Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2019

Costa Rica
A fundar el poder popular!

Luis ngel Salazar Oses
Rebelin


A quienes la frase les parezca un anacronismo extrado de los viejos textos del marxismo, del leninismo, del maosmo o del guevarismo, por lo que a ests alturas no tiene vigencia alguna, me permitir aclararles que nace de un texto muy costarricense, que es parte fundamental de la Ley Nmero 8364 del 15 de julio del 2003. Publicado en la Gaceta Nmero 146 del 31 de julio del 2003 y que forma parte esencial del prrafo primero del Artculo noveno de nuestra Constitucin Poltica vigente que, como saben, reza: "El Gobierno de la Repblica es popular, representativo, participativo, alternativo, y responsable. Lo ejercen el pueblo y tres Poderes distintos e independientes entre s, el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial". (Con mayscula los conceptos que enfatizo). Es evidente que este prrafo tiene como propsito fundamental el de que, con su puesta en prctica, nuestra mtica democracia, se transforme en real democracia mediante la cual el "dmos" (pueblo) de convierta en "krtos" (autoridad suprema) Dicho en lenguaje ms coloquial, lo que se pretende es que nuestro Pueblo, recupere su finca-patria -que por cierto ha construido en su totalidad con su esfuerzo cotidiano- y que le ha sido usurpada, mediante todo tipo de mentiras y malas, artes por una reducida "argolla" nacional en complicidad con sus compinches extranjeros.

Este despojo se ha empezado a desarrollar desde la Colonia misma y, a partir de la Independencia de Espaa, no ha hecho ms que consolidarse. De esta manera, cuando el pas al independizarse necesit crear su propio gobierno, la lite sin oposicin alguna mont, con gentes de su plena confianza y fidelidad, todo el aparato administrativo del naciente pas, conformando as su Estado con sus empleados pblicos, que hasta hoy han sido financiados, junto a las funciones que realizan, en su totalidad y en ltima instancia, por el Pueblo trabajador, honesto, solidario y esforzado. El Estado costarricense jerrquicamente se constituyo desde entonces as: sus dueos -los grandes ricos nacionales y sus cmplices transnacionales-; sus administradores integrados como Poder Legislativo, Ejecutivo y el Judicial, coadyuvados muy eficientemente por su fiel cmplice la Religin en particular la Catlica y todos los dems recursos, tanto de manipulacin ideolgica como de coercin y represin social y, como fuerza de trabajo, el Pueblo en general. A fin de consolidarse en el Poder, cnicamente la lite hegemnica bautiza a su Estado como "Democracia Representativa" en la que el Pueblo es "legalmente" desplazado del poder real, como se comprueba con solo leer atentamente estos prrafos constitucionales: "La potestad de legislar reside en el pueblo, el cual la delega en la Asamblea Legislativa por medio del sufragio" (Artculo 105 constitucional) y, a la vez, "El Poder Ejecutivo lo ejerce, en nombre del Pueblo, el Presidente de la Repblica y los Ministros de Gobierno en calidad de obligados colaboradores" (Artculo 130 constitucional) y, para colmo, "El Poder Judicial se ejerce por la Corte Suprema de Justicia y por los dems tribunales que establezca la ley." (Artculo 152 Constitucional) siendo, que "Los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia sern elegidos por un perodo de ocho aos y por los votos de dos terceras partes de la totalidad de los miembros de la Asamblea Legislativa." (Artculo 158 Constitucional). Puede el Pueblo tomar todos estos poderes, es decir, el Gobierno patrio? Tericamente si: "Los ciudadanos tendrn el derecho de agruparse en partidos para intervenir en poltica nacional, siempre que los partidos se comprometan en sus programas a respetar el orden constitucional de la Repblica.." (Artculo 98 Constitucional) La pregunta lgica aqu es por qu nunca un partido realmente del, por y para el Pueblo ha podido tomar el Poder en Costa Rica, siendo un proceso tan simplemente descrito por este ltimo artculo?

Si bien es cierto constituir un partido poltico es tericamente bastante fcil (ver www.tse.go.cr/pdf/normativa/constitucion_inscripcion_pp.pdf), la realidad es muy diferente cuando el naciente partido sinceramente asume la tarea de luchar por la defensa, el fortalecimiento y la ampliacin constate de los legtimos Derechos laborales y Humanos en general de nuestro Pueblo pues, en estos casos, los obstculos se van haciendo cada da ms difciles de superar, conforme se avanza en su constitucin legal, su inscripcin, su instalacin, su funcionamiento y, se convierten en infranqueables en cuanto a adquirir los votos necesarios para alcanzar un total triunfo electoral, veamos por qu: los grandes ricos nacionales e internacionales que hoy ostentan el poder, histricamente han establecido muy efectivos mecanismos para mantener inclume su hegemona tales como, la religin fantica, la educacin domesticadora, los grandes y ms populares medios de informacin, la cultura oficial -que incluye el manejo de tradiciones, mitos, costumbres, en fin, el folclore en general-, las tradiciones familiares, el ordenamiento jurdico, la "politiquera", los sindicatos pro patronales, etc, etc. Y, si estos recursos fallan pues aplican todo el aparato represivo del Estado que, como decamos. est concebido para ser quien imponga, aplique y mantenga sus leyes mediante sus Poderes Legislativo, Ejecutivo y particularmente Judicial con su Sala Constitucional incluida y, en materia electoral, el Tribunal Supremo de Elecciones. Que hacer entonces? La respuesta es simple de plantear pero requiere que como Pueblo despertemos, nos informemos, nos unamos, nos organicemos, nos empoderemos, nos movilicemos y nos troquemos, en supremo acto democrtico, en Poder Popular.

Creemos que con un ejemplo simple, practico y de plena vigencia hoy da, podemos aclarar y, ms an, empezar a realizar lo que proponemos. En febrero del 2020, nuestro Pueblo est convocado para elegir sus gobiernos locales. para tal propsito tenemos dos caminos: constituirnos e integrarnos en partidos polticos lo que significa separarnos y pelarnos estpidamente entre nosotros, que es lo que la argolla hegemnica quiere -"divide y vencers"- o, en Poder Popular; sigamos esta ltima va, en todos nuestros cantones, distritos y caseros hay Asociaciones de Desarrollo Comunal (ADC) y educadores. Pues bien, presionemos como Pueblo para que la Unin Cantonal respectiva, unida a las organizaciones magisteriales y con el aporte de la ciudadana en general, elaboren el Programa de Gobierno que deber ejecutar, sean quienes sean, la nueva Alcalda y el nuevo gobierno municipal pues, de no hacerlo el Pueblo y sus organizaciones, le presionarn hasta que lo cumpla o les destituyan mediante los procedimientos establecidos. Es muy difcil elaborar este Plan de Trabajo? Pues no ya que todas las ADC por ley, deben tener su propio Plan de Trabajo, que recoge los problemas ms importantes de su jurisdiccin y cmo resolverlos as, el Plan de Gobierno para la Alcalda ser, simplemente, un resumen de los Problemas y Soluciones ms importantes de cada Plan de trabajo de las ADC, a los que se agregarn las de otros grupos sindicales, deportivos, estudiantiles y cvico-culturales en general del respectivo cantn. Evidentemente el sector gremial magisterial con sus diferente organizaciones tendr una participacin, por razones obvias fundamental. De esta manera el Pueblo queda unido, despierto, informado, organizado, empoderado, movilizado y conformado en Poder Popular soberano, como lo pide, reiteramos, la autntica Democracia.

Dentro de pocos aos, con simple coordinacin, la soberana popular se extender por todo el pas, de manera tal que no volver a ser el Pueblo esclavo al servicio de las argollas sino amo y seor de nuestra Finca-Patria rescatada y de sus servidores pblicos. Sin violencia, sin vctimas y sin menoscabar la democracia sino llevndola a su mxima expresin. A corto plazo y para cimentar cada vez ms este Poder, deberemos diluir ese dominio absoluto hoy monopolizado por las lites y, al hacerlo, consolidaremos para siempre la autntica democracia. Cmo diluir este dominio? Recordemos que se entiende por "diluir" a la accin de deshacer un cuerpo o sustancia en un lquido hasta que sus partculas queden incorporadas a dicho lquido, pues bien, el "cuerpo" a diluir es el dominio y el "lquido" es el Pueblo. Para empezar, se deben desconcentrar las actividades econmicas y descentralizar la administracin pblica, ubicndolas en polos de Desarrollo cientficamente distribuidos por todo el pas, manteniendo incluso la misma organizacin poltica que hoy se tiene por distritos, cantones, provincias y regiones, eso s, fortaleciendo al mximo sus mismas organizaciones populares de base, para lo cual es indispensable aplicarles la misma receta de participacin de un Pueblo, reiteramos, cada vez ms empoderado esto es, con las "partculas de poder" activadas al mximo controlando soberanamente su pas del que, ahora s, ser su dueo en pleno. As, el legtimo anhelo de construir, vivir y disfrutar una sociedad conformada por seres humanos integralmente felices, fraternales, justos y desarrollando todas sus potencialidad, en medio de una Naturaleza inteligentemente protegida, dejar de ser una utpica tentacin y ser nuestra cotidiana realidad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter