empez a tambalear por cuenta de sus inolvidables conflictos con Odebrecht que ya ni siquiera sale a anunciar los supuestos positivos, pues lo ha sustituido Duque, como cuando capturaron a Bermeo o al detener al supuesto autor intelectual del ataque a la Escuela de Polica.

La Fiscala de Nstor Humberto Martnez perdi el rumbo y la credibilidad. Todo lo que haga o deje de hacer estar asociado al inmenso y merecido desprestigio de su titular.

Hoy estamos asistiendo al episodio siniestro de que lo que deba ser una simple operacin de rutina de un agente encubierto en una organizacin criminal que estaba delinquiendo, entre otras, al interior de la JEP ha generado toda clase de dudas y suspicacias, como muy bien lo ha sealado la Procuradura

Como lo anunci el Ministerio Pblico, contrario a lo que sostienen la Fiscala y el Gobierno, hasta ahora no se ha podido demostrar que existiera una empresa criminal en la que se hubiere infiltrado un agente de la Fiscala, pues todava sigue sin resolverse la duda de cmo fue que se detect a unos bandidos que no estaban concertados para delinquir. Con razn varios abogados penalistas por fortuna no de aquellos que posan de prohombres pero han pasado agachaditos en el caso Mattos o en el de DMG han declarado que si bien es lcito que un agente penetre una organizacin delincuencial, es preciso no cruzar la lnea de promover o instigar un delito porque en ese escenario esa persona, por ms agente del Estado que sea, tambin estara delinquiendo. El delito no se combate con delitos.

No se discute que los capturados, mientras reciban un soborno dizque para abogar por Santrich, sean delincuentes, porque las imgenes son escandalosas; empero, lo que el pas no digiere es cmo se gest ese crimen, entre otras cosas, porque, como lo dijo la Procuradura, no se ha visto una evidencia que d certeza de que efectivamente todo este enredo era para favorecer al exguerrillero de las Farc.

Si otro fuese el fiscal, el pas no habra puesto en duda la infiltracin de un agente de la Fiscala y la habra aplaudido. Pero el ciudadano con razn desconfa porque NHM es enemigo de la JEP y ttere del Centro Democrtico, pues consigui con el escndalo que arm que en el imaginario colectivo se crea que sus magistrados son facinerosos, infamia que la Fiscala aclar tibiamente y sin la espectacularidad con la que promocion el confuso operativo.

A todo esto se suma la propuesta de Uribe para conservatizar la educacin pblica o el pedido del charlatn presidente del Senado a la JEP sobre sus contratos, peticin que jams formul a su correligionario NHM.

Estamos en el peor de los mundos.

Adenda. Qu tal el cinismo de Duque. Sostener que los crmenes de los lderes sociales que han cado diariamente durante su gobierno son obra solo del narcotrfico y no de la mano negra que no ha censurado.


Fuente original: https://www.elespectador.com/opinion/guaido-columna-842766



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter