Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2019

Una breve crtica ecosocialista al capitalismo

Juan Camilo Delgado
Rebelin


El capitalismo no quiere salvar la base natural de la sociedad, lo que quiere es salvarse a s mismo y para eso necesita el crecimiento, es decir, la acumulacin de capital, sacar beneficios de las dificultades de la crisis ecolgica aunque de esta manera la humanidad camine hacia su desaparicin. (Wolfgang Harich) [1]

 

El capitalismo, como sistema econmico y social imperante en el siglo XXI o el Siglo de la Gran Prueba como lo define Jorge Riechmann, [2] ha venido subordinando a la naturaleza en el proceso de acumulacin de capital. Cada da, mayor cantidad de bienes comunes naturales de aqu en adelante bienes naturalesestn siendo sometidos a los procesos productivos del rgimen capitalista de produccin. Las fuerzas productivas de dicho rgimen han originado un crecimiento econmico desigual e inestable, a cambio de la destruccin de los bienes naturales de la Tierra, lo cual revela la evolucin de las fuerzas productivas en fuerzas productivo-destructivas. Es decir, la cosificacin de la naturaleza suscito un excesivo e irracional uso de sus servicios ambientales.

La mercantilizacin de la naturaleza est intrnsecamente relacionada con el proyecto cultural del capitalismo, el cual gira en torno a la privatizacin tratando de buscar beneficios de forma inmediata, o sea, rentabilidad a corto plazo. [3] La privatizacin de la naturaleza permiti su apropiacin destructiva causando un sinnmero de desastres socioecolgicos. Dicho de otra manera,

[] la propiedad privada establece la cosificacin del objeto natural y la alienacin respecto a la naturaleza que, a su vez, se transforman en fundamentos del agotamiento de los bienes naturales y de la contaminacin ambiental. La naturaleza es fetichizada por obra y gracia del capital. [4]

La apropiacin de la naturaleza y posterior subordinacin al sistema capitalista, demostr que la explotacin del ser humano por medio de la venta de su fuerza de trabajo, no era la nica forma en la que el capital podra reproducirse de manera ampliada. La reproduccin del capital necesit de la apropiacin cosificacin de la naturaleza para poder perpetuarse. El capital no hizo distincin alguna de la vitalidad que representaba distintos bienes naturales para la conservacin, no slo de especies faunsticas y florsticas, sino, del ser humano. Por lo tanto,

[] todo lo precapitalista (entendiendo por tal, de un modo genrico, cualquier realidad natural o relacin humana que implique una exterioridad fctica y positiva con respecto a la lgica del capital), dentro y fuera de las sociedades industriales, terminara por quedar incluido en el vasto circuito planetario de la acumulacin capitalista. [5]

La omnipotencia del capitalismo consider el crecimiento econmico ilimitado de no ser as, colapsara. La creencia catastrfica de que, ningn lmite natural o social (clase obrera en la teora marxista ortodoxa) poda impedir la acumulacin del capital, impact con los tiempos necesarios para que la bisfera se mantuviese autorregulada. La diferencia de tiempos entre la depredacin extensiva de la naturaleza y la capacidad autorreguladora de la bisfera, ocasion alteraciones ecolgicas que la humanidad difcilmente podr seguir afrontando si no reacciona a tiempo.

Para el ao 2050 seremos ms de diez mil habitantes, lo que supone una acentuacin de la crisis si mantenemos el modelo productivista y consumista de la actualidad. No cabe duda de que el capitalismo pueda colapsar debido a la profundizacin de la crisis socioecolgica. Pero el colapso del capitalismo a causa de la depredacin de la naturaleza, de la presin irreversible a los lmites naturales de la Tierra, sera el ltimo de los escenarios deseados para tan anhelado propsito, ya que estara seriamente en peligro la existencia de una gran parte de la poblacin humana. Dicho de otra manera, sera a cambio de la vida de miles de millones de personas a raz de la lgica del capitalismo: explotacin del ser humano y la naturaleza.

El ritmo al que est progresando la civilizacin capitalista est chocando con el tiempo que requieren los ciclos del planeta para mantener, bajo unos parmetros mnimos de calidad, los bienes naturales que soportan la existencia de la raza humana sobre la Tierra. Siguiendo a Riechmann, tan slo pensemos en la enormidad que significa alterar drsticamente el clima del planeta, acabar con las reservas de petrleo sin llevar a cabo una transicin energtica sostenible, eliminar los bosques tropicales en unas pocas generaciones, etc. [6]

Como mencion Manuel Sacristn, [] nuestras capacidades y necesidades naturales son capaces de expansionarse hasta la autodestruccin. Hemos de ver que somos biolgicamente la especie de la hybris, del pecado original, de la soberbia, la especie exagerada. [7]

La catstrofe socioecolgica cada da se torna ms irreversible. En el Manifiesto, Marx y Engels hacan referencia a la historia de la lucha de clases, [] lucha que termin siempre con la transformacin revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases en pugna []. [8] La lucha de clases, en la actualidad, empieza a situarse considerablemente en el campo de las luchas ecolgicas, ya no slo son las reivindicaciones o la defensa del territorio por parte de comunidades campesinas e indgenas, sino que cada da se suman distintos movimientos ecologistas de diversas partes del planeta. Tambin, los programas de los partidos obreros empiezan a considerar la defensa de los bienes naturales como un objetivo prioritario. Si no ocurre una transformacin revolucionaria del sistema capitalista, la humanidad se ubicar en el borde del abismo. Sin embargo, siempre existir una fuerte resistencia por parte de la clase capitalista los dueos de las grandes trasnacionales, los polticos respaldados por las grandes corporaciones, los negacionistas del cambio climtico, etc. a la necesidad de un cambio del orden socioeconmico realmente existente. Estn preparados para arruinar cualquier rincn de la Tierra con el fin de conservar su poder y riqueza.

En resumen, la raz de todo mal es la lgica irracional del capitalismo y su creencia de crecimiento ilimitado. Por lo tanto, se requiere un proyecto radical alternativo, anticapitalista, antisistmico, ecosocialista, que ataque la raz del problema. Abolir a la Hidra Capitalista, como mencionan los zapatistas. [9]

Notas:

[1] Wolfgang Harich, Comunismo sin crecimiento? Babeuf y el Club de Roma, Materiales, Barcelona, 1978, p. 130.

[2] Jorge Riechmann, Triunfar el nuevo gnosticismo? Notas sobre biologa sinttica, nanotecnologas y manipulacin gentica en el Siglo de la Gran Prueba, en Isegora, nm. 55, 2016, p. 409.

[3] Jos Mara Aranda Snchez, Aportaciones de Jorge Riechmann a una tica ecosocialista, en Ciencia Ergo Sum, vol. 21, nm. 3, 2014, p. 195.

[4] Ignacio Sabbatella, Crisis ecolgica y subsuncin real de la naturaleza al capital , en conos, nm. 36, 2009, p. 73.

[5] Jorge Polo Blanco, Mercantilizacin de la naturaleza, biocentrismo radical, extractivismo y desarrollo humano. Las inevitables paradojas de una poltica pblica que no reconoce derechos intrnsecos a la naturaleza, en Revista de Filosofa, nm. 87, 2017, p. 56.

[6] Jorge Riechmann, Tiempo para la vida. La crisis ecolgica en su dimensin temporal, Ediciones del Genal, Mlaga, 2003, p. 4.

[7] Jorge Riechmann, Manuel Sacristn, pionero del ecosocialismo, en Encrucijadas, vol. 11, 2016, p. 11.

[8] Carlos Marx y Federico Engels, Manifiesto del Partido Comunista, Centro de Estudios Socialistas, Mxico D.F., 2011, p. 30.

[9] Michael Lwy, De la Revolucin de Octubre al ecosocialismo del siglo XXI, en Viento Sur, nm. 150, 2017, p. 107.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter