Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2019

La genuflexin de Bolsonaro ante Trump disgust a militares brasileos

Juraima Almeida
Rebelin / Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico


En su primera visita oficial como Jefe de Estado, el ultraderechista presidente brasileo Jair Bolsonaro cumpli su sueo de reunirse en privado con su admirado Donald Trump, para asegurarle en persona el cambio radical en la poltica exterior de su pas, en su misin de convertirse en el aliado estratgico principal de Washington en la regin.

Tras el intercambio de camisetas de ftbol con Trump, Bolsonaro dijo s a todo lo que le propusieron: la eliminacin de la obligatoriedad de visado consular para ciudadanos estadounidenses para ingresar en territorio brasileo, sin reciprocidad por parte de EEUU; autoriz la utilizacin de la base militar de lanzamiento de cohetes de Alcntara, y acept todas sus exigencias ante la promesa de intensificar el comercio bilateral.

Y regres con un puado de promesas: el apoyo para el ingreso de Brasil a la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE), a cambio de renunciar a la condicin de que disfruta en la Organizacin Mundial de Comercio (OMC), donde se considera a Brasil como una economa en desarrollo, con los beneficios que tal situacin le asegura. Y regres en medio de un creciente malestar de los mandos castrenses.

Lo que nadie supo explicar es a qu se comprometi en la visita que hizo con su ministro de Justicia, Sergio Moro, a la CIA (primera vez que un mandatario visita una central de inteligencia extranjera); si se firm algn compromiso de cooperacin. Tampoco se revel el acuerdo firmado con el FBI para dar combate al narcotrfico, al lavado de dinero y al terrorismo. Cabe recordar que amos mandatarios ponen en esa categora de terroristas a los movimientos sociales.

En su viaje de enero al Foro Econmico de Davos, haba cometido demasiados deslices, exponindose al ridculo, Esta vez, un entusiasta Bolsonaro reiter su compromiso de dar combate al socialismo y al comunismo en Brasil y en todo el hemisferio, y al ser preguntado por periodistas sobre la eventualidad de que su gobierno colabore con una intervencin militar en Venezuela, contest con aire grave que hay ciertas cuestiones estratgicas que, si la divulgas, dejan de ser estratgicas.

En su esfuerzo por trazar un paralelismo entre su trayectoria y la de Trump, dijo que cree en la transformacin de su pas por las manos de Dios, a quien hizo referencia durante su discurso improvisado? Creemos en Dios, estamos contra lo polticamente correcto, no queremos la idolologa de gnero () Queremos un Brasil grande como Trump quiere una Amrica Grande (en referencia al slogan trumpista Make America Great Again).

Lo cierto es que la visita de Bolsonaro a Trump cont con escasa cobertura por la prensa local y solo fue destacado por dos medios (Los Angeles Times y CNN). Otros dos le dieron una importancia secundaria ((Bloomberg y The Washington Post), cuatro la mostraron como una noticia de poca relevancia (The New York Times, The Wall Street Journal, Fox News e MSNBC), y uno de ellos (USA Today) simplemente la ignor.

Generales preocupados

El tono adoptado en EEUU por el presidente Jair Bolsonaro acerca del apoyo a una eventual accin militar contra Venezuela hizo sonar las alarmas entre los generales en actividad de las Fuerzas Armadas, que temen que hay comprometido a ayuda a Washington en una misin para derrocar al gobierno constitucional de Nicols Maduro, un punto de ruptura del apoyo de la cpula castrense al gobierno, tras la promesa electoral de permitir la instalacin de una base estadounidense en Brasil.

En sus grupos de WhatsApp, los militares intercambiaron impresiones sobre los dichos de Bolsonaro. La versin de que Brasil pudiera ofrecer ayuda logstica a alguna invasin o accin estadounidense, lo que es inaceptable por la mayora de la cpula brasilea de Defensa, seala el diario conservador Fila de Sao Paulo.

Fue a EEUU acompaado por su familia y por su principal consejero militar, el general Augusto Heleno, ministro de Seguridad Institucional y comandante de la fuerza de la ONU en Hait, y del portavoz Otvio do Rgo Barros, un general en actividad, en ascenso dentro del Ejrcito, quienes moderaron las palabras del presidente cuando dijo que la democracia solo existe porque as lo quieren los militares.-

Si la orientacin del gobierno brasileo cambiara, sera una victoria del ala ultraconservadora del gobierno y del entorno de Bolsonaro, como el canciller colombo-brasileo Ernesto Arajo, y el asesor internacional de la presidencia, Filipe Martins, quienes ya se enfrentaron al vicepresidente, el general Hamilton Mouro, quien fue agregado, militar en Venezuela y uno de los miembros del gobierno contrarios a cualquier salida no diplomtica para la crisis venezolana, quien ya se manifest contra una intervencin.

Bolsonaro declar que la gran mayora de los inmigrantes no tienen buenas intenciones, una de la lista de diatribas contra mujeres, minoras y homosexuales, quiz para adular a su anfitrin, cada vez ms agresivo con el control migratorio, dice The Washington Post.

Lo que intent Bolsonaro en Washington fue recuperar el rol de aliado estratgico privilegiado de EEUU en Sudamrica, tras el fracaso estrepitoso de Colombia, el cmplice elegido por los halcones de Trump para intentar una invasin a Venezuela.

Brasil y EEUU nunca han estado ms cerca, asegur Trump, quien anunci medidas ms dura contra Venezuela (enseguida el Departamento del Tesoro anunci medidas contra la estatal minera Minerven); repiti que todas las opciones estn sobre la mesa y pidi nuevamente a los miembros del ejrcito venezolano que dejen de apoyar a Maduro, que en realidad no es ms que un ttere cubano. Washington cree que el buen vnculo entre los militares venezolanos y brasileos puede ayudar a propiciar un golpe.

.Por su parte, Bolsonaro, quien cen con Steve Bannon, el gur de la ultraderecha y ex estratega de Trump y visit el cuartel general de la Agencia Central de Inteligencia. declar que haba hablado con su homlogo acerca de permitir que el ejrcito estadounidense se posicione en Brasil, cerca de la frontera con Venezuela. Para aprovechar su estancia en Washington, Bolsonaro tambin analiz la crisis venezolana con Luis Almagro, secretario general de la Organizacin de los Estados Americanos.

En las redes sociales brasileas, reprocharon duramente al gobernante por eliminar las visas a los estadounidenses que viajan a Brasil sin la reciprocidad de EEUU y por sus declaraciones en apoyo a la controvertida poltica migratoria de Trump.

El acuerdo espacial

El acuerdo espacial fue firmado en la Cmara de Comercio de Washington. La base de Alcntara, en el estado de Maranhao, tiene una ubicacin ideal para los lanzamientos, pues est muy prxima a la lnea del Ecuador, lo que permite economizar hasta 30% del combustible o llevar ms carga. Pro el acuerdo deber ser aprobado por el Congreso, y muchos sectores nacionalistas lo ven como un riesgo de prdida de soberana.

Construido en 1983, el Centro de Lanzamiento de Alcntara con la limitacin de que no poda ser usado por otros pases. Con el nuevo Acuerdo de Salvaguardias Tecnolgicas (AST) que permite a EEUU lancen satlites con fines pacficos desde esta base, Brasil espera que lluevan inversiones (centenares de millones de dlares, segn el coronel Carlos Moura, presidente e la Agencia Espacial Brasilea), an cuando se pone en riesgo la soberana del pas.

Los militares brasileos no estn de acuerdo con esta cesin de soberana por dlares. Segn el AST, solo personas designadas por las autoridades estadounidenses tendrn acceso a los artefactos con tecnologa estadounidense. En contrapartida, Brasil recibir un pago por el alquiler de la base. El acuerdo debe pasar por el Congreso.

En los ltimos aos, la base qued restringida a vuelos suborbitales (hasta 100 kilmetros sobre el nivel del mar) y a cohetes experimentales. Las empresas estadounidenses (Saces deEltonMus, VirgenGalctica deRichardBrandon yBlue Origen, de JeffBezos) saben que desde Alcntara pueden realizar vuelos espaciales. El mercado espacial movi tres mil millones de dlares en 2017, segn cifras oficiales.

EEUU detenta cerca del 80% de la tecnologa de lanzamiento de satlites (ms de 40 lanzamientos comerciales se realizan cada ao). Un proyecto similar ya fue bloqueado (fines del 2000) por el Congreso por amenazar la soberana nacional, que consider que la zona sera administrada por EEUU en la prctica, dadas las restricciones al acceso. Brasileo a cualquier tecnologa estadounidense.

Fue a Washington lleno de regalos y pleitesa y regres apenas con promesas.

Juraima Almeida es investigadora brasilea, analista asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE).

Fuente: http://estrategia.la/2019/03/20/la-genuflexion-de-bolsonaro-ante-trump-disgusto-a-militares-brasilenos/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter