Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-03-2019

La Justicia especial para la paz (JEP), manzana de la discordia

Jhon Jairo Salinas
Rebelin


En un lacnico discurso pronunciado por lvaro Uribe Vlez, en cuerpo ajeno (Ivn Duque Mrquez), el da domingo 10 de marzo (2019), en horas de la noche los colombianos escuchamos cada una de las razones por el cual, el ventrlocuo - Varito Vlez , que tiene la habilidad de hablar cambiando su voz natural sin apenas mover los labios ni los msculos de la cara, de manera que da la impresin de que es otra persona la que habla); objeta seis artculos de la ley Estatutaria, Justicia Especial Para la Paz (JEP).

(1)A pesar de la claridad de todos estos mensajes de influyentes instancias de la comunidad internacional, el gobierno del presidente Ivn Duque Mrquez persiste en formular nuevos obstculos, o en intentar revivir debates ya superados en el trmite legislativo de las normas que deben regular el funcionamiento del recin inaugurado sistema de justicia transicional. La ms reciente de esas trabas es el conjunto de objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP que ha presentado el Presidente de la Repblica al Congreso, pese a que dicha ley ya fue objeto de control por parte de la Corte Constitucional. Esto es especialmente preocupante porque buena parte de las objeciones que se han venido esgrimiendo estn orientadas a desconocer decisiones que la Corte Constitucional tom el ao pasado sobre esa ley. En otras palabras, recurriendo a la figura de la objecin por inconveniencia, se pretende desconocer la decisin a travs de la cual la Corte declar constitucionales algunas normas de la ley, con la condicin de que fueran interpretadas en la forma como la propia sentencia indica. (Cita:1 Carta enviada a la ONU).

No cabe duda que esta figura especial para la Paz, creada en el marco del acuerdo Terminacin del conflicto armado para una paz estable y duradera se fuera a convertir en la Manzana de la Discordia, para una verdadera reconciliacin de todos los colombianos. Como en la mitologa griega dicha Manzana Dorada, la diosa Eris destino para la ms bella, en la boda de Tetis y Peleo; en frrea disputa terminara llevando al pueblo en la fratricida guerra de Troya.

Los poderosos enemigos de la Paz arropados bajo el mantras de la Democracia en Colombia, como en la fiesta de Tetis y Peleo , todos ellos celebran felices, porque las vidas de los colombianos transcurrirn en un continuo e inalterable jubilo de odio, intolerancia, mezquindad, donde los de abajo seguirn inclinndose a sus pies besando y rundindole culto a su dolo de la guerra.

Lo ms sorprendente es que estemos pasando de un Estado Social de Derecho, a un Estado de Opinin, donde las sentencias Jurdicas, de una alta corte, pasen a ser objetadas por el Ejecutivo, en este caso el Presidente en cuerpo ajeno. Es lamentable que despus de diez guerras civiles desde 1812 hasta 1948, no queramos pasar la pgina histrica de toda una vorgine de guerra.

La ambicin histrica de los dirigentes polticos y sus partidos, nos han conllevado a una disputa entre quienes defendemos la vida, y entre quienes defienden sus interese a costa de la sangre del pueblo colombiano. Esto nos ha llevado durante casi doscientos aos a la injusticia social, que estimula la pobreza y carencias de los ms necesitados, producto de guerras intestinales. Esos mismos sectores que han usurpado el poder a punta de mentiras y engaos, siguen haciendo crecer sus negocios con los conflictos civiles, y que por lo tanto estn interesados en llevarnos a una Guerra de Troya, a la colombiana, claro est.

Por ahora la Paz en Colombia seguir siendo inusual y frustrante, como la manzana de la discordia, se prueba, se disfruta pero cuando se acaba solo queda la soledad y el arrepentimiento.

La Paz en Colombia la arrojamos entre las diosas vanagloriadas de la guerra; exigimos juicio en discusin airada. Colombia un pas alucinado ante ostentosa joya le cede al pueblo esta manzana de la discordia.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter