Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2019

El mundo se hace cada vez ms multipolar

Manuel E. Yepe
Por Esto!


Es sumamente interesante el punto de vista que expone el periodista investigador Federico Pieraccini en un trabajo que publica la revista rusa Geopoltica donde afirma que en 2014 se hizo realidad la transformacin del orden mundial de unipolar a multipolar con el retorno de Crimea a la Federacin Rusa tras el golpe de Estado de la OTAN en Ucrania. La incapacidad de Estados Unidos para evitar esta derrota estratgica fundamental de Bruselas y Washington marc el comienzo del fin de la hegemona del Pentgono, aferrado a un orden mundial desaparecido en 1991.

A medida que ocurra la mutacin multipolar, Washington cambi de tctica. Obama ofreci una estrategia de guerra diferente a la avanzada durante la presidencia de G. W. Bush de Proyectar el poder en todo el mundo con bombas, portaaviones, unidades de combate y botas sobre el terreno ya no es viable, y las poblaciones nacionales no estaban de humor para ms guerras importantes.

El uso del poder blando siempre ha estado presente en la caja de herramientas de Estados Unidos para influir en otros pases, pero dada la suerte inesperada del momento unipolar, el poder blando se dej de lado en favor del poder duro. Sin embargo, tras los evidentes fracasos del poder duro entre 1990 y 2010, el poder blando volvi a estar en boga, y organizaciones como el Fondo Nacional para la Democracia (NED) y el Instituto Republicano Internacional (IRI) se pusieron a entrenar y financiar organizaciones en docenas de pases que no les eran afines, para subvertir gobiernos, hacer revoluciones de color, primaveras rabes, etc.).

Entre los que recibieron esta arremetida de soft-power estaban los pases sudamericanos considerados hostiles a Washington, que ya estaban bajo presin capitalista-imperialista expresada durante varios aos en forma de sanciones.

Durante este perodo Latinoamrica sufri un efecto secundario del nuevo orden mundial multipolar. Estados Unidos comenz a retirarse despus de perder influencia en todo el mundo. Esto se tradujo efectivamente en una poltica de concentrarse, una vez ms, en su propio patio trasero: Amrica Central y del Sur.

Aumentaron los esfuerzos encubiertos para subvertir gobiernos con ideas socialistas en el hemisferio. Primero, la Argentina de Kirchner vio cmo el pas pasaba a manos del neoliberal Macri, un vasallo de Washington. Luego Dilma Rousseff fue expulsada de la presidencia de Brasil por medio de maniobras parlamentarias, tras lo cual Lula Da Silva fue encarcelado para que Jair Bolsonaro, un evidente fascista brasilero, pudiera controlar las elecciones presidenciales.

En Ecuador, Lenin Moreno, el sucesor de Correa, traicion a su partido y a su pueblo al convertirse en activo del Pentgono, incluso protestando por el asilo concedido a Assange en la Embajada de Ecuador en Londres. En Venezuela, tras la sospechosa muerte de Chvez, Maduro fue inmediatamente atacado por el establishment estadounidense como el representante ms prominente del chavismo antiimperialista. El aumento de las sanciones y la confiscacin de bienes empeoraron an ms la situacin en Venezuela, hasta llevar a los extremos actuales.

Latinoamrica ha llegado a la posicin peculiar en que se halla ahora como resultado de que el mundo se vuelve cada vez ms multipolar. El resto del mundo ahora tiene un mayor margen de maniobra y ms independencia de Washington gracias a la sombrilla militar y econmica ofrecida por Mosc y Beijing a los pases que luchan por su independencia poltica.

Segn Pieraccini, por razones geogrficas y logsticas, es ms difcil para China y Rusia extender su proteccin a Latinoamrica toda, Asia, Oriente Medio y Europa. Sin embargo, se observa cmo Beijing se ofrece como salvavidas indispensable a Venezuela y a otros pases sudamericanos como Nicaragua y Hait para que puedan resistir la inmensa presin econmica de Washington.

La estrategia de China pretende limitar el dao que Washington puede infligir al continente sudamericano con su poder econmico, sin olvidar los numerosos intereses chinos en la regin, incluso el nuevo canal entre el Atlntico y el Pacfico que atraviesa Nicaragua.

El papel de Mosc es ms limitado, pero igual de refinado y peligroso para la hegemona de Estados Unidos.

Cuando dos bombarderos estratgicos rusos volaron a Venezuela hace menos de cuatro meses, enviaron una inequvoca seal a Washington. Se vislumbr el poder militar de Rusia, que tiene aliados y capacidad tcnica y militar para crear una base area con bombarderos nucleares no muy lejos de la costa de Florida, especula Pieraccini.

Y nadie dude que Mosc y Beijing no permitan una eventual intervencin armada en Venezuela montada por Washington que abrira las puertas del infierno en el continente americano.

Blog del autor: http://manuelyepe.wordpress.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter