Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2019

"Roma" despus de los Oscar
Contra el aplauso progre

Ramn I. Centeno
Rebelin


Roma se llev tres premios Oscar. Tres meses antes se estren en Netflix. Pocas pelculas han propiciado una conversacin nacional como Roma lo ha hecho. An asediada por la violencia de la guerra contra el narco pero tambin ingresando en un periodo de introspeccin izquierdista, la sociedad mexicana est retomando temas menospreciados por un buen tiempo, como la justicia social y las clases sociales. Este es el contexto en el que Roma caus revuelo; el mismo contexto en el que Roma se queda corto.

Cuarn tiene el mrito enorme de haber usado su talento para contarnos algo sobre este lado del Ro Bravo. Cuarn, Gonzlez Irritu y Del Toro son migrantes que han forjado sus carreras en el otro lado contando historias para el pblico de ese lado del ro. Con esto no quiero decir que su produccin no tenga alcance universal, pero ya era hora de demostrar (o recordar) que lo universal puede hallarse afuera de Hollywood. Cuarn pudo hacerlo y lo hizo, poniendo a Mxico y a todo el mundo con acceso a Netflix en vilo.

Cleo, Libo o Yalitza?

Con Roma, Cuarn confronta a Mxico con la pregunta sobre un futuro distinto. Esto lo dijo otro cineasta , Felipe Casalz, quien adems celebra la honestidad de Cuarn porque sabe y asume que pertenece a una clase social. Cleo, la protagonista, se encuentra arrojada en el torbellino de una familia privilegiada, en medio de un Mxico convulso, que adems debe que lidiar con el desamor de un tpico macho. La narracin, atenta y cuidadosa, que desnuda y permite sentir los pasadizos que conectan esas batallas clase, poltica, gnero, constituye la belleza de Roma. Si bien Roma hace las preguntas correctas y de qu manera!, no puede decirse lo mismo de las respuestas bastante pobres que ofrece.

iek no fue el nico que termin con un sabor amargo al ver Roma . Pero el mismo iek, culpable de esa sensacin, pero fascinado por Roma, termina confundiendo sus deseos con la realidad y sugiere que al final en la pelcula se presenta un guio de emancipacin por venir, de donde emerger una Cleo mucho ms fra y despiadada, una figura de Cleo liberada de sus cadenas ideolgicas. Sin embargo, el problema no es que Cleo no se convierta en una proletaria marxista (lo que slo ocurre en la imaginacin de iek); el problema es que en Roma lo sabemos todo del entorno de Cleo, pero casi nada de ella.

Cleo es reducida a impotente observadora de los eventos que dan forma a su vida (y a la de Mxico). En Roma est ausente la voz de Cleo. En las palabras de The New Yorker , Cleo se ajusta a un estereotipo comn en pelculas realizadas por cineastas intelectuales de clase media alta sobre gente de clase trabajadora [], un angelito silencioso cuya incapacidad o falta de voluntad para expresarse es exaltada como prueba de su virtud estoica. Roma se atrevi a poner a una sirvienta en el centro, pero no a una que fuera incmoda (ya no digamos subversiva). Cleo arranca los aplausos progres en su diligente resignacin bajo la tormenta, a la intemperie y sin abrigo; como si hubiera algo redentor en ello.

Ya todos sabemos que Cuarn cre a Roma basndose en su propia familia; y que Cleo est inspirada en Liboria Rodrguez, la trabajadora domstica que los cri a l y a sus hermanos. Roma, ya tambin lo sabemos, es un homenaje a Libo. El problema no es que Cleo est inspirada en Libo, sino que dicha inspiracin es infantil. Qu tanto proyect Cuarn sus recuerdos de la niez en la pantalla? No lo s, pero s lo suficiente para que nuestro acceso a Cleo se reduzca al punto de vista del nio pequeo que piensa que su nana ES lo que l RECIBE de ella: amor, amor maternal. (Esta disociacin, y los problemas asociados a ella, estn finamente captados en este breve pero intenso ensayo de la militante socialista Juanita Acosta .) No importa su apreciacin del mundo conflictivo que la rodea, lo que importa es que Cleo es una inquebrantable proveedora de amor.

Basta echar un ojo a la entrevista de Emiliano Ruiz a Libo para verificar que ella es ms colorida y compleja que Cleo. En cuanto a Yalitza Aparicio, la actriz que da vida a Cleo, tambin puede verificarse lo mismo en las diversas entrevistas que le han hecho. Cleo no es nada comparada con su modelo ni con su intrprete. Es mi opinin quin sabe que Yalitza habra tenido ms posibilidades de ganar el Oscar a mejor actriz si Cuarn se hubiera tomado la molestia de otorgarle ms dilogos, ms profundidad a su personaje, en vez de pintarla como una reencarnacin de la Virgen de Guadalupe.

Eva o Santa Mara?

Cuando Juan Diego se encontr a la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac, esta prometi refugio y amor a los pobladores de Mxico-Tenochtitlan. La ciudad, recin conquistada, recin lanzada al vaco de la muerte de sus antiguos dioses, encontrara en la sucesora de Tonantzin una madre, la proteccin ante el apocalipsis de la Conquista.

La Virgen explic a Juan Diego, en nhuatl , su promesa:

Entregar a las gentes

Todo mi amor,

Mi mirada compasiva,

Mi ayuda, mi proteccin.

Porque, en verdad, yo soy

Vuestra madrecita compasiva,

Tuya y de todos los hombres

Que vivs en esta tierra

Y tambin de todas las dems gentes

En Roma hay dos miradas sobrepuestas. La de Cuarn adulto, interrogando y sacudiendo el entorno de Cleo; y la de Cuarn nio, donde Cleo es una versin contempornea de la Virgen de Guadalupe, una madrecita compasiva. La otra figura femenina con profundo arraigo en la psique mexicana es, por supuesto, la Malinche. La mujer creadora, rebelde, la que se lanza al vaco, slo puede ser condenada, una traidora. En palabras de Octavio Paz, del mismo modo que el nio no perdona a su madre que lo abandone para ir en busca de su padre, el pueblo mexicano no perdona su traicin a la Malinche.

La Guadalupana es una iteracin mexicana de Santa Mara, as como la Malinche lo es de Eva. Eva, portadora del caos y el pecado; Santa Mara, portadora del orden y la pureza. Ambas figuras, bellamente tratadas por Tina Beattie , son los ejes de la tradicin catlica sobre la mujer. Roma no escapa a esta teologa: su protagonista debe ser una de las dos y la eleccin de Cuarn es clara y tajante.

La distancia entre la emancipacin (ausente en Roma) y la redencin (personificada por Cleo) es abismal. Mientras la emancipacin es una liberacin autoafirmada, la redencin es un intercambio (por ejemplo, la abnegacin de la madre que ser premiada por Dios en el cielo). Pero esa distancia es la misma que define al Mxico contemporneo y, en este sentido, Roma es un producto genuino de nuestra generacin.

---

Publicado el 1/mar/2018 en Revista Replicante.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter