Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2006

Novedad editorial
The Yes Men. La verdadera historia del fin de la OMC

Rebelin




Publicado por la editorial El Viejo Topo
The Yes Men
ISBN: 84-96356-53-1
144 pginas
Precio: 15 euros

Un conocido grupo de "artivistas", RTMark, "secuestran" el dominio Gatt.org, al que se relaciona con la Organizacin Mundial del Comercio, y lo convierten en una fina parodia que denuncia los desmanes del comercio internacional. Pero la parodia es tan fina que muchos no se dan cuenta; medios de comunicacin y organizadores de simposiums y conferencias se ponen en contacto con Gatt.org creyendo que estn hablando con la OMC, y les invitan a participar en eventos y en programas de televisin. Desde ese momento RTMark se convierten en The Yes Men, unos infiltrados en la estructura del comercio global impecablemente trajeados. Las aventuras de The Yes Men por programas de la televisin americana y congresos de derecho mercantil se recogen en este libro y en la pelcula que lleva su nombre, todo un compendio de episodios a cada cual ms alucinante. Lo ms increble es que casi nadie pilla el chiste; Mike y Andy pueden decir las barbaridades ms desquiciantes sobre el funcionamiento del mercado global encima de un estrado y nunca pasa nada.

Practican lo que llaman una "correccin de identidad": Fingen ser representantes de poderosas organizaciones o compaas y se aprovechan de la autoridad de estas entidades para expresar verdades que, evidentemente, estas organizaciones no se atreveran nunca ni a mencionar.

En su ltima intervencin aparecieron en la BBC como portavoces de Dow Chemicals, empresa causante de la catstrofe de Bhopal en India en la que murieron sesenta mil personas. Al declarar que la empresa admita por fin sus responsabilidades, The Yes Men consiguieron crear un escndalo pblico de dimensiones mundiales. "Sabes cmo los espejos deformantes exageran tus rasgos ms horrorosos? Nosotros hacemos esta misma operacin, pero con las ideas. Nos parece bien que mientras hablamos la gente pueda ver distorsionadas sus ideas en nuestro juego de espejos. O por lo menos esto es lo que tratamos de hacer, pero resulta que esta imagen distorsionada siempre les resulta absolutamente normal." 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter