Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2019

Resea de Frantz Fanon (biografa, introduccin y seleccin de textos)
Un pensador imprescindible contra el racismo y el colonialismo

Jess Aller
Rebelin


Este volumen de la coleccin Pensamiento africano de ayer para maana de Wanafrica ediciones, con traduccin de Marta Patrn Jimnez, se abre con un texto de Mireille-Fanon Mendz-France, que nos introduce en el pensamiento de su padre, plenamente vigente hoy, como se encarga de demostrarnos, pues su insistencia en el papel desempeado por las elites locales en la explotacin colonial nos da la clave de la pervivencia de sta a travs de los mecanismos neocoloniales. Slo as se explica la atroz desigualdad del mundo partido en dos que vemos alrededor, y el dominio absoluto de unos estados y poderes econmicos occidentales que siembran de dictaduras el Tercer Mundo, intervienen con sus ejrcitos cuando y donde lo juzgan necesario, y arruinan con todo ello cualquier destello de esperanza. Los medios de comunicacin hacen digerible la siniestra farsa poniendo al servicio de los capitalistas la conciencia de los seres humanos.

Frantz Fanon naci en Martinica en 1925 y combati muy joven en la guerra mundial enrolado en el ejrcito francs. Despus realiz estudios de medicina psiquitrica y ejerci su profesin en diversas localidades del norte de frica, al tiempo que participaba en las luchas por la independencia de Argelia. Lograda esta, trabaj para el gobierno provisional del pas hasta su fallecimiento en 1961 a causa de una leucemia. Sus obras ms importantes, Piel negra, mscaras blancas (1952) y Los condenados de la tierra (1961), tienen la virtud de sumergirnos sin contemplaciones en la perversidad del pensamiento colonial. El primer texto recogido en el libro es precisamente un extracto del captulo 3 de la segunda obra citada, un alegato brillante sobre el triste papel de las burguesas locales de los pases sometidos, incapaces tras la independencia de liderar el desarrollo econmico y el progreso social, entregadas al lucro, y actuando en definitiva como simples herramientas de la vieja metrpoli en la nueva fase, neocolonial, de explotacin. Es lamentable tambin la pervivencia del espritu de discriminacin entre las masas, que heredan los esquemas de asimetra social y tienden a apropiarse de privilegios para una determinada etnia o religin. La conclusin es que la nica va de emancipacin en estos casos pasa inevitablemente por la solidaridad entre los pueblos y por dejar de lado a las burguesas anquilosadas y egostas.

Se incluye tambin en el libro un texto de 1956 en el que Fanon analiza la situacin de la cultura de los dominados en el contexto colonial. La supervivencia, momificada y sometida, de lo que en un momento estuvo vivo, origina la apata de carcter y el complejo de culpabilidad que son rasgos comunes de estos pueblos. Slo el fin de la explotacin puede revitalizar las viejas formas, y se desencadena entonces un proceso profundamente liberador, un autntico deslumbramiento, marcado por exaltacin y reacciones paradjicas, en el que las dos culturas antes contrapuestas pueden coexistir y enriquecerse mutuamente. Por ltimo, un artculo de 1957 nos presenta la atroz realidad de las torturas practicadas durante la guerra de Argelia como un corolario inevitable del racismo colonialista. Resulta significativo que las crticas de algunos intelectuales de la metrpoli a estos mtodos ignoraban a sus vctimas, centrndose en el dao que ocasionaban a la conciencia de sus verdugos y al honor nacional de la potencia colonizadora.

Las muestras reunidas en este pequeo volumen han de servir como incitacin a la lectura de Piel negra, mscaras blancas y Los condenados de la tierra, textos de una lucidez extrema que fustigan las mentiras y la fra superioridad con que encaramos el horror que se despliega en el mundo. El pensamiento de Frantz Fanon alumbra el camino para comprender que esa miseria que contemplamos y apenas nos conmueve, no nos es ajena, y nos enfrenta al reto de descubrir que somos todos cmplices por inaccin, ignorancia y cobarda de las polticas que asuelan al planeta y sus gentes.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter