Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-03-2019

Ms que nunca, mejor que antes
Vigencia del socialismo

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin


Bastara con escuchar el odio que inyecta la burguesa a sus denuestos contra el socialismo para deducir que algo muy bueno para los seres humanos implica terminar con la jerarqua de los opresores para ir a un sistema Socialista capaz de erradicar el inters del capital sobre los seres humanos y erradicar todo el fardo individualista, racista, excluyente y opresor que nos ha amargado la existencia durante demasiado tiempo. Poner a la sociedad como prioridad mayor para la sociedad misma, ha sido una lucha cuya vigencia es cada da mayor segn se ven los estragos ecolgicos y humansticos que el capitalismo ha venido causando a lo largo de su historia. La realidad se encarga de reiterar la vigencia del socialismo.

Es aberrante el tono sepulturero con que la burguesa (y algunos loros amaestrados por ella) se empea en dar por muertos al socialismo, al comunismo y al marxismo. En esas exequias propagandistas invierten tiempo, dinero y esfuerzos a granel. Pagan publicistas, acadmicos y mercenarios de todo tipo para convencernos del fracaso de un sistema econmico, poltico y cultural del cual no hemos visto desarrollarse (para decirlo alegricamente) ni un 10%. Y, en contraste con ese fracaso, nos pintan al capitalismo como s fuese un sistema exitoso que ha triunfado de una forma ejemplar y rotunda. Hablan sobre el fracaso del socialismo, pero dnde est el xito del capitalismo en frica, Asia y Amrica Latina ? Fidel Castro.

Reina la avaricia antes que el inters por lo social. Mientras el capitalismo es, segn sus resultados macabros, una pesadilla generalizada que cada da empuja al planeta y a los seres humanos a un colapso tapizado por guerras, terrorismo, caos e inestabilidad de todo tipo, las riquezas naturales y laborales se concentran en unas cuantas manos. Unas pocas familias y empresas controlan la mayor parte de las actividades econmicas de todo el mundo. La especie humana vive bajo una pauperizacin galopante mientras la monopolizacin registra records insalubres para toda forma de vida; mientras las diferencias entre ricos y pobres aumenta sin escrpulos, sin pudor e impunemente. Se multiplica la inseguridad para los desposedos y se reprimen las manifestaciones del malestar. Las evidencias son tan ofensivas como numerosas.

Es crucial resolver la contradiccin Capital-Trabajo que tiene secuestradas las fuerzas productivas en todo el mundo y las destruye de manera irracional y procaz, pero hay que resolver tal contradiccin con un sistema de planificacin inteligente y participativo que permita a la humanidad superar todos los problemas y desarrollarse a un nivel de civilizacin y cultura profundamente nuevo. El capitalismo es un sistema socio-econmico cuya razn de ser slo sirve a unos cuantos opresores, armados hasta los dientes, que en la terquedad de enriquecerse sin lmites est destruyndolo todo y nos lleva a una fase que slo implica daos irreversibles para la humanidad. Pero lo pintan como si fuese lo mejor que nos ha pasado.

Est vigente el socialismo que permite transformar la realidad impulsado por las fuerzas sociales unidas y organizadas igualitariamente. Un socialismo irreductible por burocracia alguna y sin totalitarismo de Estado. Un socialismo capaz de cambiar el orden de la realidad para desterrar definitivamente las clases sociales y toda forma de opresin. Un socialismo no utpico. Un socialismo cientfico. Es decir, sin dogmas. Ese que Marx explic en su Manifiesto.

Un socialismo que ponga fin a toda confusin, desorientacin o dispersin del movimiento emancipador de la clase trabajadora, que sea capaz de unir fuerzas contra el capitalismo para no repetirlo y para impedir que sobreviva con sus disfraces ms socorridos. Que sea capaz de abrir un movimiento transformador a profundidad y sin exclusiones, donde se admita a todas las tendencias que luchan por la emancipacin de la humanidad. socialismo para terminar con la dictadura del Capital, o l acabar con nosotros. Sin atenuantes, sin desviaciones, sin espejismos, sin ilusionismos. Esta vigente el socialismo porque es necesario para que la humanidad pueda resolver todos sus problemas y escale su desarrollo histrico sin lastres de clase, sin complejos y sin opresores. El socialismo est vigente porque es una necesidad para la especie humana. Y no hay salidas alternas, la disyuntiva objetiva es: socialismo o barbarie.

Socialismo como radicalizacin del amor por la vida capaz de transformar, transformndose. No como un sistema que debe imponerse desde fuera sino como una necesidad que debe desarrollarse plenamente desde el seno de la contradiccin histrica del Capital y el Trabajo. Un movimiento real que anula y supera el estado de cosas actual . Marx. Una lucha que surge de lo concreto como posibilidad no realizada aun pero realizable. No como un ideal, utpico, sino como un socialismo cientfico, es decir, movimiento real emancipador y producto histrico de ese movimiento. Socialismo deseable, posible y realizable. socialismo transformador de las condiciones objetivas incluida la conciencia de su realizacin, la aspiracin a realizarlo con la organizacin y la lucha correspondientes.

Porque la vigencia del socialismo como necesidad objetiva y subjetiva de transformar el mundo, es necesidad que no podr ser ahogada por los escuderos de la burguesa que difunden pesimismo pueril e individualismo, irracionalismo, utopismo y consumismo. La vigencia del socialismo no podr ser eclipsada por los desesperanzados ni los nihilistas padres del catastrofismo de ocasin. Deca Marx de lo que se trata es de transformar el mundo y eso supone luchar contra el capitalismo y el imperialismo pero tambin luchar -con las armas de la crtica- para que el socialismo sea, verdaderamente, adems de deseable y posible realizable. Como insista Snchez Vzquez.

No tenemos en nuestras manos la clave de la historia futura pero anidan en la praxis del socialismo los ms vigentes anhelos humanos dispuestos a darse salidas objetivas y concretas por cuya realizacin hay que luchar permanentemente. Podemos experimentar ajustes y correcciones que son parte del camino, dejar atrs mtodos que resulten intiles, pero no podemos cambiar de camino -el camino socialista- porque no podemos confundir la tctica con los principios. Y es que en la vigencia del socialismo hay un componente crtico de importancia suprema que es, en s mismo, complejo y contradictorio precisamente porque el socialismo no es la simple aplicacin dogmtica de una idea o ideal inmaculado despegado de la realidad. Todo lo contrario. Y, quiz, no sepamos, por ahora, cmo ser el socialismo en su plenitud, pero s sabemos cmo no queremos que sea. Y eso implica y exige luchar, organizados, por ello. Nada ms vigente.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter